Mialgia: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento, primeros auxilios y prevención

Casi todas las personas pueden haber experimentado dolor o malestar muscular durante algún momento de su vida. La mialgia es un término médico que se utiliza para describir el dolor y el malestar muscular. Es un síntoma común de una lesión o de una amplia gama de trastornos musculares. El dolor muscular puede limitar la capacidad para realizar actividades cotidianas, como levantar cosas y subir escaleras.

¿Qué es la mialgia?

La mialgia, o dolor muscular, es el síntoma más común de muchas enfermedades subyacentes. Un dolor muscular puede ser un dolor profundo, sordo o agudo, que puede ocurrir debido a infecciones, afecciones inflamatorias y el uso de ciertos medicamentos. El dolor puede limitarse a una parte específica del cuerpo o a todo el cuerpo.

Muy a menudo, las mialgias se acompañan de dolor en las articulaciones, que puede provocar fatiga. La mialgia o el dolor muscular pueden desaparecer en poco tiempo o pueden persistir durante meses. Puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, como el cuello, las manos, la espalda e incluso las piernas. Un dolor muscular que se produce en todo el cuerpo puede indicar una infección o una enfermedad subyacente.

¿Cuáles son las causas de la mialgia?

En la mayoría de los casos, los dolores musculares son el resultado de tensión, esfuerzo excesivo o actividad física. Las causas comunes de dolor muscular incluyen:

  • Estrés: el estrés extremo dificulta que el cuerpo luche contra la inflamación o infección, lo que resulta en dolor muscular. El estrés puede causar síntomas, como dolores de cabeza, palpitaciones, dolor de pecho e hipertensión arterial . Además, el estrés crónico hace que los músculos permanezcan en un estado constante de tensión, provocando dolores musculares.
  • Deshidratación: el agua juega un papel clave en la realización de funciones corporales esenciales. La falta de suficiente agua dificulta el desempeño de funciones como la respiración y la digestión. Una persona deshidratada experimentaría mialgia o dolores musculares.
  • Actividad física excesiva: hacer ejercicios físicos intensos puede provocar rigidez y dolor en los músculos. Una persona que no realiza los ejercicios de calentamiento o estiramiento adecuados antes de hacer ejercicio es más susceptible a los dolores musculares.
  • Afecciones médicas: algunos de los problemas médicos, como infecciones, afecciones hereditarias y ciertas enfermedades, pueden causar dolores musculares. Las condiciones comunes que resultan en mialgias incluyen:
    • Lupus
    • Fibromialgia
    • Artritis
    • Anemia
    • Influenza
    • Esclerosis múltiple
    • Neumonía
    • Síndrome de fatiga crónica
    • enfermedad de Lyme
    • Mononucleosis
    • Dermatomiositis
  • Trastornos del sueño: la falta de un descanso adecuado para el cuerpo y el sueño insuficiente pueden hacer que una persona se sienta perezosa y aburrida. Los trastornos del sueño pueden provocar dolores musculares, especialmente al realizar las actividades cotidianas.
  • Lesión: un esguince o una distensión resultante de una lesión puede causar dolor e incomodidad muscular importantes. Además, la zona afectada del cuerpo se vuelve rígida, lo que puede provocar tirones o dolor muscular.
  • Deficiencias nutricionales: una nutrición o una dieta inadecuadas pueden provocar dolores musculares. La vitamina D juega un papel destacado para garantizar la función muscular adecuada. Además, la deficiencia de vitamina D puede provocar hipocalcemia (niveles bajos de calcio en sangre), que puede afectar los huesos y los músculos.
  • Problemas de tiroides: una enfermedad tiroidea subyacente ( hipertiroidismo o hipotiroidismo) puede causar dolor, malestar y debilidad muscular. Las personas con problemas de tiroides experimentan síntomas musculares, como calambres y rigidez.

Los síntomas de la mialgia:

Los síntomas más comunes asociados con dolores musculares y malestar en los músculos incluyen:

  • Fiebre
  • Mareo
  • Enrojecimiento e hinchazón en el área afectada.
  • Dolor o sensibilidad del músculo lesionado.
  • Fatiga extrema
  • Rigidez de las articulaciones en el área afectada.

Algunos de los síntomas graves, como fiebre alta, dificultad para respirar, tensión extrema o estrés, requieren atención médica inmediata.

Diagnóstico:

Para diagnosticar la mialgia, el médico revisará los síntomas junto con el historial médico presente y pasado. Además, el médico controlará el dolor y la sensibilidad en la parte afectada del cuerpo. Si los síntomas de la mialgia persisten durante un período prolongado, el médico recomienda procedimientos de imágenes, como un examen de rayos X, una tomografía computarizada (TC) y una exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM).

Tratamiento de la mialgia:

El tratamiento de la mialgia tiene como objetivo aliviar los síntomas y reducir los dolores musculares. Dependiendo de la causa subyacente de la mialgia, el médico recomendaría las siguientes opciones de tratamiento para aliviar el dolor muscular:

Intervención medica:

  • Los corticosteroides pueden ayudar a reducir la hinchazón o la inflamación en el área afectada.
  • Se recetan antibióticos si una infección subyacente es la causa del dolor muscular.
  • Los medicamentos, como la venlafaxina, pueden ayudar a disminuir los síntomas depresivos debidos al dolor muscular.

Manejo del dolor muscular:

  • Los baños de agua tibia ayudan a aliviar el dolor muscular general.
  • Coloque una compresa tibia en el área afectada para aliviar la incomodidad del dolor muscular.
  • Practique ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular de leves a moderados para aliviar el dolor muscular.

Las siguientes son las medidas de seguridad hasta que el dolor muscular se reduzca por completo:

  • No se entregue a actividades de alto impacto que tensen el músculo.
  • Asegúrese de descansar lo suficiente.
  • Evite levantar objetos pesados ​​hasta que el dolor muscular se alivie por completo.

Primeros auxilios para Myalgi:

Cuando una persona experimenta mialgia, el siguiente tratamiento de primeros auxilios ayuda a aliviar los dolores que se producen debido a lesiones deportivas leves, estrés o ejercicios. La mayoría de las personas optan por el método RICE para tratar los síntomas de la mialgia:

  • Descanso: No mueva el área lesionada o afectada y manténgase alejado de la actividad que resultó en una lesión.
  • Hielo: coloque una compresa o bolsa de hielo en el área afectada para aliviar el dolor. Además, ayuda a reducir la hinchazón en la parte lesionada o afectada del cuerpo. Repite esto tres veces al día.
  • Compresión: utilice un vendaje de compresión para reducir la hinchazón.
  • Elevación: Eleve los pies hasta cierto punto para reducir la inflamación en las piernas o en cualquier parte de la parte inferior del cuerpo.

Add a Comment

Your email address will not be published.