Nódulos linfáticos inflamados: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y prevención

Los ganglios linfáticos inflamados (también conocidos como agrandamiento de los ganglios linfáticos) es un signo de infección, inflamación o, a veces, neoplasia. Sin embargo, a menos del 1% de las personas con ganglios linfáticos inflamados se les diagnostica cáncer.

¿Qué son los ganglios linfáticos inflamados?

Los ganglios linfáticos son órganos del sistema inmunológico del tamaño de un guisante y de forma ovalada. Son parte del sistema linfático que filtra la linfa. Están presentes en todo el cuerpo y están conectados a través de vasos linfáticos. Los ganglios, en forma de grupos, generalmente están presentes debajo de la piel a ambos lados del cuello, debajo del mentón, la ingle, la clavícula y las axilas. Los ganglios linfáticos inflamados indican que están luchando contra una infección o enfermedad.

Causas de inflamación de los ganglios linfáticos

Las bacterias, virus u otras sustancias nocivas antes de infectar otras partes del cuerpo son filtradas por los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos contienen linfocitos (un tipo de glóbulo blanco) y macrófagos. Los linfocitos atrapan al patógeno mientras filtran la linfa, mientras que los macrófagos destruyen el patógeno atrapado. Cuando un patógeno ingresa al ganglio linfático, el número de células aumenta y las células inflamatorias se infiltran en los ganglios linfáticos, en respuesta al patógeno que conduce al agrandamiento. Los ganglios linfáticos inflamados pueden localizarse o generalizarse según las causas:

Las condiciones asociadas con la linfadenopatía localizada son:

  • Infecciones del tracto respiratorio superior como resfriado común y faringitis estreptocócica
  • Infección en el oído
  • Influenza (gripe)
  • Amigdalitis (inflamación de las amígdalas)
  • Faringitis (inflamación de la faringe).
  • Enfermedad por arañazo de gato (la enfermedad infecciosa se produce por un arañazo o una mordedura de gato)

Las condiciones que causan linfadenopatía generalizada son:

  • Infección por VIH
  • Lupus eritematoso sistémico (enfermedad inflamatoria autoinmune crónica de los tejidos conectivos)
  • Gonorrea y sífilis (infecciones de transmisión sexual)
  • Artritis reumatoide (enfermedad inflamatoria autoinmune de las articulaciones)
  • Linfoma de Hodgkin (cáncer del sistema linfático)
  • Cánceres metastásicos (cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo)
  • Leucemia (cáncer de médula ósea)
  • Linfoma no Hodgkin (cáncer que comienza en los linfocitos)
  • Tuberculosis
  • Hepatitis B (infección que causa daño hepático)
  • Sarampión (infección viral en niños)
  • Enfermedad de Lyme (enfermedad causada por picaduras de garrapatas)
  • Mononucleosis (infección causada por el virus de Epstein-Barr)
  • Tifoidea (infección bacteriana que causa fiebre)

Síntomas de los ganglios linfáticos inflamados:

El síntoma inicial de los ganglios linfáticos inflamados es sensibilidad o dolor localizado. Dependiendo de la causa subyacente, otros síntomas que se pueden ver son:

  • Fiebre
  • Piel enrojecida o inflamada sobre los ganglios inflamados
  • Dolor de garganta
  • Fatiga
  • Sudores nocturnos
  • Tos
  • Pérdida de apetito
  • Picazón generalizada
  • Pérdida de peso

Factores de riesgo:

Factores como los antecedentes familiares de neoplasias malignas, la exposición a infecciones, las relaciones sexuales sin protección y el tabaquismo pueden aumentar el riesgo de inflamación de los ganglios linfáticos.

Complicaciones:

Los ganglios linfáticos inflamados, si no se tratan, pueden provocar complicaciones como la formación de abscesos (acumulación de pus en los ganglios) y bacteriemia (presencia de bacterias en el torrente sanguíneo).

Diagnóstico:

Se realiza un examen físico para evaluar la ubicación, el tamaño, la sensibilidad y la afectación de otros ganglios linfáticos. Se dice que el ganglio linfático inflamado es anormal si el diámetro es superior a 1 cm. La consistencia de los ganglios linfáticos también es un parámetro para identificar la causa. Los ganglios firmes y gomosos pueden indicar linfoma, mientras que los ganglios duros pueden indicar inflamación crónica o cánceres metastásicos. Se realizan pruebas y procedimientos para un diagnóstico preciso de la afección subyacente. Son:

  • Hemograma completo: da el recuento leucocitario completo y diferencial. El aumento del recuento de linfocitos indica inflamación o infecciones. El aumento del recuento de neutrófilos indica una infección bacteriana. La velocidad de sedimentación globular (VSG) y la proteína C reactiva (PCR) indican infecciones.
  • Pruebas de imágenes: la ecografía, la tomografía computarizada (TC) o las imágenes por resonancia magnética (IRM) pueden detectar el tamaño, la forma y la cantidad de ganglios linfáticos afectados.
  • Biopsia: se realiza una biopsia de los ganglios linfáticos si la afección no se resuelve en un plazo de 3 a 4 semanas. Se prefiere sobre todo en caso de sospecha de cánceres. Se utiliza una aguja fina para obtener la muestra de tejido para su examen en el laboratorio. La muestra se puede obtener mediante cualquiera de los procedimientos, como la aspiración con aguja fina o la biopsia con aguja gruesa.

Tratamiento de los ganglios linfáticos inflamados:

La linfadenopatía localizada, en la mayoría de los casos se resuelve por sí sola en 3 a 4 semanas. Usar una compresa tibia y un descanso adecuado puede aliviar el dolor. El proveedor de atención médica puede recetar medicamentos, si es necesario, según la causa y la salud general. Se pueden recetar antibióticos en caso de infección. Se pueden administrar analgésicos como ibuprofeno y aspirina para reducir el dolor.

La linfadenopatía generalizada siempre se debe a un trastorno subyacente y requiere un tratamiento que dirija la causa. El cáncer se puede tratar mediante cirugía, quimioterapia o radioterapia. Las infecciones de transmisión sexual y los trastornos autoinmunitarios se tratan con medicamentos u otros procedimientos de tratamiento.

Prevención del agrandamiento de los ganglios linfáticos:

No existen medidas precisas para prevenir la inflamación de los ganglios linfáticos, ya que ocurre debido a múltiples causas. Sin embargo, ciertas medidas pueden reducir el riesgo de algunas causas. Son:

  • Quédese en casa cuando esté enfermo para evitar infecciones como el resfriado común.
  • Vacúnese contra la hepatitis y la gripe.
  • Practique sexo seguro para prevenir infecciones de transmisión sexual.

Add a Comment

Your email address will not be published.