Fotosensibilidad: causas, síntomas, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Fotosensibilidad: causas, síntomas, tratamiento y prevención

La sensibilidad al sol (también conocida como fotosensibilidad o alergia al sol) es un término que se usa para describir enfermedades o condiciones de salud que causan erupciones cutáneas cuando se exponen a la luz solar. Puede ser hereditario, inducido o puede ocurrir debido a trastornos autoinmunes subyacentes.

¿Qué es la sensibilidad al sol?

La sensibilidad al sol se refiere a una reacción alérgica y las personas con sensibilidad al sol desarrollan erupciones cuando se exponen al sol. Es diferente a las quemaduras solares. Cualquier persona puede desarrollar quemaduras solares o sarpullido si se expone al sol durante períodos prolongados. Pero en pacientes con sensibilidad al sol, se desencadena una reacción alérgica cuando se exponen al sol incluso por poco tiempo. Los rayos nocivos, como los rayos ultravioleta (UV) del sol, provocan daños en la piel.

Causas de la sensibilidad al sol:

Cuando la piel se expone al sol, la luz ultravioleta que cae sobre la piel desencadena una reacción inmunitaria. El sistema inmunológico libera mediadores inflamatorios en respuesta a la dilatación de los vasos sanguíneos de la piel. Este proceso da como resultado la aparición de erupciones y otros síntomas. La sensibilidad al sol se puede clasificar en diferentes tipos según las causas subyacentes.

Fotodermatosis exógenas: en este tipo, la sensibilidad al sol es inducida por fármacos o productos químicos. Según las causas, la sensibilidad al sol inducida por fármacos se divide en dos tipos:

  1. Fototoxicidad o fotoirritación: es el tipo más común de sensibilidad al sol. Ciertos medicamentos como tetraciclinas, fluoroquinolonas o sulfonamidas pueden volverse tóxicos cuando se exponen al sol. Cuando una persona toma estos medicamentos (ya sea por vía tópica, oral o intravenosa), la reacción alérgica puede desencadenarse en la piel expuesta pocas horas después de la exposición.
  2. Fotoalergia o fotodermatitis: Ciertos cosméticos o productos para el cuidado de la piel, como protectores solares o lociones, contienen alérgenos que desencadenan reacciones alérgicas cuando se exponen a la luz. Hacen que la piel sea más sensible a la luz y provocan la aparición de quemaduras solares o erupciones. A veces, también se ven afectadas áreas de la piel que no están expuestas al sol.

Ciertos alimentos y plantas como las zanahorias, la lima, el perejil y el apio pueden causar fotosensibilidad.

Fotodermatosis primarias : enfermedades como la urticaria solar (erupción por alergia al sol), la erupción por luz polimórfica (erupción cutánea por exposición a la luz ultravioleta) y la erupción primaveral juvenil (erupción cutánea que ocurre en niños y hombres jóvenes al exponerse al sol a principios de la primavera) dan como resultado sensibilidad al sol. Entre estas enfermedades, la erupción lumínica polimórfica (PMLE) es la causa más común de sensibilidad al sol.

Fotodermatosis genética : la sensibilidad al sol puede ser causada por trastornos genéticos como el xerodermapigmentoso y el síndrome de Bloom.

Fotodermatosis metabólica: la sensibilidad al sol se desencadena por trastornos metabólicos como la porfiria (

Dermatosis fotoexacerbadas: trastornos autoinmunes como psoriasis (acumulación de células de la piel en parches anormales), lupus eritematoso sistémico (enfermedad inflamatoria crónica que ataca las articulaciones y la piel), acné rosácea (afección de la piel que causa bultos llenos de pus en la cara) y atópicos. La dermatitis (eccema o inflamación de la piel) puede causar sensibilidad al sol.

Síntomas de la sensibilidad al sol:

Los síntomas de la sensibilidad al sol varían de leves a moderados según la causa y el tipo de piel. Duran de 1 a 7 días y se resuelven por sí solos si se evita una mayor exposición al sol. Los sitios comúnmente afectados son cara, cuello, brazos y piernas. Los síntomas son:

  • Erupción roja o rosa brillante
  • Sensación de picazón o ardor en el sitio afectado
  • Lloro o supuración (exuda un líquido que forma una costra)

La fotoalergia puede provocar síntomas como urticaria, pequeñas ampollas, sarpullido con picazón y descamación de la piel.

Factores de riesgo de la sensibilidad al sol:

Las personas con piel más clara son más propensas a la sensibilidad al sol en comparación con las personas de piel oscura. Otros factores asociados con el riesgo de sensibilidad al sol son:

  • Historia de lupus eritematoso sistémico, psoriasis o rosácea
  • Historia de la porfiria
  • Factores genéticos
  • Uso de medicamentos que sensibilizan la piel a la luz solar como
  • Antibióticos como quinolonas, sulfonamidas y tetraciclinas.
  • Antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos ansiolíticos como alprazolam y clordiazepóxido
  • Diuréticos como furosemida y tiazida
  • Fenotiazinas
  • Agentes antiarrítmicos como amiodarona y quinidina.
  • Antihiperglucémicos como sulfonilureas
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides como ibuprofeno, naproxeno y piroxicam
  • Uso de perfumes, protectores solares o productos para el cuidado de la piel que contengan antibacterianos como clorhexidina y hexaclorofeno.

Diagnóstico:

El proveedor de atención médica examina las erupciones en los sitios afectados y pregunta sobre el historial médico, los medicamentos que tomó o los productos para el cuidado de la piel que se usaron antes de la reacción alérgica. Esta revisión puede ayudar a determinar la causa de la sensibilidad al sol. Las pruebas que se pueden realizar para confirmar el diagnóstico son:

Pruebas fotográficas : la piel se expone a luz ultravioleta artificial para ver rápidamente y qué dosis mínima de luz puede causar erupción. Si la dosis es mínima, se sospecha una enfermedad fotosensible.

Prueba de fotoparche : una sustancia o material que se considera que causa la sensibilidad al sol se pega sobre la piel y se expone a la luz ultravioleta. Si aparece una erupción dentro de las 24 a 48 horas posteriores a la exposición, entonces la prueba se considera positiva para la sensibilidad al sol.

Análisis de sangre : el hemograma completo, la presencia de porfirinas en la sangre y la presencia de anticuerpos antinucleares pueden investigarse obteniendo una muestra de sangre. Estas pruebas se realizan para descartar trastornos subyacentes como la porfiria y el lupus eritematoso sistémico.

Tratamiento de la sensibilidad solar:

El tratamiento para la sensibilidad al sol ayuda a reducir los síntomas y a tratar el trastorno subyacente. Se pueden recetar corticosteroides como la prednisona para reducir la inflamación. La hidroxicloroquina (agente antipalúdico) también puede reducir los síntomas.

Para desensibilizarse de la luz solar, el proveedor de atención médica puede sugerirle que exponga gradualmente la piel a la luz ultravioleta durante períodos de tiempo más cortos. Esta terapia puede tardar varias semanas.

Prevención:

Limitar la exposición a la luz solar y las fuentes artificiales de luz ultravioleta puede ayudar a prevenir la sensibilidad al sol. Otras medidas preventivas son:

  • Quédese adentro y evite la luz solar entre las 10 am y las 4 pm ya que los rayos ultravioleta son muy intensos durante estas horas.
  • Proteja la piel tanto como sea posible con ropa cuando salga al aire libre. Use ropa de manga larga, sombrero de ala ancha y anteojos de sol.
  • Evite los medicamentos o productos conocidos que desencadenan la sensibilidad al sol.
  • Verifique el contenido de los cosméticos o productos para el cuidado de la piel antes de usarlos.

Leave a Comment

%d bloggers like this: