Enfermedad renal entre los niños: síntomas, causas y tratamientos - Remedios caseros
Salud

Enfermedad renal entre los niños: síntomas, causas y tratamientos

Según la Sociedad de Nefrología, 1 de cada 10 indios padece alguna forma de enfermedad renal. Además, 1,75,000 pacientes sufren de insuficiencia renal cada año, lo que demuestra que esta enfermedad es una grave preocupación en el país. Dado que el número de pacientes renales aumenta a una tasa del 10-15% cada año, no es sorprendente que muchos niños también hayan comenzado a padecer esta enfermedad. En este artículo, analizaremos todo lo que hay que saber sobre la enfermedad renal en los niños: síntomas, factores de riesgo, tratamientos, etc.

¿Qué es la enfermedad renal?

Cualquier problema con la estructura o función del riñón que afecte su capacidad para filtrar la orina y la sangre durante más de tres meses se clasifica como enfermedad renal. En los niños, la enfermedad renal puede ser leve y tratable. También puede ser crónico y fatal. La distinción entre los dos depende a menudo de la rapidez con que se diagnosticó la enfermedad en el niño.

¿Existe algún síntoma común que deba conocer?

Una de las cosas que hace que la enfermedad renal sea tan peligrosa es el hecho de que no presenta ningún síntoma que pueda controlar. Sin embargo, en el caso de los niños, algunas de las causas de los defectos renales son identificables, lo que significa que los padres sabrán si deben someter a sus hijos a pruebas con regularidad.

¿Cuáles son las causas comunes de enfermedad renal entre los niños?

Las siguientes son algunas causas comunes de enfermedad renal en niños:

Defectos de nacimiento:

Ciertos defectos de nacimiento que ocurren durante la etapa de desarrollo del feto pueden provocar el desarrollo de trastornos renales en los niños. Éstos incluyen:

  • Displasia renal: esta es una condición en la que un riñón no funciona correctamente.
  • Riñón ectópico: esta es una afección en la que la posición de un riñón está más alta o más baja de lo que debería estar. Esto afecta la forma en que funciona.
  • Agenesia renal: esta es una afección en la que el niño nace con un solo riñón.

Estos defectos se diagnostican al nacer y también pueden causar problemas en niños muy pequeños. La enfermedad renal en un niño pequeño a menudo se debe a defectos de nacimiento o problemas hereditarios. Sin embargo, también pueden ocurrir como resultado de infecciones.

Enfermedades hereditarias:

Las enfermedades hereditarias se transmiten de padres a hijos. Por tanto, en este caso, los padres son conscientes del hecho de que su hijo puede presentar problemas renales en algún momento de su vida. Algunos ejemplos de enfermedades hereditarias incluyen la poliquistosis renal y el síndrome de Alport.

Infecciones:

A veces, las enfermedades renales pueden ocurrir en los niños después de haber sufrido una infección. Debe tener cuidado con lo siguiente:

  • Síndrome urémico hemolítico : si su hijo ha sufrido una infección causada por E. Coli, las posibilidades de desarrollar este trastorno renal son altas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este es un trastorno muy poco común. Los niños que padecen esta afección presentan ciertos síntomas como cansancio, palidez e irritabilidad. Este síndrome también puede provocar insuficiencia renal si no se trata a tiempo.
  • Glomerulonefritis posestreptocócica : si su hijo ha sufrido de faringitis estreptocócica, los cambios de desarrollar esta afección son elevados. En este caso, las bacterias ingresan al torrente sanguíneo y estimulan al cuerpo a producir grandes cantidades de antígenos. En última instancia, esto puede afectar la función renal ya que los antígenos terminan depositándose en los glomérulos, que son estructuras que forman las unidades funcionales del riñón. Esto afecta el funcionamiento de los riñones. Sin embargo, esta afección se puede tratar y los riñones a menudo se recuperan.

Enfermedades sistémicas:

Ciertas enfermedades sistémicas como la diabetes y la nefritis lúpica pueden poner a su hijo en riesgo de desarrollar trastornos renales.

Bloqueo de orina o reflujo vesicoureteral:

Si hay un bloqueo entre la uretra y los riñones, la orina puede regresar a los riñones. Esto puede causar mucho daño a las sensibles nefronas y glomérulos presentes en los riñones y, en última instancia, puede afectar la forma en que funcionan los riñones. Si a su hijo le han diagnosticado cálculos renales o cualquier otro bloqueo urinario, también debe hacer que lo revisen para detectar trastornos renales, solo para evitar que se intensifique cualquier problema potencial.

Diferencia entre el síndrome nefrótico y la enfermedad renal en niños:

El síndrome nefrótico se refiere a un grupo de síntomas o problemas que indican que el niño puede tener trastornos renales. Este síndrome se presenta con signos que requieren pruebas diagnósticas para comprobar si están presentes. Algunos de estos incluyen:

  • Altas cantidades de proteína en la orina.
  • Cantidades elevadas de colesterol y lípidos en sangre.
  • Hinchazón en las piernas, los pies o los tobillos debido a la retención excesiva de líquidos.
  • Cantidades bajas de albúmina en sangre.

Si su médico dice que está realizando pruebas para detectar el síndrome nefrótico, significa que sospecha la probabilidad de trastornos renales. El síndrome nefrótico puede indicar problemas renales, pero no es el “único” problema que puede tener el riñón. Por ejemplo, si su médico dice que su hijo presenta síndrome nefrótico, aún debe realizar pruebas para ver cuál es el trastorno renal exacto.

¿Cómo se trata la enfermedad renal en niños?

El tratamiento depende del tipo de enfermedad renal que padezca el niño. También depende de la causa de la enfermedad, así como de la progresión del problema. Por ejemplo, si la enfermedad se produce como resultado de la diabetes, una parte del plan de tratamiento incluirá el control de la diabetes, así como tratamientos más tradicionales para la enfermedad renal como diálisis y / o trasplante.

A menudo, en el caso de problemas hereditarios, no se requiere cirugía hasta que los riñones presentan problemas potencialmente mortales. Los niños que nacen con un solo riñón pueden vivir toda su vida sin necesidad de una intervención médica adicional. Es solo cuando ese riñón comienza a mostrar signos de disfunción que se necesita algún tratamiento.

El tratamiento más común para cualquier enfermedad renal es la diálisis. En esto, una máquina realiza la función de los riñones: elimina el exceso de productos de desecho de la sangre y luego bombea la sangre de regreso al cuerpo. Dependiendo de la condición de su hijo, es posible que se requiera diálisis 2-3 veces a la semana. La mayoría de los pacientes en diálisis se incluyen en la lista de trasplantes. Una vez que el riñón de un donante está disponible, se lleva a cabo la cirugía de trasplante.

¿Los niños deben seguir una dieta especial?

Para controlar la enfermedad renal, la dieta del niño debe incluir lo siguiente:

  • Proteína : los niños deben tener cantidades adecuadas de proteína mientras se someten a diálisis porque la máquina a menudo elimina las proteínas del torrente sanguíneo. Ciertos alimentos como pollo, carne, frijoles, leche, yogur, huevos , queso y requesón deben incluirse en la dieta.
  • Sodio : la diálisis también elimina el sodio de la sangre, por lo que la dieta debe compensarlo. Sin embargo, dependiendo de la condición del niño, su equipo médico puede recomendarle que limite la ingesta de sodio. Por lo tanto, agregar sodio a la dieta depende en gran medida de lo que padece el niño. Ciertos alimentos, como productos enlatados, papas fritas, alimentos procesados ​​y galletas saladas, tienen un alto contenido de sodio.
  • Potasio : es esencial mantener los niveles de potasio dentro del rango que su médico le indique. Ciertos alimentos que contienen cantidades bajas de potasio son la piña , los arándanos, las manzanas, el repollo, las fresas, los arándanos y las hojas de mostaza. Los alimentos que contienen altas cantidades de potasio incluyen patatas, plátanos , naranjas, albaricoques, melones, espinacas y tomates.

Conclusión:

Una forma definitiva de diagnosticar la enfermedad renal crónica en los niños es mediante una prueba de proteína albúmina. Esta es una prueba de orina que mide la cantidad de albúmina en la orina. Si su hijo corre el riesgo de tener trastornos renales por cualquier motivo, debe programar esta prueba con la frecuencia que le indique su pediatra. El control de los lípidos y las proteínas en el torrente sanguíneo también puede ayudar a indicar si los riñones están funcionando incorrectamente, razón por la cual los análisis de sangre regulares también son importantes. Recuerde, cuando se trata de enfermedades renales en niños, los síntomas no son los que usted puede identificar. Estas pruebas, por lo tanto, son la única forma de obtener confirmación.

Leave a Comment