Lesión de isquiotibiales: causas, síntomas, factores de riesgo, complicaciones, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Lesión de isquiotibiales: causas, síntomas, factores de riesgo, complicaciones, tratamiento y prevención

El tendón de la corva es un músculo grande en la parte posterior del muslo. Ayuda a doblar la pierna en la articulación de la rodilla. La lesión de los isquiotibiales (también conocida como distensión de los isquiotibiales) es una lesión común en las piernas de los atletas.

Algunos de los síntomas comunes de la lesión de los músculos isquiotibiales incluyen dolor intenso en la parte posterior del muslo y dificultad para realizar movimientos como doblar la rodilla. El tratamiento consiste principalmente en reposo y aplicación de hielo. Rara vez se considera la cirugía como tratamiento.

¿Qué es la lesión de los isquiotibiales?

Un tirón o una lesión en el músculo de la parte posterior del muslo se denomina lesión de los isquiotibiales. El tendón de la corva es un músculo voluminoso que se extiende desde las nalgas hasta la articulación de la rodilla en la parte posterior del muslo. Se encarga de enderezar la pierna a la altura de la cadera y doblar la rodilla.

La distensión de los músculos isquiotibiales se clasifica en diferentes grados, que son:

  • Grado 1: tirón o distensión muscular leve
  • Grado 2: desgarro muscular parcial
  • Grado 3: un desgarro muscular completo

El tiempo de recuperación de una lesión en el tendón de la corva depende del grado de la lesión. La lesión de grado 1 se cura rápidamente, pero otros grados (grado 2 y 3) de lesiones pueden recuperarse gradualmente (unas pocas semanas o meses).

En casos graves de lesión de los isquiotibiales, el músculo se desgarra por completo y tira de un trozo de hueso con ellos. Estas lesiones se denominan lesiones por avulsión.

¿Qué causa la lesión de los isquiotibiales?

La lesión de los isquiotibiales se produce principalmente debido al estiramiento excesivo de los músculos en actividades específicas como correr y saltar. Algunos de los factores comunes que causan distensión de los músculos isquiotibiales incluyen:

  • Aumento repentino de la carga muscular : sobrecarga repentina del músculo isquiotibial durante actividades deportivas como carreras de velocidad (correr una distancia corta durante un tiempo limitado para alcanzar el objetivo).
  • Lesiones deportivas : estiramiento excesivo de los músculos al practicar ciertos deportes como el fútbol.
  • Eventos traumáticos : cualquier lesión grave en la columna o las articulaciones de la cadera durante un accidente.

¿Cuáles son los factores de riesgo de lesión de los isquiotibiales?

Varios factores pueden aumentar el riesgo de lesión de los músculos isquiotibiales. Algunos de ellos se enumeran a continuación:

  • Edad : la lesión de los isquiotibiales se observa comúnmente en pacientes mayores, porque los músculos tienden a debilitarse con la edad. Esta debilidad puede deberse a afecciones subyacentes como la osteoartritis de la rodilla. El riesgo de aparición de lesiones en los isquiotibiales aumenta con los músculos isquiotibiales más débiles.
  • Músculos débiles : un músculo débil es más propenso a sufrir lesiones. Los músculos de los isquiotibiales pueden debilitarse si no se recuperaron por completo de una distensión anterior de los isquiotibiales.
  • Rigidez muscular : No hay ejercicios regulares de calentamiento o estiramiento, se establece en tensión muscular, en deportistas. La tensión de los músculos los hace menos eficientes y más propensos a sufrir lesiones.
  • Desequilibrio muscular : la articulación de la rodilla está rodeada por dos grupos principales de músculos, los cuádriceps, en la parte delantera del muslo y los isquiotibiales, en la parte posterior del muslo. Estos grupos de músculos trabajan en coordinación para permitir los movimientos normales en la articulación de la rodilla. Si un grupo de músculos es más débil que el otro, aumenta el riesgo de lesión de los músculos debilitados. En la articulación de la rodilla, por lo general, los cuádriceps son más fuertes que los isquiotibiales y esto hace que los isquiotibiales sean más susceptibles a las lesiones.
  • Fatiga muscular: las actividades físicas repetidas, continuas y extenuantes que involucran las rodillas hacen que los isquiotibiales estén extremadamente fatigados. Esto reduce la eficiencia del músculo para realizar una actividad física intensa y lo hace propenso a sufrir lesiones.
  • Actividades deportivas : deportes como correr y baloncesto implican saltos repentinos y mucha presión en las piernas y las hacen propensas a sufrir lesiones musculares.

¿Cuáles son las complicaciones de la lesión de los isquiotibiales?

Las complicaciones asociadas con la lesión de los músculos isquiotibiales varían, según su aparición (aparición temprana o tardía de las complicaciones). Algunas de las complicaciones comunes incluyen:

  • Trombosis venosa profunda: el daño a los músculos isquiotibiales debido a un traumatismo también puede conducir a la formación de un coágulo de sangre en la pierna. Este coágulo puede impedir la circulación en las venas que irrigan la parte inferior de las piernas y causar trombosis venosa profunda (TVP).
  • Síndrome compartimental agudo: el sangrado debido a una lesión en el tendón de la corva aumentaría LA presión en la región del muslo comprimiendo así los principales nervios y vasos sanguíneos que pasan por la parte posterior del muslo. Ésta es una condición de emergencia.
  • Lesiones repetidas: se observa principalmente en aquellas personas que tienen debilidad muscular persistente después de recuperarse de una lesión o cirugía previa en los isquiotibiales. También es común en atletas que regresan temprano a los deportes sin una recuperación completa.
  • Miositis osificante: la recuperación de una lesión grave de los músculos isquiotibiales puede implicar la formación de tejidos óseos en la región afectada, esta condición se denomina miositis osificante. Es una de las complicaciones más comunes, en caso de lesión de los isquiotibiales.

¿Cuál es el diagnóstico de lesión de isquiotibiales?

El diagnóstico precoz de las lesiones de los músculos isquiotibiales es fundamental para evitar más daños en la pierna (o la rodilla). El diagnóstico incluye:

Evaluación clinica:

El examen físico permite observar la hinchazón detrás del muslo y comprobar si el área está sensible. También incluye una evaluación de la fuerza muscular de los isquiotibiales.

Junto con esto, se realiza un historial médico completo para comprender el tipo de lesión y la gravedad de la lesión.

Ultrasonido:

En esta prueba, se pasan ondas ultrasónicas a través del muslo afectado para observar cualquier hallazgo anormal, como hinchazón de los tejidos internos (edema).

Exploraciones por imágenes de resonancia magnética (IRM):

Durante esta exploración, se pasan una serie de campos magnéticos y ondas de radio a través del cuerpo del paciente para obtener una imagen detallada de la pierna. Ayuda a ver las lesiones musculares más profundas con mayor precisión.

¿Cuál es el tratamiento para la lesión de isquiotibiales?

El tratamiento de las lesiones de los músculos isquiotibiales no requiere cirugía en la mayoría de los casos. El tratamiento tiene como objetivo hacer que el paciente vuelva a sus actividades diarias, lo antes posible, y prevenir la recurrencia repetida de la tensión muscular.

Manejo no quirúrgico:

Se recomienda el protocolo RICE (reposo, hielo, compresión y elevación) para la mayoría de las lesiones musculares. Incluye:

  • Descanso : el paciente debe descansar absteniéndose de realizar cualquier actividad física que cause presión sobre el músculo isquiotibial. Los médicos también pueden recomendar muletas para caminar para evitar ejercer peso sobre la pierna afectada.
  • Hielo: la aplicación de hielo o terapia fría ayuda a reducir el dolor y la hinchazón asociados con la lesión de los isquiotibiales. Las compresas de hielo deben aplicarse cada 2-3 horas, durante al menos 15 minutos, desde el momento de la lesión hasta que el dolor desaparezca.
  • Compresión: aplicación de una venda de compresión o elástica alrededor del muslo afectado, para reducir la hinchazón y restringir el movimiento adicional de la pierna.
  • Elevación: La pierna afectada debe elevarse por encima del nivel del corazón para reducir la hinchazón y drenar el líquido acumulado hacia el centro del cuerpo.

Administración medica:

Los medicamentos como el ibuprofeno o el acetaminofeno son útiles para tratar el dolor asociado con una lesión muscular.

Manejo de fisioterapia:

Las sesiones de fisioterapia comienzan una vez que el dolor y la hinchazón desaparecen. Incluye:

  • Ejercicios de estiramiento : estos ejercicios se recomiendan inicialmente para mejorar la flexibilidad del músculo.
  • Ejercicios de fortalecimiento: una vez que el paciente gana (rango completo de) movimientos en la pierna afectada, se prescriben ejercicios de fortalecimiento para desarrollar la fuerza muscular.

Manejo quirúrgico:

La cirugía se recomienda solo en pacientes con una lesión muscular grave o de grado 3 y en los casos en que haya un desprendimiento del fragmento óseo junto con un desgarro muscular.

Los médicos tratan el desgarro completo del músculo cosiendo las fibras musculares para restaurar la estructura muscular.

En pacientes con desprendimiento de hueso (lesión por avulsión), el músculo isquiotibial se retira a su lugar original y el tendón se vuelve a unir al hueso.

En la etapa aguda de la recuperación de la cirugía, los pacientes deben descansar la pierna para evitar una carga inmediata sobre el tendón reparado. Se recomienda el uso de muletas para evitar el apoyo de peso sobre la pierna operada durante 3-4 semanas después de la cirugía.

También se recomienda fisioterapia posquirúrgica para mejorar la fuerza muscular y el rango de movimiento de la articulación de la cadera y la rodilla.

¿Cómo se pueden prevenir las lesiones de los isquiotibiales?

La prevención de la lesión de los isquiotibiales es posible tomando las siguientes medidas:

  • Involucrar a los atletas en un programa de calentamiento regular con o sin un horario del evento deportivo.
  • Evitar actividades físicas extenuantes con músculos tensos en las piernas.
  • Practicar yoga, para mejorar la flexibilidad general de los músculos.
  • Evitarse de un deporte o juego hasta la completa recuperación de un desgarro muscular.
  • Practicar ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento para reducir las lesiones musculares.

Las lesiones de los isquiotibiales son frecuentes, pero el diagnóstico rápido y el tratamiento adecuado ayudan en el pronóstico temprano de los pacientes.

Leave a Comment

%d bloggers like this: