Migraña: causas, síntomas y prevención

La migraña (también conocida como migraña silenciosa ) se caracteriza por un intenso dolor de cabeza, que generalmente ocurre en un lado de la cabeza. A nivel mundial, una de cada siete personas sufre migraña. Su prevalencia es del 14,7% y ocupa el tercer lugar entre las enfermedades más comunes del mundo. La mayoría de las veces comienza en la pubertad y afecta la capacidad para realizar las actividades cotidianas. La migraña se observa principalmente en los grupos de edad entre 25 y 50 años. Se observa predominantemente en mujeres en comparación con hombres.

¿Qué es una migraña?

La migraña es una enfermedad neurológica prevalente que causa dolor de cabeza punzante intenso, generalmente acompañado de efectos secundarios, como náuseas, vómitos y sensibilidad a los sonidos. A veces, las migrañas pueden provocar alteraciones visuales que duran más de una hora. Los ataques de migraña pueden durar de 4 a 72 horas. Los médicos creían que las migrañas se deben a la dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro. Pocas personas experimentan un dolor de cabeza persistente, que puede durar varios días. Las migrañas muestran un gran impacto en la vida familiar, laboral y social de un individuo.

Los tipos más comunes de migraña incluyen:

  • Migraña sin aura
  • Migraña con aura
  • Migraña crónica
  • Migraña retiniana (ocular)
  • Migraña hemipléjica
  • Migraña vestibular

¿Cuáles son las causas de la migraña?

Las migrañas se deben principalmente a la influencia de ciertos cambios fisiológicos, como el ejercicio, el sueño y el hambre. Los investigadores creen que las migrañas se deben a desequilibrios en las sustancias químicas del cerebro, como la serotonina, que regula el dolor en el sistema nervioso. Las personas que padecen trastornos del sistema nervioso central desarrollan episodios de migraña grave.

Los siguientes son los desencadenantes más comunes que causan una migraña:

Cambios hormonales: la mayoría de las mujeres experimentan migrañas debido a las fluctuaciones en los niveles de estrógeno, especialmente durante la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Cambios en el patrón de sueño: permanecer despierto durante muchas horas durante la noche, perder el sueño adecuado o el desfase horario pueden desencadenar los síntomas de una migraña.

Angustia emocional: las migrañas pueden ser causadas por ciertos desencadenantes emocionales, como ansiedad, estrés, conmoción, tensión y depresión.

Abstinencia de cafeína y alcohol: la abstinencia repentina o la reducción de la cantidad de cafeína o el consumo de alcohol que la ingesta regular pueden causar ataques de migraña.

Fuerte estimulación sensorial: los sonidos fuertes, la exposición prolongada a la luz brillante, el humo del cigarrillo y un fuerte olor a perfume y pintura pueden desencadenar migrañas.

Medicamentos: las terapias de reemplazo hormonal y el uso de medicamentos anticonceptivos pueden desencadenar o empeorar las migrañas. Aparte de estos, los vasodilatadores también pueden causar migraña.

Cambios ambientales: cualquier cambio repentino en el clima o la presión barométrica puede ser el posible desencadenante de una migraña.

Cambios en la dieta: Saltarse comidas, ayunar por períodos más prolongados, tener comidas irregulares, consumir grandes cantidades de alimentos salados, con queso o fritos pueden contribuir a un dolor de cabeza por migraña.

Síntomas de migraña:

Los síntomas, la duración y la frecuencia de las migrañas varían de persona a persona. Los síntomas más comunes de una migraña incluyen:

  • Fatiga
  • Náusea
  • Vómitos
  • Rigidez en el cuello
  • Bostezos frecuentes
  • Irritabilidad
  • Estreñimiento
  • Los antojos de alimentos
  • Aumento de la sed
  • Transpiración
  • Falta de concentración
  • Dolor abdominal
  • Diarrea

Aparte de lo anterior, los síntomas de las migrañas con aura incluyen:

  • Sensación de hormigueo o entumecimiento en una mano.
  • Mareos extremos
  • Pérdida de consciencia
  • Dificultad para hablar
  • Problemas de visión

Factores de riesgo de migraña:

Algunos de los factores externos pueden contribuir a la progresión de las migrañas. Los siguientes son algunos de los factores que aumentan el riesgo de desarrollar migrañas:

  • Las personas con antecedentes familiares de migrañas tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección.
  • Los adolescentes tienen más probabilidades de adquirir la enfermedad.
  • El inicio de la menstruación, el embarazo y la menopausia pueden aumentar el riesgo de ataques de migraña.
  • Las mujeres son más propensas al riesgo de ataques de migraña que los hombres.
  • La actividad física extenuante excesiva puede aumentar el riesgo de migrañas
  • Los patrones de sueño alterados a menudo aumentan el riesgo de ataques de migraña.
  • Las personas que padecen trastornos psiquiátricos tienen más probabilidades de desarrollar la afección.

Complicaciones de la migraña:

La mayoría de las personas experimentan migrañas como episodios repetidos de dolor intenso. Algunas de las complicaciones pueden ser graves e incómodas, lo que puede perturbar las tareas del día a día. Las migrañas pueden provocar complicaciones, como:

  • Ciertos medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden desarrollar dolor abdominal, úlceras, sangrado y otras complicaciones.
  • Las personas con ataques frecuentes de migraña tienen el doble de riesgo de sufrir un derrame cerebral
  • Las migrañas pueden aumentar el riesgo de trastornos de salud mental, como el trastorno bipolar, el trastorno maníaco, la depresión mayor , los trastornos por abuso de sustancias y el trastorno de ansiedad general .
  • Tomar dosis altas de medicamentos antidepresivos para tratar las migrañas puede aumentar el riesgo de desarrollar síndrome serotoninérgico.
  • Las migrañas intensas pueden aumentar el riesgo de estado migrañoso (migraña que dura más de tres días)
  • El uso de píldoras anticonceptivas junto con medicamentos para tratar las migrañas puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico.

Diagnóstico de migraña:

El médico evaluaría los síntomas de la migraña y revisaría el historial médico del paciente. El médico le preguntará acerca de los síntomas asociados y analizará el patrón de dolores de cabeza recurrentes. El médico recomendaría las siguientes pruebas para determinar las otras posibles causas que conducen a las migrañas. Las pruebas incluyen:

Análisis de sangre: se extrae una muestra de sangre y se analiza para detectar signos de infecciones. Esto ayuda a identificar si hay algún problema en los vasos sanguíneos, toxinas en el cuerpo y cualquier infección en la médula espinal o el cerebro.

Pruebas de imágenes: el médico recomendaría procedimientos de imágenes, como tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (MRI) para obtener imágenes transversales detalladas del cerebro y los vasos sanguíneos. Estas pruebas de diagnóstico por imágenes ayudan a verificar si hay alguna infección, tumor o daño cerebral.

Una punción lumbar: en este procedimiento, el médico recolectaría una muestra de líquido cefalorraquídeo para verificar la presencia de infecciones o hemorragia cerebral.

Tratamiento de la migraña:

El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas de la migraña y depende de la gravedad y frecuencia del dolor de cabeza. El médico también le recetará medicamentos para prevenir nuevos ataques de migraña. El médico puede recetar medicamentos, como ibuprofeno, paracetamol y otros analgésicos para aliviar los síntomas de la migraña.

Los triptanos y los cornezuelos son los medicamentos específicos que se utilizan para tratar los síntomas de las migrañas. El médico prescribirá medicamentos opioides a los pacientes que no hayan respondido al tratamiento con triptanos y cornezuelos. Los medicamentos contra las náuseas, como la proclorperazina, la clorpromazina y la metoclopramida, son útiles para reducir los síntomas de las náuseas.

Prevención de la migraña:

La prevención implica seguir ciertos remedios caseros y de estilo de vida para aliviar el dolor causado por las migrañas. La prevención de las migrañas se puede lograr siguiendo ciertas medidas de cuidado personal, como:

  • Asegurar una cantidad suficiente de sueño sin interrupciones
  • Manténgase hidratado bebiendo mucha agua y líquidos.
  • Practica ciertos ejercicios de relajación muscular, meditación y yoga.
  • Manténgase alejado de ruidos fuertes y luz brillante.
  • Evite consumir alimentos y aditivos que provoquen migraña.

Add a Comment

Your email address will not be published.