Calambres menstruales: causas, síntomas, tratamiento y autocontrol

Los calambres menstruales (también conocidos como dismenorrea o dolores menstruales ) son calambres dolorosos y molestos en la parte inferior del abdomen. Una de cada siete mujeres que menstrúan experimenta calambres menstruales severos. La mayoría de las mujeres sienten un dolor leve a intenso, especialmente en el abdomen y la región pélvica. Más del 50% de las mujeres que menstrúan experimentan cólicos menstruales.

¿Qué son los calambres menstruales?

Los calambres menstruales son un dolor punzante intenso que se produce de forma natural y que se siente principalmente días antes del ciclo menstrual. Los cólicos menstruales o los dolores menstruales generalmente comienzan una vez que el óvulo se libera de los ovarios y se mueve hacia la trompa de Falopio. Los calambres menstruales ocurren debido a la contracción y relajación de los músculos del útero para deshacerse del revestimiento acumulado. Estos calambres suelen durar de 2 a 4 días.

Los calambres menstruales asociados con la menstruación se denominan dismenorrea primaria, mientras que los calambres causados ​​por fibromas uterinos, endometriosis o enfermedad inflamatoria pélvica se conocen como dismenorrea secundaria. Algunas mujeres experimentan un malestar extremo y un dolor intenso que dificulta sus actividades diarias.

¿Qué causa los calambres menstruales?

Las prostaglandinas son sustancias similares a las hormonas que inician el proceso de formación del revestimiento del útero durante la menstruación. Esto hace que el útero se contraiga, lo que provoca dolorosos calambres abdominales. Algunas de las causas que provocan los cólicos menstruales incluyen:

Dismenorrea primaria: la mayoría de las mujeres jóvenes experimentan dolor menstrual antes del inicio de la menstruación. El sangrado abundante o los períodos prolongados también pueden causar dismenorrea primaria.

Dismenorrea secundaria: algunas de las afecciones patológicas, como la endometriosis, los fibromas y las enfermedades inflamatorias pélvicas pueden causar cólicos menstruales.

Infecciones: Los cólicos menstruales pueden ocurrir debido a infecciones que involucran órganos reproductivos.

Adenomiosis: un crecimiento anormal del tejido en la pared muscular del útero puede causar cólicos menstruales de leves a severos.

Estenosis cervical: la estenosis cervical es una afección en la que la abertura del cuello uterino es demasiado pequeña o estrecha. Esto aumenta la presión en el útero e impide el flujo menstrual, provocando calambres dolorosos.

Embarazo ectópico: si el óvulo fertilizado se adhiere fuera del útero, como una trompa de Falopio, puede provocar síntomas de cólicos menstruales.

DIU: un dispositivo intrauterino que se usa para el control de la natalidad puede causar cólicos menstruales.

Cambios de humor: los trastornos del estado de ánimo, como el estrés, la ansiedad y la depresión, pueden interferir con las actividades diarias, lo que puede provocar calambres dolorosos.

Síntomas de calambres menstruales:

Además de los calambres abdominales severos, algunas mujeres también pueden experimentar otros síntomas, que incluyen:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Hinchazón en el área del vientre.
  • Dolor durante el sexo
  • Manchado entre ciclos menstruales
  • Una sensación de presión en el vientre.
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza leve a intenso
  • Aturdimiento
  • Diarrea
  • Sangrado abundante
  • Dolor en la zona lumbar y en los muslos.

Factores de riesgo de los calambres menstruales:

Aparte de las causas básicas, las siguientes son algunas de las condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar cólicos menstruales, que incluyen:

  • Las mujeres con fibromas uterinos tienen un mayor riesgo de desarrollar cólicos menstruales.
  • Las mujeres de alrededor de 30 años desarrollan cólicos menstruales.
  • Las personas con antecedentes familiares de cólicos menstruales pueden desarrollar la afección.
  • Mujeres con inicio de la pubertad precoz antes de los 11 años
  • Fumar aumenta el riesgo de desarrollar calambres menstruales
  • Las mujeres con períodos menstruales irregulares corren el riesgo de experimentar cólicos menstruales.

Complicaciones de los calambres menstruales:

Aunque los cólicos menstruales no causan ninguna complicación, interfieren con las actividades diarias. Levantarse de la cama y realizar las tareas del día a día puede ser la situación más problemática. En algunos casos, los cólicos menstruales pueden causar diarrea intensa y flujo vaginal maloliente. Si la dismenorrea (dolor durante la menstruación) se debe a la endometriosis y no se trata en la adolescencia, puede causar problemas de fertilidad, como un embarazo ectópico.

Diagnóstico de calambres menstruales:

Los calambres menstruales se pueden identificar fácilmente con la ayuda de los síntomas y, por lo general, no requieren la ayuda del médico. Al visitar al médico, el médico pregunta los detalles sobre el historial médico y hace ciertas consultas sobre lo siguiente:

  • Inicio de la pubertad
  • Duración del dolor
  • Si tiene antecedentes de períodos irregulares
  • Si hay alguna secreción vaginal inusual.
  • Cualquier historial de dolor durante el coito.
  • Si alguna medida anticonceptiva en curso
  • Historia de infecciones pélvicas u otras

El médico recomendaría las siguientes pruebas para detectar anomalías o cualquier trastorno que esté causando los cólicos menstruales. Las pruebas incluyen:

Pruebas de imágenes: el médico recomendaría pruebas de imágenes, como una ecografía, una tomografía computarizada (tomografía computarizada), una resonancia magnética (resonancia magnética) para obtener las imágenes de los órganos reproductores. Estas pruebas ayudan a identificar si existe alguna anomalía en los órganos internos.

Laparoscopia: la laparoscopia es un procedimiento quirúrgico menor, en el que el médico inserta un endoscopio de fibra óptica en la cavidad pélvica para determinar las condiciones subyacentes, como fibromas, endometriosis, quistes ováricos y embarazo ectópico.

Tratamiento para los calambres menstruales:

En la mayoría de los casos, el médico prescribirá los medicamentos de venta libre para tratar los cólicos menstruales. Los analgésicos, como el ibuprofeno y el naproxeno, se utilizan a menudo para reducir el dolor periódico. El médico también recetaría anti-prostaglandinas para reducir los calambres en el útero y aliviar el dolor y la incomodidad.

El médico también puede recetar píldoras anticonceptivas hormonales para reducir la gravedad de los calambres y prevenir el proceso de ovulación. Según la afección médica subyacente, el médico también recomendaría otros tipos de opciones anticonceptivas, como parches, anillos vaginales y DIU hormonal (dispositivo intrauterino).

Cirugía: el médico recomendaría una intervención quirúrgica si los cólicos menstruales son causados ​​por fibromas o endometriosis. En condiciones extremas, la extirpación quirúrgica del útero sería el método final para aliviar los síntomas de los cólicos menstruales. 

Autocontrol de los calambres menstruales:

A pesar del dolor y la incomodidad molestos, seguir ciertas medidas de cuidado personal puede brindar un gran alivio para los cólicos menstruales o los dolores menstruales. Algunas de las medidas de autocuidado más efectivas son:

  • Colocar una bolsa caliente en el abdomen y la espalda baja ayuda a aliviar el dolor.
  • Masajear la parte inferior del abdomen con aceites esenciales durante 20 minutos ayuda a superar el dolor menstrual.
  • Evitar la ingesta de ciertos alimentos, como cafeína, bebidas carbonatadas, alcohol, alimentos grasos y salados, que provocan hinchazón y retención de agua.
  • Beber hierbas reduce el dolor y las contracciones musculares asociadas con el dolor menstrual.
  • La práctica regular de ciertos ejercicios físicos y yoga puede ayudar a eliminar o reducir el dolor menstrual.
  • Agregar buenas cantidades de magnesio y ácidos grasos omega-3 a la dieta puede aliviar el dolor menstrual.

Add a Comment

Your email address will not be published.