Vitiligo: causas, síntomas, tratamientos y remedios caseros - Remedios caseros
Salud

Vitiligo: causas, síntomas, tratamientos y remedios caseros

El vitiligo (también conocido como Leucoderma ) es una enfermedad crónica de la piel. Ocurre en todos los grupos de edad, sin embargo, los niños y adultos jóvenes (más de 20 años) son diagnosticados principalmente con esta condición. En la India, cada año se diagnostican aproximadamente 1 millón de casos de vitiligo.

¿Qué es el vitiligo?

El vitíligo es una afección en la que aparecen parches blancos desiguales, pequeños o grandes en la piel. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo en uno de los siguientes patrones:

  • Patrón focal (despigmentación en una o más áreas del cuerpo)
  • Patrón generalizado (despigmentación simétrica en ambos lados del cuerpo)
  • Patrón segmentario (despigmentación solo en un lado del cuerpo)

En la mayoría de los pacientes se observa un patrón generalizado.

¿Qué causa el vitiligo?

El vitiligo ocurre debido a la falta de melanocitos. Los melanocitos producen melanina que es responsable de la pigmentación de la piel. Cuando estas células se destruyen, la piel pierde su color y produce vitiligo. Se desconoce la causa exacta de la destrucción de los melanocitos.

El vitiligo es un trastorno autoinmune en el que las células inmunes atacan y destruyen los melanocitos considerándolos como antígenos.

Síntomas del vitiligo:

Las manchas blancas aparecen inicialmente en áreas expuestas al sol, como la cara, las manos y los pies en la mayoría de los casos. Los parches aparecen de manera más prominente en pacientes con tez oscura.

La membrana mucosa puede estar comprometida o no. Puede haber un envejecimiento prematuro del vello corporal en algunos pacientes. Estos parches pueden o no extenderse y pueden permanecer estables de meses a años.

Factores de riesgo del vitiligo:

Como el vitiligo es un trastorno autoinmune, las mutaciones genéticas pueden resultar en vitiligo. Estas mutaciones pueden desencadenarse por factores de riesgo como:

  • Historia familiar (factores hereditarios)
  • Estrés
  • Exposición a los rayos ultravioleta
  • Exposición a productos químicos nocivos
  • Sistema inmunológico débil

En algunos casos, se asocia con otras enfermedades autoinmunes como la psoriasis, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico y la diabetes mellitus tipo 1 .

Complicaciones del vitiligo:

El vitiligo no es un trastorno de salud grave. Sin embargo, algunos pacientes pueden experimentar una baja autoestima debido a su apariencia y sufrir:

  • Trastornos del estado de ánimo como depresión.
  • Trastorno sicologico

También puede causar complicaciones como:

  • Pérdida de audición, si el oído está afectado.
  • Mayor riesgo de quemaduras en la piel.
  • Piel seca o con picazón
  • Inflamación del iris (problemas oculares), si la retina está afectada.

Diagnóstico de vitiligo:

Para conocer el tamaño exacto del parche y la duración de la enfermedad y evaluar la eficacia del tratamiento, el diagnóstico de vitíligo se puede realizar mediante las siguientes pruebas:

Pruebas de evaluación visual: el vitíligo se diagnostica principalmente mediante la evaluación visual del área despigmentada.

Luz ultravioleta (UV): el médico observa la piel afectada a la luz ultravioleta. La piel afectada con vitiligo aparece azul.

Puntaje del índice de tensión de extensión del vitíligo (VETI): este puntaje ayuda a conocer la extensión, el estadio y la progresión de la enfermedad.

Índice de gravedad del área de vitíligo (VASI): el porcentaje de piel afectada por vitíligo se mide en unidades de mano. El grado de pigmentación se calcula con esta unidad.

100% – despigmentación completa en el parche observado

90% – presencia de manchas de pigmento

75% – más área despigmentada que área pigmentada

50% – área despigmentada y pigmentada es igual

25% – más área pigmentada que área despigmentada

10% – pequeña área de despigmentación

Biopsia de piel: se raspa una pequeña muestra de piel afectada y se envía al laboratorio para su examen a fin de confirmar el diagnóstico.

Tratamientos para el vitiligo:

El tratamiento varía según la extensión y la duración de la enfermedad. Los pacientes con parches pequeños pueden probar el autobronceador o el maquillaje para cubrir el parche. Para parches grandes, se requiere tratamiento. Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para tratar el vitiligo. Ellos son:

Medicamentos: se pueden administrar corticosteroides tópicos o agentes inmunosupresores como tacrolimus para tratar el vitiligo. Existen efectos secundarios como el adelgazamiento de la piel y un mayor riesgo de cáncer de piel con estos medicamentos. Por lo tanto, estos medicamentos deben usarse con precaución.

Fototerapia: la piel afectada se expone a la luz ultravioleta. Los psoralenos, un compuesto químico, también se pueden tomar por vía oral antes de exponer la piel a la luz ultravioleta. Esto ayuda a aumentar la sensibilidad de la piel a la luz. La sobreexposición conduce a complicaciones, por lo que el tiempo de exposición debe mantenerse con cuidado. Esta terapia es eficaz si la duración de la enfermedad es inferior a 3 años y no se recomienda para niños.

Despigmentación: esta terapia se realiza si la piel despigmentada es más que piel pigmentada. La piel pigmentada o no afectada también se despigmenta con el uso de medicamentos como la monobenzona y la hidroquinona.

Injerto de piel: esta terapia se recomienda si hay pequeños parches de vitiligo. Se obtienen pequeñas secciones de piel sana y se adhieren a la piel afectada. La cicatrización es un efecto secundario de este tratamiento.

Tatuaje: en esta terapia, el pigmento se implanta en el parche blanco con un instrumento quirúrgico. Este tratamiento es adecuado para pequeños parches. Sin embargo, es difícil hacer coincidir la tinta del tatuaje con el color de la piel. El tatuaje también puede desencadenar la formación de un nuevo parche.

Aunque hay muchos tratamientos disponibles, existe el riesgo de desarrollar un nuevo parche incluso después del tratamiento.

Los pacientes con vitiligo necesitarían asesoramiento y apoyo para hacer frente a la enfermedad y eliminar la angustia psicológica.

Remedios caseros para el vitiligo:

Los remedios caseros no pueden curar el vitiligo. Sin embargo, pueden ayudar a mejorar la pigmentación de la piel afectada para que coincida con la piel no afectada y prevenir la formación de un nuevo parche. Ellos son:

  • Masajear con vitamina E o aceite de oliva
  • Evitar alimentos como el tomate, los cítricos y el tamarindo.
  • Consumir alimentos ricos en ácido fólico como brócoli, espinacas y cereales integrales.
  • Usar protectores solares si el área afectada está expuesta a la piel.

Leave a Comment

%d bloggers like this: