Diverticulitis: causas, síntomas, tratamiento y prevención

La diverticulitis es uno de los problemas más comunes asociados con el tracto digestivo. Más del 50% de las personas con diverticulitis alcanzan este problema antes de los 50 años. La diverticulitis es causada por pequeñas bolsas abultadas llamadas divertículos. Estas bolsas se forman en el revestimiento del intestino grueso y el colon. Si las bolsas inflamadas o infectadas no se tratan, a menudo resultan en problemas graves, como sangrado, desgarro u obstrucciones en el intestino.

¿Qué es la diverticulitis?

La diverticulitis es una inflamación o infección que se desarrolla a lo largo de las paredes de los intestinos. Es causada por pequeñas protuberancias o estructuras en forma de bolsillo conocidas como divertículos. Aunque estas bolsas pueden progresar en cualquier parte del tracto digestivo, por lo general se encuentran confinadas al final del colon sigmoide en el lado izquierdo del abdomen. En casos raros, también pueden aparecer divertículos en el intestino delgado, que generalmente es indoloro y no causa problemas.

Causas de la diverticulitis:

La diverticulitis se debe al desarrollo de pequeñas bolsas abultadas en la pared intestinal. Estas bolsas aumentan la presión sobre las paredes intestinales y dificultan la eliminación de las heces. Múltiples factores conducen a la formación de divertículos.

La fibra dietética ayuda a ablandar las heces y permite una fácil eliminación de las heces. La falta de fibra dietética dificulta las heces y aumenta la presión sobre las paredes intestinales. El estrés impuesto a los músculos del colon conduce al desarrollo de divertículos. Sin embargo, no existe evidencia adecuada de que la fibra dietética esté asociada con la diverticulitis.

Los síntomas de la diverticulitis:

El síntoma típico de la diverticulitis es un dolor en el lado izquierdo de la parte inferior del abdomen. A veces, el dolor abdominal puede persistir durante varios días. Los signos y síntomas de la diverticulitis incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Náusea
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Hinchazón
  • Aumento de la necesidad de orinar
  • Dolor al orinar
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Sangre o moco en las heces.

Factores de riesgo de diverticulitis:

Llevar un estilo de vida sedentario o la falta de suficiente fibra dietética en una dieta regular son los factores más comunes que aumentan el riesgo de diverticulitis. Aparte de estos, los siguientes son los factores que aumentan el riesgo de desarrollar diverticulitis. Éstos incluyen:

Edad: el riesgo de diverticulitis aumenta con el proceso de envejecimiento. Los adultos mayores, especialmente los mayores de 60 años, son más propensos al riesgo de diverticulitis.

Falta de fibra dietética: las personas que consumen una dieta baja en fibra son más propensas al riesgo de diverticulitis.

Inactividad física: permanecer físicamente inactivo o no realizar suficiente ejercicio físico puede aumentar el riesgo de desarrollar diverticulitis.

Obesidad : las personas que tienen sobrepeso con una tasa de índice de masa corporal (IMC) más alta tienen un mayor riesgo de desarrollar diverticulitis. Una mayor cantidad de grasa alrededor del área abdominal aumenta el riesgo de desarrollar la afección.

Fumar: fumar puede aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad diverticular y, a veces, aumenta el riesgo de complicaciones asociadas con la diverticulitis.

Deshidratación: La falta de suficiente agua para el cuerpo aumenta el riesgo de estreñimiento, lo que provoca presión en las paredes intestinales.

Herencia: las personas portadoras de los genes responsables de la diverticulosis tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, los genes específicos que son responsables de causar la afección siguen sin estar claros.

Enfermedad renal: las personas con enfermedad renal poliquística tienen un mayor riesgo de desarrollar diverticulitis.

Medicamentos: las personas que toman medicamentos como corticosteroides o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades gastrointestinales (GI). GI puede dañar el revestimiento de las paredes intestinales.

Complicaciones de la diverticulitis:

La diverticulitis muestra un impacto severo en el tracto digestivo y desarrolla el riesgo de complicaciones con el tiempo. Casi el 25% de las personas con diverticulitis desarrollan complicaciones. Algunas de las complicaciones graves de la diverticulitis incluyen:

  • La diverticulitis aumenta el riesgo de desarrollar abscesos (formación de pus en los tejidos), lo que puede conducir a una peritonitis (una infección del revestimiento abdominal llamada peritoneo).
  • Cuando las bolsas inflamadas o infectadas se rompen, derraman el contenido intestinal en la cavidad abdominal y también pueden provocar una hemorragia interna.
  • La diverticulitis conduce al desarrollo de fístulas a partir de un divertículo infectado. Esto ocurre principalmente entre el intestino y la vejiga.
  • La diverticulitis puede causar cicatrices en el tejido, lo que puede causar un bloqueo en el intestino delgado o el colon.

Diagnóstico de diverticulitis:

Para diagnosticar la diverticulitis, el médico inicialmente realizaría un examen físico comprobando el dolor y la sensibilidad del abdomen. Para descartar cualquier otra afección subyacente, el médico recomienda las siguientes pruebas:

Pruebas de sangre y orina: se recolecta una muestra de sangre y orina y se analiza para detectar signos de infección o inflamación. Un aumento en la cantidad de glóbulos blancos puede indicar signos de infección, que pueden estar estrechamente asociados con la diverticulitis.

Pruebas de diagnóstico por imágenes: el médico recomendaría una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (IRM) para detectar la presencia de bolsas inflamadas o infectadas. Mientras realiza la tomografía computarizada, el médico inyectará un material de contraste para obtener imágenes claras del tracto gastrointestinal (GI) y los órganos abdominales.

Prueba de embarazo: el médico ordenará una prueba de embarazo para las mujeres en edad fértil. Esto ayuda a descartar la afección si el embarazo es la causa del dolor abdominal.

Colonoscopia: el médico realizaría una colonoscopia para visualizar las partes internas del colon. La prueba ayuda a identificar las estructuras inflamadas dentro del colon.

Otras pruebas: el médico también recomendaría pruebas de función hepática y de heces para descartar las causas del dolor abdominal.

Tratamiento de la diverticulitis:

El tratamiento de la diverticulitis depende de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. En casos leves, una infección causa diverticulitis para la cual el médico prescribirá antibióticos orales. En casos graves de diverticulitis, el médico recomendará antibióticos por vía intravenosa para una recuperación más rápida.

Para aliviar los síntomas de la diverticulitis, el médico sugerirá seguir una dieta líquida durante los primeros días del tratamiento. Si la diverticulitis conduce a la formación de un absceso, el médico insertará un tubo para drenar un absceso.

Cirugía: en caso de que la diverticulitis produzca complicaciones, como abscesos, obstrucción intestinal o fístula, el médico realizará una cirugía abdominal con resección de colon para eliminar las obstrucciones. Dependiendo de la causa, el médico realizaría la siguiente cirugía:

Resección intestinal primaria: este procedimiento ayuda en la extracción de segmentos enfermos en el intestino y permite evacuaciones intestinales regulares.

Resección intestinal con colostomía:  una abertura que se hace en la pared abdominal y se conecta a la parte sana del colon hasta que la inflamación se cura por completo.

Add a Comment

Your email address will not be published.