Leucemia: causas, síntomas, factores de riesgo, diagnóstico y tratamientos - Remedios caseros
Salud

Leucemia: causas, síntomas, factores de riesgo, diagnóstico y tratamientos

La leucemia es un cáncer de los glóbulos (glóbulos blancos) o de la médula ósea. La leucemia generalmente afecta a personas mayores de 55 años y también es el tipo común de cáncer en personas menores de 15 años.

La leucemia generalmente ocurre cuando los glóbulos blancos (leucocitos) comienzan a crecer rápida y anormalmente. Los glóbulos blancos son las células inmunitarias que luchan contra los organismos que causan la infección. Los glóbulos blancos anormales se acumulan y pierden la capacidad de luchar contra la infección.

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de los glóbulos blancos (glóbulos). En el ciclo celular normal, las células crecen, se dividen y mueren, pero en la leucemia, este patrón se pierde. Las células tienden a crecer de forma anormal sin morir. La leucemia ocurre cuando hay una disfunción en la regulación del ciclo celular.

Tipos de leucemia:

Según la tasa de crecimiento y el origen del cáncer , la leucemia se divide en cuatro tipos, que son:

Leucemia mieloide aguda (AML):

La leucemia mieloide aguda generalmente afecta el revestimiento mieloide de las células sanguíneas. La AML comienza en la médula ósea (tejido esponjoso y gelatinoso presente en el hueso) y se mueve rápidamente en el torrente sanguíneo y puede extenderse a otras partes del cuerpo.

Leucemia mieloide crónica (LMC):

La leucemia mieloide crónica es un tipo raro de leucemia de progresión lenta que se origina debido a cambios genéticos en las células mieloides (las células que producen células sanguíneas excepto los linfocitos). Suele ocurrir debido a la acumulación de células cancerosas de larga duración.

Leucemia linfocítica aguda (ALL):

La ALL generalmente se desarrolla debido a anomalías en el ADN de la médula ósea. En la leucemia linfocítica aguda, se produce una gran cantidad de linfoblastos (glóbulos inmaduros y anormales) que afectan a los glóbulos blancos. ALL es el tipo común de leucemia en los niños.

Leucemia linfocítica crónica (CLL):

La CLL es un tipo de leucemia que comienza en los glóbulos linfoides y afecta a un tipo de glóbulos blancos. Es posible que la persona no experimente ningún síntoma a medida que la CLL progresa lentamente durante meses y años.

¿Qué causa la leucemia?

Se desconoce la causa exacta de la leucemia. Pero los investigadores creen que la leucemia generalmente ocurre cuando hay daño en el ADN de los glóbulos blancos inmaduros. Las células sanguíneas dañadas crecen y se dividen rápidamente, reemplazando así a las células sanguíneas sanas.

Las células sanguíneas anormales se acumulan en el cuerpo y no mueren e impiden el crecimiento y funcionamiento adecuados de los glóbulos blancos sanos y causan leucemia.

Síntomas de leucemia:

Es posible que la persona no experimente ningún síntoma de inmediato. Se necesitan algunos meses o años para que una persona desarrolle síntomas de leucemia. Los síntomas cambian según el tipo de leucemia. Los síntomas más comunes de la leucemia incluyen:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Sangrado
  • Incapacidad para coagular la sangre rápidamente
  • Infecciones graves y frecuentes.
  • Sudoración excesiva durante la noche.
  • Dolor de huesos
  • Sensibilidad
  • Anemia
  • Dolor de cabeza

Factores de riesgo de leucemia:

Los factores que aumentan el riesgo de leucemia incluyen:

Historia previa de la terapia del cáncer:

Las personas que se han sometido a quimioterapia y radioterapia para tratar otros tipos de cánceres tienen un mayor riesgo de desarrollar leucemia.

Antecedentes familiares de leucemia:

Las personas que tienen antecedentes familiares de leucemia tienen un mayor riesgo de desarrollar leucemia.

Condiciones genéticas:

Los trastornos genéticos se deben a anomalías genéticas, y la persona con alguna afección genética, como el síndrome de Down, tiene un mayor riesgo de leucemia.

Exposición a ciertos químicos:

La exposición prolongada a ciertas sustancias químicas, como la gasolina, el benceno y el escape de los automóviles, provoca ciertos cambios en los cromosomas presentes en las células de la médula ósea y aumenta el riesgo de leucemia.

De fumar:

El humo liberado por el cigarrillo contiene ciertas sustancias químicas, como el benceno, que aumenta el riesgo de leucemia.

Diagnóstico de leucemia:

El médico iniciará el diagnóstico revisando el historial familiar, el historial médico y los signos y síntomas del individuo. Se lleva a cabo una prueba física para evaluar la salud general y para evaluar los signos físicos de la leucemia, como piel pálida debido a la anemia, inflamación de los ganglios linfáticos y agrandamiento del bazo o del hígado.

Una prueba física no es suficiente para confirmar el diagnóstico, por lo que el médico recomienda ciertas pruebas, como:

Análisis de sangre completo:

Se realiza un análisis de sangre completo para evaluar la salud general de la persona. En este procedimiento, se toma una muestra de sangre y se examina para determinar los niveles de glóbulos rojos (RBC), glóbulos blancos (WBC) y plaquetas de la sangre. Cualquier nivel anormal en los componentes sanguíneos sugiere leucemia.

Biopsia:

Una biopsia se realiza tomando una pequeña muestra de tejido de la médula ósea o los ganglios linfáticos, utilizando una aguja esterilizada y se examina con un microscopio. La biopsia se realiza bajo la influencia de un anestésico local, un sedante o un anestésico general. Se usa una biopsia para evaluar el tipo y la tasa de crecimiento de la leucemia.

Aspiración de médula ósea:

La aspiración de médula ósea es un procedimiento de diagnóstico que se utiliza para evaluar el líquido y el tejido presentes en la médula ósea. Este procedimiento se realiza bajo la influencia de anestesia local. En este procedimiento, se toma una muestra de tejidos blandos de los huesos y se examina para detectar cambios cromosómicos. Cualquier anomalía en los cromosomas revela leucemia.

También se realizan otras pruebas, como radiografías de tórax, punción lumbar, tomografía computarizada (tomografía computarizada) y resonancia magnética (resonancia magnética) para evaluar la extensión de la enfermedad.

Tratamiento para la leucemia:

El tratamiento se realiza según la edad, el tipo y la etapa de la leucemia del paciente. El objetivo principal del tratamiento es destruir las células cancerosas y llevar la enfermedad a remisión. Las opciones de tratamiento comunes para la leucemia incluyen:

Quimioterapia:

La quimioterapia es el tratamiento común que usa medicamentos para tratar la leucemia. La terapia con medicamentos se prescribe según el tipo de leucemia.

Radioterapia:

La radioterapia utiliza radiación de alta energía para inhibir el crecimiento de la leucemia. La radioterapia actúa dañando el ADN (material genético presente en la célula), por lo que mata y previene el crecimiento de células cancerosas. La radioterapia también se puede usar en combinación con quimioterapia.

Terapia biológica:

La terapia biológica se puede utilizar con otras terapias contra el cáncer para tratar la leucemia. Esta terapia retarda el crecimiento y previene la diseminación del cáncer a otras partes del cuerpo.

Terapia dirigida:

La terapia dirigida implica el uso de medicamentos que identifican y atacan células cancerosas específicas sin causar mucho daño a las células normales.

Trasplante de células madre:

El trasplante de células madre se realiza para reemplazar la médula ósea enferma con médula ósea nueva. El trasplante de células madre puede implicar el uso de la propia médula ósea del paciente o de otra persona (donante).

Se aconseja a los pacientes que se sometan a quimioterapia o radioterapia para destruir la médula ósea dañada antes de someterse a un trasplante de células madre.

Leave a Comment

%d bloggers like this: