40 semanas de náuseas embarazadas

La enfermedad de la mañana, como a menudo se llama, es el síntoma más reconocido y más típico del embarazo. En realidad, hasta el 70 por ciento de las mujeres lidian con náuseas en algún momento de sus embarazos. Sin embargo, para muchas mujeres, esta fase finaliza con el primer trimestre. Algunas mujeres se quedan para tirar más tiempo. Sin embargo, si está sufriendo de 40 semanas de náuseas o náuseas, 36 semanas de embarazo, podría ser un precursor de otra cosa.

40 semanas de náuseas, ¿es normal?

Tiene 37 semanas de embarazo y una ola de náuseas te golpea. Creías que tirar las pilas terminaba en las primeras 12 semanas y esto te toma por sorpresa. Termina que la náusea del tercer trimestre no es muy inusual. Para la mayoría de las mujeres, náuseas de 36 semanas de embarazo o náuseas a las 38 semanas de embarazo causadas por la acidez estomacal. El útero ensanchado puede ejercer presión sobre el tracto de digestión, causando acidez. Del mismo modo, las hormonas cambiantes pueden relajar los músculos, forzando los ácidos del estómago al pecho. Si padece náuseas, 36 semanas de embarazo, inmediatamente después de una comida, es más probable debido a acidez estomacal.

Sin embargo, cuando elimina la acidez estomacal, o si las náuseas son acompañadas por otros signos de trabajo, puede mostrar un trabajo inminente. Las 40 semanas de mareo en las embarazadas e incluso las náuseas a las 38 semanas de embarazo pueden indicar que el cuerpo está en transición a la primera etapa del parto, antes del parto, como se llama.

Formas de aliviar las 40 semanas de náuseas

Si sufre de 40 semanas de náuseas preñadas, no lo tome con cuidado. Probablemente estés en preparto. Intente mejorar su consumo de líquidos. Intente comer golosinas ligeras y comer en períodos regulares. El yogur, la sopa, las frutas y las tostadas pueden ayudar a mantener a raya la náusea. El secreto es mantenerte hidratado y descansar tanto como puedas. Los jugos como el jugo de manzana y pera se pueden diluir y absorber. Los jugos cítricos como el jugo de naranja deben evitarse ya que pueden empeorar la náusea.

Puedes conservar el helado o el hielo para ayudarte si tienes 36 años semanas embarazadas y enfermas. Solo masticarlos puede ayudarlo a suprimir la terrible sensación que lo acompaña.

Asimismo, tenga en cuenta si la náusea es intensa cuando tiene 40 semanas de embarazo. Si no puede mantener nada bajo y su consumo de nutrientes es mínimo, consulte a su médico. Este es el momento en que necesita una fuerza óptima y un lanzamiento constante puede ser peligroso.

Otros signos prelaborales que puede tener

1. Dolor de espalda y período

A medida que aumenta el peso del bebé, la presión sobre la parte inferior del cuerpo equivale a un dolor de espalda prácticamente a largo plazo. Esto se pone muy incómodo hacia el final, particularmente cuando la cabeza del bebé comienza a asentarse. Algunas mujeres experimentan un dolor pulsátil sordo, similar al dolor relacionado con los calambres del período. Durante la última etapa de su embarazo, el dolor puede ser causado por el ablandamiento del cuello uterino a medida que se prepara para dar a luz al bebé. Esto es específicamente incómodo si su bebé permanece en posición posterior, cuando la espalda del bebé está hacia la columna vertebral de la madre.

Los músculos de la pelvis también comienzan a extenderse para prepararse para la llegada sin problemas del bebé y esto podría causarle dolor. Mantener una botella de agua caliente o una bolsa de calor puede aliviar el dolor hasta cierto punto.

2. Aligeramiento o caída

Hacia la finalización de su embarazo, el bebé se acomoda en su posición. Esto se conoce como aclarar o dejar caer, ya que la cabeza del bebé está ocupada, la futura mamá puede sentirse más liviana. Para las madres primerizas, esto puede ocurrir 2-4 semanas antes del parto, mientras que para las mujeres que actualmente tienen bebés, puede no ocurrir hasta que ocurra el parto.

Mientras que el grosor puede aliviarse, algunas madres pueden sentir presión sobre la pelvis piso, causando dolor cuando se mueve. También puede ejercer presión sobre los nervios particulares en el área pélvica y las piernas que provocan dolor agudo. El grosor en la vejiga significa viajes frecuentes al baño. Algunas mujeres también pueden tratar el edema, que es la hinchazón de las extremidades.

La caída no es un gran predictor del parto, sin embargo, actúa como una sugerencia de que no está muy lejos de sostener a su querubín.

3. Mucus Plug

Un compuesto similar a la gelatina, el tapón de moco generalmente es un moco cervical grueso que obstruye la apertura del cuello uterino. Este ‘tapón’ evita que bacterias no deseadas ingresen al útero. Al final del embarazo, el tapón sale y sale del cuerpo de la madre.

Aunque generalmente es transparente, el tapón de mucosidad puede ser, en algunos casos, pardusco, gris o tal vez rosado. Esto puede deberse a la ruptura de la membrana amniótica.

Aunque es un buen indicador del trabajo inminente, algunas mujeres ni siquiera podrían verlo perder, especialmente si en realidad experimentaron una descarga intensa durante todo el embarazo. En algunos casos, también puede ocurrir un par de días antes del parto.

4. Secreción vaginal

Una de las características del embarazo es la secreción vaginal acompañante. Durante el embarazo, la secreción es blanquecina y gruesa; sin embargo, hasta el final, es delgada y prácticamente líquida. Sin embargo, si experimenta una secreción líquida, es muy importante que llame a su partera / médico para ver si tiene líquido amniótico.

Si su descarga es una bola de sangre, mucho más conocida como “programa sangriento”, es Es hora de cargar su bolsa de instalación médica. Sin embargo, si su descarga es de color verde, amarillo o marrón, se recomienda encarecidamente que consulte a su médico. La descarga de color pardusco puede ser una indicación de que el bebé nonato realmente ha abierto intestinos o cansado en usted. El Meconio, como se lo llama, indica sufrimiento fetal. Cuando se trata de su salud y la de su bebé por nacer, siempre es aconsejable contactar a su obstetra con respecto a cualquier modificación considerable.

El último trimestre, más aún en los últimos días del embarazo, son los que más destruyen los nervios. La emoción de satisfacer a su recién nacido combinada con la fatiga a medida que el cuerpo se estira y se prepara para el parto puede tener un resultado traumático para la madre. La mezcla en sí misma puede obligar a muchas mujeres a estar lúcidas y molestas, pero hay que cuidar de la salud, ya que es el momento en que necesita todas sus fuerzas.

Add a Comment

Your email address will not be published.