Convulsión febril: causas, síntomas, tratamiento y prevención

Las convulsiones febriles (también conocidas como convulsiones febriles o  ataque de fiebre ) son las convulsiones que ocurren con la temperatura corporal elevada. Las convulsiones febriles son frecuentes en niños entre los 6 meses y los 5 años de edad. Más particularmente, afecta a los niños pequeños entre 12 y 18 meses de edad. Las convulsiones febriles pueden desarrollarse sin antecedentes de trastornos neurológicos.

La mayoría de los niños con convulsiones febriles experimentarán temblores incontrolables en brazos y piernas. A veces, las convulsiones febriles pueden desarrollar una determinada enfermedad, como la gripe, el resfriado común o una infección de oído. Algunos niños que tienen convulsiones febriles pueden desarrollar trastornos de la epilepsia.

Los dos tipos de convulsiones febriles son:

Convulsiones febriles simples: este tipo de convulsiones generalmente dura muy pocos minutos. El niño que sufre convulsiones simples puede sentirse somnoliento, de mal humor o confundido durante algunas horas. A veces, los niños pueden vomitar u orinar durante las convulsiones.

Convulsiones febriles complejas: las convulsiones complejas duran más de 15 minutos y pueden ocurrir más de una vez en 24 horas. Este tipo de convulsión se limita a un lado del cuerpo del niño.

¿Cuáles son las causas de las convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles pueden ocurrir en cualquier momento antes de los cinco años cuando el niño tiene temperaturas corporales elevadas.

Infección: la fiebre resultante de una infección bacteriana o viral puede causar convulsiones febriles. El virus de la roséola causa fiebre intensa, lo que hace que las convulsiones aumenten rápidamente. Las convulsiones febriles también pueden ser causadas por ciertas infecciones comunes, como gripe, amigdalitis o infección del oído medio.

Inmunización: algunos niños tienen fiebre alta después de recibir vacunas. Los niños pueden tener una temperatura corporal alta durante 8 a 14 días, especialmente después de recibir la vacuna MMR (paperas, sarampión, rubéola).

Síntomas de convulsiones febriles:

Los signos y síntomas de las convulsiones febriles incluyen:

  • Fiebre alta (más de 102 o F)
  • Dificultad para respirar
  • Temblores en brazos y piernas
  • Pérdida de consciencia
  • Cansancio extremo
  • Sacudidas de las extremidades
  • Confusión después del ataque convulsivo

Factores de riesgo de convulsiones febriles:

Las siguientes son las personas que tienen un mayor riesgo de desarrollar convulsiones febriles:

  • Los niños con antecedentes familiares de trastornos convulsivos tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección.
  • Los niños pequeños menores de 18 meses tienen un mayor riesgo de sufrir convulsiones febriles
  • Los niños con deficiencias nutricionales de hierro y zinc pueden desarrollar el riesgo de convulsiones febriles
  • Los recién nacidos y los niños que se mantienen en la guardería tienen un mayor riesgo de desarrollar fiebre y convulsiones febriles.

Complicaciones de las convulsiones febriles:

La mayoría de las veces, las convulsiones febriles se resuelven sin complicaciones. Sin embargo, en casos raros, las convulsiones febriles pueden aumentar el riesgo de las siguientes afecciones:

  • Las convulsiones febriles complejas pueden aumentar el riesgo de desarrollar trastornos de la epilepsia.
  • La aparición de convulsiones febriles puede provocar un retraso en el desarrollo o anomalías neurológicas.
  • El niño puede asfixiarse o inhalar líquido hacia los pulmones si se producen convulsiones mientras come o bebe.
  • Las convulsiones febriles pueden aumentar el riesgo de una afección conocida como estado epiléptico (una única convulsión que dura menos de 5 minutos)
  • Las convulsiones febriles también pueden aumentar el riesgo de esclerosis temporal mesial (cicatrización de los lóbulos temporales en el cerebro)

Diagnóstico de convulsiones febriles:

Para diagnosticar convulsiones febriles, el médico realizará un examen físico completo y revisará el historial de síntomas. El médico también preguntaría si había diarrea, deshidratación o vómitos graves, que pueden ser responsables de las convulsiones. El médico recomendará las siguientes pruebas para diagnosticar la afección:

Pruebas de sangre y orina: se recolecta una muestra de sangre y orina para descartar otras posibles afecciones que causaron fiebre, como diarrea y meningitis. También se puede evaluar una muestra de sangre para el hemograma completo (CBC), los niveles altos de glóbulos blancos (leucocitos) indican la presencia de una infección.

Punción lumbar: en este procedimiento, se extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo de las vértebras lumbares para una evaluación microscópica. Ayuda a examinar los patógenos, los niveles elevados de leucocitos y a descartar las afecciones, como la meningitis.

Electroencefalograma (EEG): si el médico sospecha de una afección neurológica, recomendaría un electroencefalograma, que ayuda a medir la actividad del cerebro. Por lo general, se realiza después de una semana de convulsiones febriles, ya que la fiebre alta puede afectar el resultado.

Imágenes por resonancia magnética (IRM): el médico puede recomendar una resonancia magnética si el niño tiene convulsiones febriles durante un período prolongado o si se detecta algún síntoma de aumento de la presión intracraneal (presión en el cerebro).

Tratamiento de las convulsiones febriles:

Las convulsiones febriles generalmente se resuelven sin ningún tratamiento. Sin embargo, si se repite, se recomienda buscar atención médica inmediata.

Las siguientes son las medidas para hacer frente a las convulsiones febriles:

  • Ruede al niño hacia un lado
  • No restrinja ni interfiera con los movimientos o espasmos
  • Intenta aflojar la ropa ajustada
  • Evite poner nada en la boca del niño.
  • Retirar si hay objetos dañinos en los alrededores.
  • Anote la duración de las convulsiones e infórmele al médico.

Una vez que las convulsiones hayan terminado, limpie la piel del niño con un paño o una esponja empapada en agua para bajar la temperatura corporal.

Medicamentos: el médico le recetará medicamentos, como ibuprofeno o acetaminofén, para bajar la fiebre. El médico le recetará diazepam rectal si las convulsiones febriles son recurrentes. Además, el médico recetará antibióticos si las infecciones bacterianas son la causa subyacente de las convulsiones febriles.

Prevención de convulsiones febriles:

Aunque las convulsiones febriles no se pueden prevenir, seguir ciertas medidas puede reducir la posibilidad de convulsiones.

  • Manténgase alejado de una persona que padezca una enfermedad.
  • Limite la exposición a entornos desordenados para reducir el riesgo de infecciones.
  • Administrar diazepam por vía oral o rectal cuando el niño sufre de altas temperaturas corporales.
  • Asegúrese de que el niño use ropa holgada ya que el cuerpo puede perder calor a través de la piel.
  • Remoje un paño limpio o una esponja en agua y limpie el cuerpo del niño para reducir la temperatura.

Add a Comment

Your email address will not be published.