Cirrosis hepática: causas, síntomas y tratamiento

Hoy en día, tomar una copa de vino o cerveza con una comida es un hábito bastante común. Sin embargo, cuando la bebida pasa de ser un placer ocasional a un hábito regular, puede dañar su salud de manera irreparable. Uno de los mayores problemas de salud del alcoholismo es la cirrosis hepática.

¿Qué es la cirrosis hepática?

La cirrosis hepática es una enfermedad degenerativa grave. En esto, las células sanas dentro del hígado son reemplazadas por células dañadas. Como resultado, el hígado está lleno de tejido cicatricial. A medida que el tejido cicatricial en el hígado continúa aumentando, obstaculiza la función del hígado. El daño severo puede causar insuficiencia hepática y muerte.

¿Qué sucede en el cuerpo cuando se tiene cirrosis hepática?

Un hígado enfermo afecta su cuerpo de muchas maneras. Algunos de estos incluyen:

  • Ruptura de vasos : cuando el hígado está sano, la sangre fluye normalmente a través de él. Sin embargo, cuando el hígado está dañado, el tejido cicatricial interrumpe el flujo de sangre. Como la sangre debe seguir fluyendo, encuentra otros caminos para llegar al corazón. A veces, esto significa pasar por el estómago y el esófago a través de pequeñas venas. Este flujo sanguíneo hace que los vasos se agranden para sostenerlo, lo que eventualmente hace que se rompa.
  • Baja inmunidad : el hígado trabaja en conjunto con el bazo para desintoxicar el cuerpo. Atrapa y elimina los glóbulos rojos gastados. También ayuda a eliminar bacterias y virus de la sangre. Como resultado, el hígado juega un papel clave en la inmunidad general del cuerpo. Un hígado enfermo puede afectar la frecuencia con la que se enferma.
  • Sistema digestivo : el hígado es parte del sistema digestivo. Crea bilis, que ayuda a descomponer los alimentos en el estómago y los intestinos. También regula la cantidad total de minerales esenciales como proteínas, grasas y azúcar en la sangre. Un hígado enfermo puede alterar el sistema digestivo e incluso aumentar los niveles de azúcar en sangre.

¿Qué causa la cirrosis hepática?

La cirrosis se produce debido a lesiones hepáticas que se producen durante un período prolongado. Estas lesiones pueden deberse a razones genéticas (como la enfermedad de Wilson ), la obstrucción a largo plazo del flujo de bilis y la exposición a drogas y alcohol. Enfermedades como la hepatitis viral y el hígado graso también pueden contribuir a la cirrosis. La mayoría de los casos de cirrosis hepática se deben al consumo de alcohol.

Curiosamente, la tolerancia al alcohol también juega un papel importante en la forma en que su hígado reacciona a la sustancia. Algunos pacientes experimentan cicatrices extremas a pesar de beber solo una bebida al día. Es posible que otros no experimenten signos hasta más tarde en la vida, cuando estén acostumbrados a beber mucho más.

Ahora, por favor, no se adormezca con una falsa sensación de seguridad. Si es un bebedor empedernido y no ha experimentado síntomas hasta ahora, no lo racionalice como una señal para seguir bebiendo de la misma manera que lo hace. Si nada más, programe chequeos regulares para vigilar su hígado.

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis hepática?

Una de las cosas que hacen que la cirrosis hepática sea tan mortal es que esta enfermedad rara vez presenta signos y síntomas, hasta que ha progresado ampliamente y ha causado una cantidad considerable de daño al hígado. Una vez que llega a esa etapa, los pacientes tienden a experimentar síntomas como:

  • Fatiga
  • Enrojecimiento en las palmas
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Picazón en la piel
  • Se magullan fácilmente y sangran fácilmente
  • Hinchazón en las piernas
  • Náusea
  • Pérdida de apetito
  • Acumulación de líquido en el abdomen.
  • Confusión y somnolencia
  • Habla arrastrada
  • Pérdida de peso
  • Vasos sanguíneos de araña visibles
  • Agrandamiento de los senos en los hombres
  • Atrofia testicular en hombres

¿Qué complicaciones puede causar la cirrosis?

La cirrosis hepática puede provocar una variedad de complicaciones como:

  • Hipertensión: a medida que se ralentiza el flujo sanguíneo en el hígado, aumenta la presión en las venas, lo que conduce a la hipertensión. Esta hipertensión puede conducir a otros problemas que incluyen hinchazón en los pies y piernas, agrandamiento del bazo y sangrado.
  • Desnutrición: la cirrosis afecta la capacidad de su cuerpo para procesar y absorber nutrientes esenciales. Esto conduce al desarrollo de desnutrición.
  • Acumulación de toxinas: una de las funciones del hígado es eliminar las toxinas de la sangre. Sin embargo, un hígado enfermo no puede hacerlo. Como resultado, las toxinas se acumulan en el cuerpo, particularmente en el cerebro. Esto puede provocar confusión mental y problemas de concentración y concentración. Cuando las toxinas afectan su cerebro, las reacciones pueden variar desde una leve confusión y fatiga hasta dificultades cognitivas y coma.
  • Ictericia: La bilirrubina es un producto de desecho que el hígado filtra. Una cantidad excesiva de bilirrubina en el sistema provoca ictericia. Esto ocurre porque el hígado está dañado y no puede filtrar los desechos.
  • Enfermedad ósea: los pacientes con cirrosis tienden a perder fuerza ósea. Como resultado, esto conduce a fracturas y aumenta la susceptibilidad a enfermedades óseas.
  • Infecciones: el daño hepático puede aumentar las posibilidades de desarrollar infecciones. Uno de los más graves es la peritonitis bacteriana.

También es importante tener en cuenta que el daño hepático puede aumentar el riesgo del paciente de desarrollar cáncer de hígado. También puede provocar insuficiencia multiorgánica en el cuerpo.

¿La cirrosis hepática es reversible?

El daño hepático causado por la cirrosis no es reversible. Si el médico detecta el problema a tiempo, se pueden prevenir más daños. Sin embargo, el daño que ya está hecho no se puede deshacer.

¿Cómo se diagnostica la cirrosis hepática?

Como los pacientes no presentan síntomas durante las primeras etapas de esta enfermedad, los análisis de sangre de rutina a menudo permiten a los médicos detectar la cirrosis hepática a tiempo. Si hay indicios en el análisis de sangre de que algo anda mal, el médico puede ordenar cualquiera de las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico:

  • Función hepática: esta prueba analiza su sangre para detectar niveles altos de bilirrubina y ciertas enzimas corporales que indican problemas hepáticos.
  • Pruebas de hepatitis B y C.
  • Función renal: los médicos pueden solicitar pruebas de función renal, ya que la cirrosis a veces también puede dañar los riñones.
  • Coagulación: los médicos pueden verificar la capacidad de su cuerpo para coagularse.
  • Resonancia magnética, tomografía computarizada y ecografías: para observar más de cerca el hígado, el médico puede ordenar pruebas por imágenes.
  • Biopsia: una biopsia puede ofrecer una vista más cercana de las células del hígado e indicar si algo más grande como el cáncer está en juego.

¿Cómo se trata la cirrosis hepática?

El tratamiento depende de dos factores principales: tratar la causa subyacente (si corresponde) y tratar las complicaciones. Por lo tanto, las opciones de tratamiento generalmente dependen del historial médico del paciente. Sin embargo, los siguientes son los tratamientos habituales que se recetan a los pacientes que padecen cirrosis hepática:

  • Tratar la dependencia del alcohol (a menudo mediante rehabilitación o asesoramiento)
  • Tratar la hepatitis con medicamentos
  • Tratar la progresión de la cirrosis a través de medicamentos.
  • Fomentar la pérdida de peso
  • Tratar la hipertensión (una complicación de la cirrosis) con medicamentos para la presión arterial
  • Tratar infecciones bacterianas y virales a través de medicamentos.

¿Pueden los cambios de estilo de vida ayudar a los pacientes?

Los pacientes pueden tomar ciertas medidas preventivas para evitar esta enfermedad. Éstos incluyen:

  • Limitar la ingesta de alcohol (o detenerla por completo)
  • Comer alimentos con bajo contenido de sodio
  • Usar medicamentos de venta libre con especial precaución (ya que la cirrosis dificulta la capacidad del hígado para filtrar los medicamentos y esto puede causar complicaciones importantes)
  • Mantener la higiene con precaución ya que la insuficiencia hepática obstaculiza la capacidad de su cuerpo para combatir las infecciones.

Add a Comment

Your email address will not be published.