Los peligros de la mutilación genital femenina - Remedios caseros
Salud

Los peligros de la mutilación genital femenina

La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica espantosa que todavía prevalece hoy en más de 30 países de todo el mundo. Con más de 200 millones de mujeres y niñas que han sido cortadas en los últimos tiempos, las estimaciones sugieren que si la práctica continúa al ritmo actual, más de 68 millones de mujeres serán cortadas entre 2018 y 2030. De hecho, solo en 2015, 3,9 millones de mujeres fueron mutilados. Una fuerte violación de los derechos humanos, la mutilación genital femenina se lleva a cabo en niñas en cualquier momento entre la infancia y los 15 años de edad, aunque esto puede diferir de un país a otro. En este artículo, exploraremos qué es la mutilación genital femenina, si es frecuente en la India y los peligros que representa para la salud de las mujeres.

¿Qué es la mutilación genital femenina?

Cualquier procedimiento que tenga como objetivo extirpar deliberadamente los genitales externos femeninos (ya sea parcialmente en su totalidad) cae bajo el paraguas de la MGF. La práctica a menudo se lleva a cabo debido a normas religiosas o sociales, y no tiene ninguna relación con la salud. En tales sociedades, la mutilación genital se considera un rito de iniciación y una parte esencial de la crianza de una niña. Motivado por el control social sobre los comportamientos sexuales, este proceso tiene como objetivo disminuir la libido de las mujeres y generar un miedo ilícito al contacto sexual debido a las altas expectativas de dolor. En otras palabras, el proceso se lleva a cabo principalmente para prevenir asuntos prematrimoniales y extramatrimoniales.

¿Cómo se realiza la mutilación genital femenina?

El proceso de mutilación genital varía de una región a otra y depende en gran medida de lo que las sociedades creen que es “limpio” y “femenino”. Hay 4 tipos principales de mutilación genital femenina que se llevan a cabo comúnmente:

Tipo 1: Clitoridectomía

En este tipo de mutilación genital femenina, un circuncisor tradicional o un médico capacitado extraerá el clítoris de la mujer. En casos raros, solo pueden quitar la piel alrededor del clítoris. Este procedimiento se lleva a cabo para disminuir el alcance de cualquier placer sexual, reduciendo así las posibilidades de que una mujer tenga relaciones sexuales prematrimoniales o extramatrimoniales.

Tipo 2: Escisión

En este tipo de MGF, un circuncisor tradicional o un médico capacitado extirparán el clítoris y los labios menores. En algunos casos, también pueden extirpar los labios mayores (los pliegues externos de la vulva). Además, en algunas regiones, el clítoris solo se elimina parcialmente, mientras que los labios menores se cortan en su totalidad.

Tipo 3: Infibulación

En este tipo de MGF, un circuncisor tradicional o un médico capacitado reducirá el ancho de la abertura vaginal creando un sello artificial sobre la vagina. Este sello se hace a partir de los labios menores y mayores, luego de que se cortan y se reestructuran sobre la abertura vaginal. Los cirujanos o los médicos también pueden usar puntos de sutura para sellar aún más la abertura. Se cree que el miedo y el dolor consecuente de la penetración después de someterse a este procedimiento hacen que las mujeres sean menos propensas a ser promiscuas.

Tipo 4: Daño misceláneo

Cualquier otro procedimiento no médico, como raspado, pinchazo y cauterización de los genitales, se incluye en esta categoría.

Es importante señalar que estos trámites se llevan a cabo de forma contundente, y las mujeres que se someten a ellos no siempre protestan contra ellos, por miedo al estigma social.

Mutilación genital femenina en India:

Si bien la mutilación genital femenina se asocia comúnmente con los países africanos y del Medio Oriente, muchas personas no saben qué tan extendida está la práctica en la India. Conocida como Khafz o Khatna , la práctica se lleva a cabo en Kerala, Gujarat, Madhya Pradesh, Maharashtra y Rajasthan. En India, la práctica se lleva a cabo en niñas de 6 a 7 años. El procedimiento predominante en el país es la clitoridectomía, con menos casos de escisión e infibulación.

En la India, hay muy pocos estudios realizados sobre la prevalencia de FMG, por lo que su existencia a menudo sorprende a la mayoría de las personas. En un estudio realizado por We Speak Out , el 73% de los encuestados de la comunidad Bohra habían sido sometidos a este procedimiento, y el 34% de ellos informaron que el procedimiento tuvo efectos adversos en su vida sexual. Si bien los abogados plantearon la cuestión a la Corte Suprema de India en 2017, organismos prominentes como el Ministerio de Desarrollo de la Mujer y el Niño declararon que no había pruebas oficiales sobre la existencia de la práctica en India. De hecho, la primera vez que se planteó este problema en la ONU fue en 2017, lo que demuestra que la mayoría de las personas desconocen que esta práctica es una práctica constante entre ciertas comunidades del país.

Los peligros de la mutilación genital femenina:

Aunque los líderes religiosos y sociales pueden hacer creer a sus ciudadanos que la mutilación genital femenina ofrece una variedad de beneficios para la mujer, esto no es cierto. No hay beneficios para la salud asociados con esta práctica. Por el contrario, las mujeres corren el riesgo de sufrir diversos problemas de salud. Algunos de estos incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Hinchazón
  • Dolor severo
  • Sangrado excesivo en los tejidos.
  • Infecciones, incluidas las mortales como el tétanos
  • Problemas urinarios
  • Muerte
  • Choque
  • Lesión a los tejidos genitales circundantes

Además, otras consecuencias graves de la mutilación genital femenina incluyen:

  • Problemas sexuales como dolor durante las relaciones sexuales y disminución del placer sexual
  • Mayor riesgo de infecciones urinarias recurrentes y problemas urinarios
  • Formación de cicatrices y tejido queloide.
  • Problemas menstruales que incluyen períodos dolorosos e incapacidad para excretar el flujo menstrual
  • Mayor riesgo de tener que someterse a una cesárea o sufrir una hemorragia después del parto.
  • Mayor riesgo de problemas prenatales como reanimación infantil y mortinatos
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Desórdenes de ansiedad
  • Depresión

Como la infibulación se sigue con una segunda cirugía para abrir el sello creado en la vagina, pone a las mujeres en riesgo de infecciones, fiebre, envenenamiento de la sangre, relaciones sexuales dolorosas y disfunción sexual. En ciertas regiones, el tejido se vuelve a coser una vez que la mujer da a luz, dando lugar a múltiples incidentes de infibulación y riesgo repetido de infección, sepsis y muerte.

Leave a Comment

%d bloggers like this: