Una descripción general de las afecciones alérgicas respiratorias crónicas y agudas - Remedios caseros
Salud

Una descripción general de las afecciones alérgicas respiratorias crónicas y agudas

El sistema respiratorio es muy propenso a sufrir alergias, algunas agudas y otras crónicas. Ya sea rinitis alérgica, bronquitis, sinusitis, asma o fiebre del heno, hay un componente alérgico en todos ellos. La base de la reacción alérgica es que cuando cualquier sustancia (como polen y polvo) ingresa al cuerpo, los reconoce como objetos extraños y produce sustancias químicas para combatirlos. Dependiendo de qué parte del tracto respiratorio se vea afectado y si se trata de un problema crónico continuo o un incidente único, la afección se puede controlar.

Condiciones alérgicas agudas y crónicas

A un nivel amplio, las alergias de las vías respiratorias superiores incluyen sinusitis y rinitis y las afecciones alérgicas de las vías respiratorias inferiores incluyen asma y bronquitis. Si es causado por mal tiempo o polen, entonces esta es una condición crónica con episodios agudos cuando la inmunidad de la persona es baja o el desencadenante es muy fuerte. Durante un período de tiempo, una persona sabrá en qué situaciones habrá un ataque agudo de asma o resfriado. Estos incluyen exposición a lugares fríos, polvorientos, calor excesivo, etc.

Las afecciones agudas como la fiebre del heno, la rinitis y la bronquitis son comunes en los años más jóvenes. Las afecciones crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el enfisema son dos afecciones que son comunes en los ancianos. El asma a menudo comienza en los años más jóvenes y puede durar toda la vida.

Síntomas

La mayoría de las afecciones alérgicas de las vías respiratorias superiores causan síntomas como:

  1. Rinorrea
  2. Congestión nasal
  3. Congestión nasal
  4. Senos nasales pesados
  5. La acumulación de líquido
  6. Ojos llorosos
  7. Pesadez

Mientras que las afecciones alérgicas de las vías respiratorias inferiores causan síntomas como:

  1. Dificultad y dificultad para respirar
  2. Sibilancias
  3. Congestión
  4. Pesadez en el pecho

Pruebas de alergia  

El primer paso para controlar las alergias respiratorias es identificar el desencadenante. Habrá un patrón en los síntomas, por lo que la persona afectada podrá identificar el desencadenante con la ayuda del médico. Si es necesario, se pueden realizar pruebas de alergia cuando los alérgenos sospechosos se introducen en pequeñas cantidades en la piel para verificar si inducen una reacción. Además, el médico también puede realizar pruebas de función pulmonar para evaluar qué tan bien están funcionando los pulmones.

Manejo de afecciones respiratorias alérgicas 

El primer paso para controlar las afecciones respiratorias alérgicas es conocer el desencadenante y evitarlo. Sin embargo, algunos factores desencadenantes como el clima y el polen no se pueden evitar. Usar una máscara y evitar el contacto con las mascotas son cosas que se pueden hacer. La mayoría de los ataques alérgicos desaparecen por sí solos después de seguir su curso. Sin embargo, dada la incomodidad asociada, se requiere un tratamiento sintomático que incluya los siguientes medicamentos, que pueden administrarse en forma de aerosol nasal o en tabletas.

  1. Antihistamínicos para controlar la reacción alérgica en el cuerpo y mejorar la respiración.
  2. Medicamentos para mejorar el flujo de aire, reducir la producción de moco y aliviar la congestión.
  3. Antibióticos, si hay un brote de infección.
  4. Broncodilatadores para aumentar el flujo de aire a través de los pulmones.
  5. Inmunoterapia para mejorar la inmunidad, ya que las personas son propensas a contraer enfermedades cuando la inmunidad es baja.

La mayoría de las alergias respiratorias agudas y crónicas se pueden controlar evitando el desencadenante y recibiendo tratamiento sintomático.

Leave a Comment

%d bloggers like this: