Enfermedad hepática: causas, síntomas, tratamientos y prevención

La enfermedad hepática (también conocida como enfermedad hepática ) se refiere a una alteración en el funcionamiento del hígado. Enfermedad hepática es un término amplio que incluye varios tipos de enfermedades que ocurren en diferentes partes del hígado. Los síntomas de la enfermedad hepática ocurren solo después de que el 75% del tejido hepático está dañado.

El hígado está involucrado en muchas funciones dentro del cuerpo y la alteración del funcionamiento del hígado causaría un daño significativo al cuerpo.

Causas de la enfermedad hepática:

Las causas de la enfermedad hepática son muchas. Incluyen:

1. Infección:

Ciertos virus y parásitos infectan el hígado y causan inflamación, lo que reduce la función hepática. El tipo más común de infección hepática es causado por el virus de la hepatitis, como la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C.

2. Anormalidades del sistema inmunológico:

El sistema inmunológico juega un papel importante en la lucha contra las enfermedades. Sin embargo, las anomalías en el sistema inmunológico causarían enfermedades hepáticas autoinmunes como:

  • Hepatitis autoinmune
  • Cirrosis biliar primaria
  • Colangitis esclerosante primaria

3. Genética:

La genética juega un papel importante en la transmisión de las diversas características de padres a hijos. Las enfermedades del hígado que pueden presentarse por factores hereditarios son las siguientes:

  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina
  • Hemocromatosis
  • Hiperoxaluria y oxalosis
  • Enfermedad de Wilson

4. Cáncer de hígado :

El cáncer puede afectar cualquier parte del hígado y causar daño hepático. Como

  • Colangiocarcinoma (cáncer de vías biliares)
  • Hepatoblastoma
  • Carcinoma hepatocelular
  • Angiosarcoma de hígado

5. Otros:

El consumo excesivo de alcohol dañaría las células del hígado directamente y provocaría un daño permanente en el hígado que podría provocar insuficiencia hepática.

El uso excesivo de ciertos medicamentos y fármacos causa daño hepático.

Factores de riesgo de enfermedad hepática:

La enfermedad hepática puede ocurrir en personas independientemente de su edad y antecedentes. Sin embargo, algunos factores influyen en la enfermedad hepática. Ellos son:

El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de enfermedad hepática que también puede provocar insuficiencia hepática.

Ciertas prácticas aumentan el riesgo de enfermedades hepáticas infecciosas como la hepatitis B, que incluyen:

  • Practicar relaciones sexuales sin protección
  • Usar equipo de inyección de drogas no esterilizado
  • Usar equipo mal esterilizado para tatuajes o perforaciones corporales

Síntomas de enfermedad hepática:

El hígado juega un papel vital en el funcionamiento del cuerpo. El daño hepático afecta varios otros procesos y causa los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Fatiga cronica
  • Confusión
  • Color oscuro de la orina
  • Impotencia
  • Picazón en la piel
  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida muscular
  • Náusea
  • Color de las heces con sangre o color pálido de las heces
  • Piel y ojos amarillentos (ictericia)
  • Hinchazón de piernas y tobillos.
  • Tendencia a magullar fácilmente
  • Vómitos
  • Debilidad
  • Pérdida de peso

Complicaciones de la enfermedad hepática:

Los síntomas de la enfermedad hepática deben identificarse y tratarse antes de que aparezcan las complicaciones. Las complicaciones de la enfermedad hepática incluyen:

  • Disminución de la función cognitiva.
  • Mayor riesgo de hemorragia e infección.
  • Cirrosis hepática
  • Insuficiencia hepática
  • Desnutrición

De las complicaciones mencionadas anteriormente, la insuficiencia hepática es una afección potencialmente mortal.

Diagnóstico de enfermedad hepática:

Se requiere un diagnóstico para determinar el tipo y la causa de la enfermedad hepática y diseñar el plan de tratamiento en consecuencia.

1. Historia y examen físico:

El médico examinaría físicamente al paciente y buscaría signos y síntomas. Se pregunta al paciente por antecedentes médicos, antecedentes familiares y hábitos sociales como el consumo de alcohol.

2. Pruebas de función hepática:

El médico recomienda pruebas de función hepática. La muestra de sangre del paciente se recolecta y analiza en busca de enzimas hepáticas que indican el funcionamiento del hígado. Los valores muy altos indican un funcionamiento anormal del hígado y daño hepático.

3. Otros análisis de sangre:

La muestra de sangre del paciente se recolecta y analiza para determinar otros parámetros que ayudan a determinar las funciones del hígado. Los parámetros son:

  • Niveles de amoniaco
  • Nitrógeno ureico en sangre
  • Hemograma completo
  • Niveles de creatinina
  • Electrolitos
  • Análisis de sangre INR
  • Niveles de lipasa

4. Estudios de imágenes:

El médico recomienda las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes para determinar el tipo y la gravedad de la enfermedad hepática:

Ultrasonido: en esta técnica, las ondas sonoras de alta frecuencia se utilizan para ver los órganos internamente. Un dispositivo especial llamado transductor se mueve sobre la superficie de la piel. Las ondas sonoras de este dispositivo ingresan al cuerpo y se recuperan. La máquina crea imágenes a partir de estas ondas sonoras.

Tomografía computarizada (TC):  en este procedimiento , el médico administraría una sustancia de contraste por vía oral o por vía intravenosa para facilitar el examen claro del órgano. Una tomografía computarizada usa rayos X para crear una imagen detallada del hígado y también detecta anomalías hepáticas.

Imágenes por resonancia magnética (IRM) : en esta prueba, el médico inyecta un tinte en las venas del paciente. Una resonancia magnética utiliza potentes ondas de radio y campos magnéticos para obtener una imagen detallada del hígado que puede ayudar a detectar anomalías hepáticas. Sin embargo, solo unos pocos pacientes necesitarían la inyección de un medio de contraste.

5. Biopsia de hígado:

El médico recomendaría una biopsia de hígado en casos graves para confirmar el diagnóstico.

Durante este procedimiento, el médico extrae una pequeña cantidad de tejido hepático que se envía a un laboratorio para su análisis microscópico. Es uno de los procedimientos indoloros y de bajo riesgo.

Dependiendo de la situación del paciente, el médico extrae un trozo de piel, órgano o sospecha de tumor y lo envía para pruebas de laboratorio.

Tratamiento de la enfermedad hepática:

1 Según el tipo y la gravedad de la enfermedad hepática, el médico planificaría el tratamiento.

En algunos casos, los cambios simples en el estilo de vida , como la pérdida de peso y el abandono del alcohol, ayudan a tratar al paciente.

Otros tipos de enfermedad hepática pueden requerir tratamiento con medicamentos y procedimientos quirúrgicos .

Sin embargo, las afecciones potencialmente mortales, como la insuficiencia hepática, pueden requerir un trasplante de hígado .

Prevención de la enfermedad hepática:

La enfermedad hepática se puede prevenir mediante la práctica de pasos sencillos. Las siguientes modificaciones de estilo de vida y métodos preventivos ayudan a prevenir la enfermedad hepática.

Consumo moderado de alcohol: se recomienda que las mujeres se limiten a una bebida, mientras que los hombres deben limitarse a un máximo de 2 bebidas al día. El consumo excesivo de alcohol provocará daño hepático.

Manejo adecuado de muestras de sangre y otros fluidos corporales : El virus de la hepatitis se transmite a través de la sangre y los fluidos corporales. Por lo tanto, se requiere un manejo adecuado.

Uso adecuado de medicamentos: se recomienda usar medicamentos según la prescripción del médico. Sin embargo, el uso inadecuado de medicamentos provoca daño hepático.

Vacunación : si existe riesgo de hepatitis o confirmación de hepatitis, se recomienda buscar consulta médica y vacunarse.

Add a Comment

Your email address will not be published.