Lepra enfermedad de Hansen causas síntomas tratamiento prevención - Remedios caseros
infección

Lepra enfermedad de Hansen causas síntomas tratamiento prevención

La lepra, también conocida como enfermedad de Hansen (HD), es una infección a largo plazo de los gérmenes Mycobacterium leprae o Mycobacterium lepromatosis. Inicialmente, las infecciones carecen de síntomas y generalmente permanecen así durante 5 a 20 años. Los síntomas que se desarrollan incluyen granulomas de los nervios, vías respiratorias, piel y ojos. Esto puede llevar a una falta de capacidad para sentir dolor, por lo tanto, pérdida de partes de las extremidades debido a lesiones repetidas o infección debido a heridas inadvertidas. La debilidad y la visión deficiente también pueden estar presentes.

Comprensión de la lepra

La lepra se propaga entre las personas. Se cree que esto ocurre a través de la tos o el contacto con el líquido de la nariz de una persona infectada. La lepra ocurre más típicamente entre quienes residen en condiciones difíciles. Contrariamente a la creencia popular, no es muy contagioso. Los dos tipos principales de enfermedad se basan en la cantidad de bacterias presentes: paucibacilar y multibacilar. Los dos tipos se diferencian por el número de parches cutáneos adormecidos y de color deficiente, con paucibacilar con cinco o menos y multibacilar con más de 5. El diagnóstico se valida mediante el descubrimiento de bacilos ácido-alcohol resistentes en una biopsia de la piel o al encontrar el ADN que usa el efecto dominó de la polimerasa.

La lepra es curable con un tratamiento llamado terapia multimedicamentosa. El tratamiento para la lepra paucibacilar es con los medicamentos dapsona y rifampicina durante seis meses. El tratamiento para la lepra multibacilar consiste en rifampicina, dapsona y clofazimina durante 12 meses. También se puede usar una variedad de otros antibióticos. Estos tratamientos son provistos totalmente gratis por la Organización Mundial de la Salud. En todo el mundo en 2012, el número de casos crónicos de lepra fue de 189,000, por debajo de los 5,2 millones en los años ochenta. El número de casos nuevos fue de 230,000. Muchos casos nuevos ocurren en 16 países, y la India representa más de la mitad. En los últimos 20 años, 16 millones de personas en todo el mundo han sido tratadas con lepra. Aproximadamente 200 casos se informan por año en los Estados Unidos.

La lepra ha afectado a la humanidad durante incontables años. La enfermedad toma su nombre de la palabra griega lepra, mientras que el término “enfermedad de Hansen” se llama después del doctor Gerhard Armauer Hansen. Separar a las personas poniéndolas en nidos de leprosos todavía ocurre en lugares como India, China y África. Sin embargo, muchos nidos se han cerrado, dado que la lepra no es extremadamente contagiosa. La preconcepción social se ha relacionado con la lepra durante gran parte de la historia, que sigue siendo una barrera para el autoinforme y el tratamiento temprano. Algunos consideran ofensiva la palabra “leproso” y prefieren la expresión “persona afectada por lepra”. Se clasifica como una enfermedad tropical pasada por alto. El Día Mundial de la Lepra se inició en 1954 para concienciar a los afectados por la lepra.

Síntomas

La lepra es principalmente una enfermedad granulomatosa de los nervios periféricos y la mucosa del tracto respiratorio superior; llagas en la piel (parches claros u oscuros) son el signo externo principal. Si no recibe tratamiento, la lepra puede avanzar y causar daños a largo plazo en la piel, los nervios, las extremidades y los ojos. [18] [19] Las infecciones secundarias, a su vez, pueden provocar pérdida de tejido, provocando que los dedos de las manos y los pies se reduzcan y deformen, a medida que el cartílago ingresa al cuerpo.

Causas

M. Leprae y M. lepromatosis

M. leprae y M. lepromatosis son los agentes causantes de la lepra. M. lepromatosis es una micobacteria razonablemente recientemente reconocida aislada de un caso mortal de lepra diseminada lepromatosa en 2008. Una bacteria intracelular, acidorresistente, M. leprae es aeróbica y con forma de bastón, y está rodeada por la calidad de revestimiento de la membrana celular cérea de el género Mycobacterium. Debido a la pérdida sustancial de genes necesarios para el crecimiento independiente, M. leprae y M. lepromatosis son patógenos intracelulares obligados, e inculturables en el laboratorio, un factor que causa problemas para reconocer definitivamente al organismo bajo una interpretación rigurosa de los postulados de Koch. Hacer uso de estrategias no basadas en el cultivo como los genes moleculares ha permitido el establecimiento alternativo de la causalidad.

Si bien los organismos causantes hasta ahora han sido imposibles de cultivar in vitro, en realidad ha sido posible cultivarlos en animales como ratones y armadillos. La infección natural también ha sido reportada en primates no humanos, incluyendo el chimpancé africano, mangabey hollín y macaco cynomolgus, además de en armadillos y ardillas rojas. Se descubrió que las ardillas rojas (Sciurus vulgaris) – una especie amenazada – en Inglaterra tenían lepra en noviembre de 2016. Sin embargo, ningún caso de ardilla se ha propagado a un ser humano durante cientos de años.

Factores de riesgo

El mayor aspecto de riesgo para establecer la lepra es el contacto con otro caso de lepra. Los contactos de personas con lepra tienen entre 5 y 8 veces más probabilidades de desarrollar lepra que los miembros de la población general. La lepra también ocurre más comúnmente entre los que viven en la pobreza. Otros factores de riesgo son mal entendidos. Sin embargo, las condiciones que disminuyen la función inmune, como la mala nutrición, otras enfermedades o las diferencias genéticas del huésped, pueden aumentar el riesgo de establecer la lepra. Independientemente de esto, la infección con VIH no parece aumentar el riesgo de desarrollar lepra.

Transmisión

La transmisión de la lepra se produce durante el contacto cercano con las personas infectadas. Se propone que la transmisión sea mediante cuentas nasales, sin embargo, persisten muchas preocupaciones sobre su modo de transmisión y salud pública. No se sabe si la lepra se transfiere sexualmente o es altamente transmisible. Las personas generalmente ya no son transmisibles después del primer mes de terapia básica con medicamentos múltiples. La lepra también podría ser enviada a los seres humanos por armadillos.

Dos vías de salida de M. leprae del cuerpo humano frecuentemente explicadas son la piel y la mucosa nasal, aunque su valor relativo no está claro. Los casos lepromatosos muestran un gran número de organismos en las profundidades de la dermis; sin embargo, es dudoso si alcanzan la superficie de la piel en cantidades adecuadas. La piel y el tracto respiratorio superior son probablemente la ruta de entrada. Mientras que un estudio de investigación más antiguo se ocupó del camino de la piel, un estudio de investigación reciente ha preferido progresivamente la vía respiratoria. Se logró la transmisión especulativa de la lepra a través de aerosoles que contienen M. leprae en ratones inmunosuprimidos, sugiriendo una posibilidad comparable en humanos.

Diagnóstico

Según la Organización Mundial de la Salud, el diagnóstico médico en áreas donde las personas se infectan con frecuencia se basa en uno de estos signos principales:

  • Lesión cutánea compatible con lepra y con pérdida sensorial garantizada
  • Frotis favorables en la piel

Las lesiones cutáneas pueden ser únicas o múltiples, y normalmente hipopigmentadas, aunque periódicamente rojizas o de color cobre. Las lesiones pueden ser máculas (planas), pápulas (elevadas) o nodulares. La pérdida sensorial en la lesión de la piel es importante debido al hecho de que esta característica puede ayudar a diferenciarla de otras causas de llagas en la piel como la tiña versicolor. Los nervios engrosados ​​están relacionados con la lepra y pueden acompañarse de pérdida de sensibilidad o debilidad muscular. Sin embargo, sin el dolor específico de la piel y la pérdida sensorial, se descarta la debilidad muscular como un signo confiable de lepra. En algunos casos, los bacilos leprosos acidorresistentes en los frotis cutáneos se consideran diagnósticos; sin embargo, el diagnóstico es clínico. El diagnóstico en áreas donde la enfermedad es inusual, como los Estados Unidos, se pospone con frecuencia debido a que los médicos desconocen la lepra y sus síntomas. El diagnóstico precoz y el tratamiento previenen la afectación nerviosa, la marca registrada de la lepra y la discapacidad que causa.

Se conocen muchos tipos de lepra, sin embargo, algunos síntomas prevalecen, como secreción nasal, cuero cabelludo seco, problemas oculares, llagas en la piel, músculos debilidad, piel rojiza, engrosamiento liso, brillante y difuso de la piel, el oído y la mano de la cara, pérdida de sensibilidad en dedos de manos y pies, engrosamiento de los nervios periféricos y nariz chata debido al daño del cartílago nasal. Además, la fonación y la resonancia del sonido tienen lugar durante el habla. A menudo, se produce la atrofia de los testículos con impotencia resultante.

Prevención de la lepra

La detección temprana de la enfermedad es esencial, ya que el daño físico y neurológico puede ser irreparable, incluso si está curado. Los medicamentos pueden reducir el riesgo de que las personas con lepra adquieran la enfermedad y probablemente aquellos con quienes las personas con lepra entren en contacto fuera del hogar. Sin embargo, se conocen las preocupaciones sobre la resistencia, el costo y la revelación del estado de infección de una persona al hacer el seguimiento de los contactos. Por lo tanto, la OMS sugiere que las personas que residen en el mismo hogar sean examinadas para detectar la lepra y ser atendidas solo si los síntomas están presentes.

La vacuna Bacillus Calmette-Guérin (BCG) proporciona una cantidad variable de protección contra la lepra además de su objetivo de tuberculosis. [48] Parece 26 a 41% de efectividad (basado en ensayos regulados) y aproximadamente 60% de eficiencia en base a estudios de investigación observacionales con dos dosis que posiblemente funcionen mucho mejor que uno. Se está desarrollando una vacuna más efectiva.

Tratamiento para Lepra

Se ofrece una variedad de agentes leprostáticos para el tratamiento. Para casos paucibacilares (PB o tuberculoides), se recomienda el tratamiento con dapsona diaria y rifampicina mensual regular durante 6 meses. Mientras que para los casos multibacilares (MB o lepromatosos), se recomienda el tratamiento diario con dapsona y clofazimina, además de la rifampicina mensual regular durante 12 meses. La terapia multimedicamentosa (MDT) se mantiene altamente efectiva y las personas no son contagiosas después de la primera dosis de mes a mes. Es seguro y fácil de usar en condiciones de campo debido a su discusión en blisters de calendario. Las tasas de regresión son bajas y no se observa resistencia a los fármacos combinados.

Leave a Comment

%d bloggers like this: