Enfermedades de transmisión sexual: causas y síntomas de las ETS

Las enfermedades de transmisión sexual (también conocidas como enfermedades venéreas o infecciones de transmisión sexual ) son enfermedades infecciosas comunes que se transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual. Las ETS pueden ser enfermedades potencialmente mortales, que son más comunes entre adolescentes y adultos jóvenes. Estas infecciones son transmitidas por más de 30 microorganismos diferentes, que pueden ser bacterias, virus, levaduras o parásitos.

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o Enfermedades Venéreas son las infecciones más comunes que se transmiten de un individuo a otro a través del contacto sexual. La mayoría de las ETS se transmiten durante el sexo vaginal, anal y oral. Las ETS también se pueden transmitir a través de transfusiones de sangre, de madre a bebé durante el embarazo, o mediante agujas sin esterilizar.

Debido a la humedad alrededor del área genital, los microorganismos crecen fácilmente en la piel o las membranas mucosas cerca del área genital. Estos microorganismos pueden propagarse fácilmente a través del semen o las secreciones vaginales durante las relaciones sexuales.

Algunas de las enfermedades de transmisión sexual incluyen:

  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Genital Herpes
  • Clamidia
  • Sífilis
  • Gonorrea
  • Tricomoniasis
  • Virus del papiloma humano (VPH)

¿Cuáles son las causas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)?

Las enfermedades de transmisión sexual son causadas por agentes infecciosos, que pueden ser bacterias, virus, levaduras y otros parásitos. La sífilis, la gonorrea y la clamidia son algunas de las ETS bacterianas, mientras que los virus causan infecciones como el VIH, el VPH, la hepatitis B, las verrugas genitales y el herpes genital. Trichomonas vaginalis es una infección de transmisión sexual causada por un parásito. La candidiasis es una ETS causada por hongos. Algunos de estos agentes infecciosos (microorganismos) también se pueden transmitir sin contacto sexual.

Síntomas de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Los signos y síntomas más comunes de las ETS en las mujeres son:

  • Secreción vaginal
  • Dolor al orinar
  • Dolor durante el coito
  • Ampollas en la zona genital.
  • Manchado o sangrado entre períodos
  • Fuerte olor vaginal
  • Dolor en la zona abdominal inferior
  • Dolor pélvico
  • Erupciones o llagas en el área genital.

A continuación, se enumeran los signos y síntomas más comunes de las ETS en los hombres:

  • Dolor con la eyaculación.
  • Erupciones en el pene o los testículos
  • Ampollas alrededor de los genitales.
  • Picazón en la punta del pene
  • Dolor testicular
  • Dolor al orinar
  • Lesiones o llagas genitales
  • Secreción turbia o sangrado del pene

Factores de riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Los siguientes son los factores que aumentan el riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

  • Sexo sin protección: las personas que tienen relaciones sexuales (sin una barrera) con una pareja infectada son más propensas a las ETS.
  • Uso de drogas: las personas adictas a las drogas tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Varias parejas sexuales: las personas que tienen varias parejas sexuales (relaciones sexuales polígamas) tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades de transmisión sexual.
  • Historial de ETS: las personas con antecedentes de una infección de transmisión sexual son más propensas al riesgo de desarrollar otra ETS.
  • Ciertos medicamentos: algunos de los medicamentos recetados que se usan para tratar la disfunción eréctil, como el sildenafil, el vardenafil y el tadalafil, pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades de transmisión sexual.
  • Personas jóvenes: las personas entre el grupo de edad de 15 a 24 años contraen infecciones de transmisión sexual con mayor facilidad.
  • Píldoras anticonceptivas: las mujeres que usan píldoras anticonceptivas como única fuente de anticoncepción tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Complicaciones de las enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Una infección de transmisión sexual se puede propagar fácilmente y también puede causar ciertas complicaciones a largo plazo. La mayoría de las ETS pueden no causar daños inmediatos a la salud, pero pueden producir síntomas incómodos específicos. Las siguientes son algunas de las posibles complicaciones de las ETS:

  • Daño a los órganos reproductores.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria
  • Aborto espontáneo o embarazo ectópico
  • Cánceres de cuello uterino y recto
  • Artritis
  • Esterilidad
  • Epididimitis (inflamación del epidídimo, una estructura ubicada en la parte posterior de los testículos)
  • Inflamación ocular
  • Enfermedades cardíacas

Diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Para diagnosticar cualquier enfermedad de transmisión sexual, el médico inicialmente realizaría un examen físico y revisaría el historial médico pasado y presente del paciente. La mayoría de las infecciones de transmisión sexual requieren pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. El médico recomendaría las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

  1. Análisis de sangre: un proveedor de atención médica recolectará una muestra de sangre para diagnosticar infecciones de transmisión sexual. Las ETS como la hepatitis, el VIH, el herpes, la sífilis, etc. se pueden identificar con la ayuda de un análisis de sangre.
  2. Pruebas de orina: se recolecta una muestra de orina para confirmar el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual, como herpes, VIH, hepatitis, clamidia, sífilis y gonorrea.
  3. Pruebas con hisopos : en el caso de una paciente, el médico puede usar hisopos vaginales o uretrales para detectar infecciones de transmisión sexual. Los hisopos uretrales también se pueden probar en hombres.
  4. Papanicolaou: una prueba de Papanicolaou ayuda a detectar los primeros signos de cáncer cervical o anal. A la mayoría de las mujeres con infecciones por VPH se les diagnostica cáncer de cuello uterino. Sin embargo, las pruebas de Papanicolaou anormales no necesariamente indican cáncer de cuello uterino o anal. El médico también recomendaría la prueba del VPH para confirmar el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino o anal.
  5. Análisis de fluidos: el médico recomendaría una prueba de análisis de fluidos para los pacientes con llagas genitales activas. Las pruebas de análisis de fluidos de las llagas o secreciones genitales ayudan a diagnosticar algunas de las infecciones de transmisión sexual.

Tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

El diagnóstico temprano y el tratamiento inmediato de las infecciones de transmisión sexual pueden minimizar el riesgo de complicaciones. Según la detección y el tipo de infección de transmisión sexual, el médico recomendaría el siguiente tratamiento:

  • Antibióticos: el médico le recetará antibióticos para tratar las ETS bacterianas y parasitarias, como la gonorrea, la clamidia, la sífilis y la tricomoniasis. Se debe seguir el régimen de tratamiento completo hasta que la infección esté completamente curada. No es aconsejable participar en la actividad sexual hasta que la infección esté completamente curada.
  • Antivirales: las ETS causadas por virus no se pueden curar. Sin embargo, el médico prescribirá medicamentos antivirales para reducir los síntomas de la infección. Los antivirales no pueden reducir el riesgo de transmisión de la enfermedad. Los medicamentos antivirales muestran resultados efectivos cuando el tratamiento se inicia en las primeras etapas de la infección.

Prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS):

Una de las formas ideales de prevenir las enfermedades de transmisión sexual es mantenerse alejado de las actividades sexuales con una persona que tenga síntomas, como llagas genitales, secreción, sarpullido, etc. Algunas de las medidas preventivas de las ETS incluyen:

  • El uso de condones de látex puede disminuir las posibilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual
  • No tenga un contacto sexual bajo la influencia de alcohol o drogas en exceso.
  • Lave siempre la zona genital antes y después de tener contacto sexual.
  • No tenga contacto sexual con múltiples parejas.
  • No comparta toallas ni ropa interior con otras personas.
  • Obtenga vacunas a tiempo contra la hepatitis B y el virus del papiloma humano (VPH)

Add a Comment

Your email address will not be published.