Posturas de yoga para aliviar el estreñimiento - Remedios caseros
Salud general

Posturas de yoga para aliviar el estreñimiento

El estreñimiento es un problema real que afecta a muchas personas. Las causas pueden ser de todo, desde la comida o bebida que ingieres hasta las hormonas, el estrés y la falta de sueño.

Posturas de yoga que pueden ayudar a aliviar el estreñimiento

Aquí están las mejores posturas de yoga que pueden ayudar a aliviar los incómodos síntomas del estreñimiento.

1. Giros

Los giros de yoga son increíbles herramientas de desintoxicación. Estimulan el sistema digestivo, favoreciendo la descomposición de los alimentos y la limpieza de todas las toxinas.

Cada vez que sales de un giro, la sangre nueva fluye hacia tu columna vertebral, enviando oxígeno fresco a cada célula de tu cuerpo, nutriéndolas con nutrientes. Además, los giros masajean sus órganos internos, enviando señales desde sus intestinos a su cerebro, mejorando su digestión.

No importa si eliges una postura sentada, acostada o de pie para los giros, ya que todos hacen su magia. Elija la postura que le sienta bien a su cuerpo y use su respiración para maximizar sus beneficios.

Las inhalaciones extienden la columna vertebral y te permiten tomar más oxígeno, las exhalaciones te llevan más profundamente a la torsión.

Aquí hay algunas posturas de torsión que puedes probar:

  • Desde las posturas de pie, sus mejores opciones son un giro de silla (Parivrtta Utkatasana), un giro de estocada (Parivrtta Anjaneyasana) y la postura de equilibrio giratorio de mano a pie (Parivrtta Utthita Hasta Padangusthasana).
  • Al sentarse, puede elegir entre una variedad de giros de baja y alta intensidad, utilizando sus manos como palanca para alejarse del suelo. Gira más profundamente con cada ciclo de respiración. En general, los giros al sentarse son más fáciles de realizar, ya que no tiene que preocuparse por el equilibrio o si la parte inferior de su cuerpo es fuerte y activa. El medio señor de los peces (ArdhaMatsyendrasana) o las versiones fáciles de Marichyasana son adecuadas para todos, independientemente del nivel de experiencia o flexibilidad. Las posturas como Bharadvajasana y Marichyasana C y D son más avanzadas y requieren más movilidad en la columna.
  • Los giros tumbados son los más accesibles del grupo, ya que pueden ser los más fáciles para la columna vertebral. Simplemente levantar las rodillas hasta el pecho y dejarlas caer hacia la derecha o hacia la izquierda es una excelente manera de comenzar el día y darle un comienzo a todo su sistema, estimulando la digestión y el flujo sanguíneo. Puede profundizar y estirar las piernas. Incluso puedes envolver tus piernas como lo harías en una pose de águila, pero siempre puedes ajustar según sea necesario.

2. Postura del pavo real (Mayurasana)

Aunque no es la postura más fácil del mundo, la postura del pavo real es definitivamente una de las mejores cuando se trata de ayudar a su sistema digestivo y aliviar el bloqueo y el estreñimiento .

La forma en que sus codos y tríceps empujan hacia su abdomen ayuda a activar sus intestinos y encender las terminaciones nerviosas, mejorando la conexión entre el intestino y el cerebro.

Direcciones:

  1. Calienta recostándote boca abajo en tu colchoneta y levantando las caderas. Mueva sus manos cerca una de la otra justo debajo de su cuerpo, con las palmas hacia abajo.
  2. Vuelva a colocar las caderas en la parte superior de las manos y camine con los dedos hacia las rodillas, estirando todos los brazos y hombros.
  3. Empuja firmemente tus manos hacia el suelo. Manteniendo la parte superior de su cuerpo en el piso, intente levantar las piernas, usando solo la fuerza de su espalda media.
  4. Permanezca en esta posición por un momento o dos y vuelva a bajar. Puede repetir esto unas cuantas veces, sintiendo que su cuerpo se calienta. Después de algunas rondas, estará listo para adoptar la postura del pavo real.
  5. Comenzando en una posición de rodillas, con las rodillas abiertas, inclínese hacia adelante y coloque las palmas de las manos en el piso, los dedos mirando hacia usted (o los lados si esto es demasiado en sus muñecas).
  6. Doble los codos e intente acercar los brazos lo más posible el uno al otro.
  7. Inclínese aún más hacia adelante e intente descansar la parte superior del cuerpo sobre las manos, llevando el ombligo justo por encima de los codos.
  8. Asegúrese de estar tan cómodo como lo permita la postura y simplemente permanezca en la posición, respirando. Sienta la presión de su tronco en la parte superior de sus brazos y sus codos hundiéndose en su abdomen, masajeando sus órganos internos. Asegúrate de activar tus abdominales, para que no te provoques ningún dolor o demasiada presión. Incluso permanecer en la posición y no ir más lejos hace mucho por su sistema digestivo. Sin embargo, si deseas llevar la postura más lejos, inclínate un poco más con la frente hacia el piso y extiende las piernas hacia atrás, una por una, activando los cuádriceps.
  9. Mantenga los talones altos, empujando hacia las puntas de los pies.
  10. El último paso es la parte complicada, tratar de encontrar el equilibrio que te permita levantar las piernas completamente del suelo. Juegue con el cambio de peso inclinándose un poco más hacia adelante y levantando solo una pierna, antes de encontrar lentamente la estabilidad para levantar ambas. El último paso no es un requisito e incluso los practicantes de yoga experimentados luchan con esta postura, por lo que no hay necesidad de ir tan lejos. Para estimular la digestión, basta con dar los primeros pasos para adoptar la postura.

3. Guerrero girado (Viparita Virabhadrasana)

Cualquier tipo de postura que implique compresión en el costado del cuerpo será muy beneficiosa para aliviar el bloqueo y el estreñimiento. Esta parte es donde los intestinos tienden a hincharse y a inflamarse más.

Incluso una simple pose de pie con una ligera inclinación lateral ayudará muchísimo, pero el guerrero girado va un paso más allá y te permite profundizar y enviar señales a tu cerebro para que las cosas fluyan.

Direcciones:

  1. Comenzando en Warrior II (Virabhadrasana II), prepárese moviendo las palmas hacia arriba y moviendo el torso ligeramente hacia adelante para crear espacio.
  2. En la próxima inhalación, voltee la palma de la mano hacia atrás y, como si estuviera raspando los brazos contra una pared imaginaria, haga girar a su guerrero colocando la mano de atrás por encima o por debajo de la rodilla.
  3. Trate de no colapsar la columna y apoyarse en el brazo trasero. Úselo para “crecer alto” con cada inhalación.
  4. Lleva tu brazo delantero hacia el cielo y deja que te lleve a una flexión hacia atrás, con los hombros alejados de las orejas. Las inhalaciones alargan la columna, las exhalaciones te llevan a una compresión más profunda.
  5. Asegúrate de que tus piernas permanezcan bajas y fuertes, manteniendo sólida la base del guerrero II. Cuando salgas de la pose, asegúrate de volver primero al guerrero II, reinicia y luego repítelo todo en el otro lado.

4. Soporte de hombros (Salamba Sarvangasana)

Las inversiones son increíbles porque cambian la forma en que la gravedad afecta su cuerpo y crean espacio en el abdomen y la parte inferior de la columna sin tensión ni compresión. Estos efectos son especialmente importantes cuando la digestión se ralentiza.

Ayudan a aliviar los síntomas y llevan la sangre de regreso al estómago y los intestinos, dándoles energía fresca y oxígeno para aliviar la hinchazón, el dolor y la inflamación causados ​​por el estreñimiento.

Direcciones:

  1. Comience el ejercicio recostándose sobre su espalda y elevando las piernas verticalmente en el aire. Flexione los pies y active los cuádriceps, sintiendo toda la columna vertebral presionando firmemente contra el suelo.
  2. Mueva lentamente su peso hacia su torso y use el impulso para levantar las caderas, colocando las manos sobre el sacro, permitiéndoles sostenerlo.
  3. Al inhalar, extienda las piernas hacia arriba. Trate de hacer una línea perfecta desde los codos hasta los dedos de los pies.
  4. Puede permanecer en esta posición o continuar subiendo las manos por la espalda hacia los omóplatos para crear una elevación aún mayor. Incluso puede desafiarse a sí mismo colocando sus manos sobre su tapete y empujando firmemente contra el piso.
  5. Permanezca en la inversión durante 3 a 5 respiraciones largas y profundas, y vuelva a bajar lentamente colocando primero las caderas de forma segura en el suelo y luego doblando las rodillas para un abrazo o adoptando una postura de arado si eso es lo que practica.

Palabra final

Estas son solo algunas de las posturas de yoga que puede probar cuando experimente los incómodos síntomas del estreñimiento.

Es posible que deba buscar ayuda profesional según la gravedad de su afección. Junto con la intervención médica, el automasaje y la respiración profunda y decidida siempre serán excelentes herramientas para tener a su disposición.

Leave a Comment

%d bloggers like this: