Obesidad y diabetes: síntomas, factores de riesgo y prevención - Remedios caseros
Salud

Obesidad y diabetes: síntomas, factores de riesgo y prevención

Casi el 90% de los diabéticos tienen sobrepeso o son obesos. Como la diabetes tipo 2 está relacionada con el peso del paciente, los dos problemas tienden a ir de la mano. En este artículo, exploraremos cómo la obesidad afecta la diabetes y cómo puede afectar la vida de los pacientes que ya tienen diabetes.

¿La obesidad y la diabetes se están convirtiendo en un problema?

La diabetes tipo 2 es una epidemia mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo en 2016 la diabetes fue responsable de 1,6 millones de muertes en todo el mundo. El número de personas que padecen diabetes ha aumentado de 108 millones a 422 millones (de 1980 a 2012). Además, la prevalencia global de esta enfermedad en adultos se duplicó en el mismo lapso de años.

Curiosamente, la Organización Mundial de la Salud también reveló que 650 millones de personas en todo el mundo eran obesas en 2016. Al mismo tiempo, 1.900 millones de personas tenían sobrepeso.

Tanto la diabetes como la obesidad se están convirtiendo en un problema a nivel mundial. Comprender cómo gestionar ambos puede salvar innumerables vidas.

Complicaciones del nivel alto de azúcar en sangre: ¿Cómo es peligrosa la diabetes si no se controla?

La razón por la que el creciente problema de la diabetes preocupa a los expertos en salud de todo el mundo es que, si no se controla bien, la diabetes puede convertirse en una enfermedad muy peligrosa. Cuando no se controlan, la diabetes y los niveles altos de azúcar en sangre pueden provocar las siguientes complicaciones:

  • Pone a los pacientes en mayor riesgo de desarrollar ataques cardíacos y enfermedades cardiovasculares como accidentes cerebrovasculares.
  • Reduce el flujo sanguíneo en el cuerpo, lo que conduce a diversas preocupaciones como daño a los nervios (también llamado neuropatía) en los pies. Esto conduce a úlceras en los pies, diversas infecciones e incluso necrosis y amputación.
  • El 2,6% de los casos de ceguera en todo el mundo están relacionados con la diabetes. Esto se debe a que la diabetes conduce al desarrollo de retinopatía diabética. Ocurre debido al daño en los vasos sanguíneos más pequeños presentes en la retina, durante un período prolongado.
  • Conduce a insuficiencia renal (y es una de las principales causas de la misma).
  • Puede provocar disfunción eréctil.
  • Puede debilitar significativamente el sistema inmunológico, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones.

Medición del IMC y ¿cómo se relaciona la obesidad con la diabetes?

Hay muchas formas de medir el peso excesivo medido. Calcular su índice de masa corporal (IMC) es el método más común. Para calcular el IMC, divida el peso de una persona en kg por la altura en metros al cuadrado. Idealmente, hay categorías de peso en las que una persona puede encajar:

  • Peso normal
  • Bajo peso
  • Obesidad
  • Obesidad severa
  • Peso excesivo

Si una persona propensa a la diabetes debido a varios factores también tiene un peso excesivo, las células de su cuerpo se vuelven menos sensibles a la insulina que se libera del páncreas. La evidencia sugiere que las células grasas en comparación con las células musculares son excesivamente resistentes a la insulina. Si las personas que padecen diabetes tipo 2 hacen ejercicio con regularidad, pueden reducir la gravedad de la resistencia a la insulina. Esto sucede porque los músculos que se activan durante el ejercicio utilizan la glucosa adicional que se encuentra en la sangre. Por lo tanto, sus cuerpos no producen insulina y la glucosa en sus cuerpos ya no se dirige hacia las células grasas.

También se ha observado que las personas que tienen un peso excesivo en la cintura, es decir, que tienen forma de manzana, son más propensas a la obesidad en comparación con alguien que tiene un peso excesivo en los glúteos y muslos, es decir, que tienen forma de pera. También se observa que las personas afectadas por un peso excesivo o que son obesas tienen más probabilidades de verse afectadas por la diabetes tipo 2. De hecho, las personas que padecen obesidad también son propensas a padecer problemas cardíacos, determinadas formas de cáncer, osteoartritis , etc.

Para comprender cómo la diabetes y la obesidad pueden ser un problema, es fundamental saber qué sucede en el organismo cuando hay exceso de glucosa.

La insulina es una hormona vital en su cuerpo que controla la cantidad de glucosa (azúcar) en su torrente sanguíneo. El páncreas es responsable de producir insulina. La insulina convierte el azúcar del cuerpo en energía, que luego es utilizada por las células (y, por lo tanto, por el cuerpo) para realizar diversas funciones.

La obesidad puede provocar depósitos de grasa en todo el cuerpo. La grasa inhibe la capacidad de las células para absorber y utilizar la glucosa, lo que hace que el cuerpo desarrolle resistencia a la insulina. Como resultado, los niveles de azúcar en sangre aumentan y el paciente desarrolla diabetes tipo 2.

Es importante señalar que el vínculo entre la obesidad y la diabetes comienza a formarse a una edad temprana. Los investigadores afirman que los niños obesos tienen 4 veces más probabilidades que otros niños de desarrollar diabetes cuando llegan a los 25 años de edad.

Además, los investigadores también han establecido un fuerte vínculo entre la prediabetes y la obesidad. Según ellos, el Síndrome de Obesidad o Síndrome X (caracterizado por un grupo de síntomas y factores de riesgo que aumentan las posibilidades del paciente de desarrollar diabetes) puede incrementar el riesgo de diabetes en 5 veces. Incluye síntomas como niveles altos de azúcar en sangre, triglicéridos y colesterol altos, aumento de la inflamación, mayor propensión a la coagulación, presión arterial alta y, por supuesto, obesidad.

Finalmente, la obesidad impacta en tres mecanismos corporales diferentes, que conducen al desarrollo de diabetes. Éstos incluyen:

  • La obesidad ayuda a aumentar la producción de citocinas, factor de necrosis tumoral A y proteína de unión al retinol. Todos estos contribuyen a la resistencia a la insulina.
  • Conduce a una disfunción mitocondrial, que disminuye la sensibilidad del cuerpo a la insulina.
  • Conduce a depósitos de grasa ectópicos en el hígado y el músculo esquelético, lo que conduce a la diabetes.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Si tiene sobrepeso u obesidad, debe mantenerse alerta y estar atento a los siguientes síntomas:

  • Aumento de la sed
  • Micción frecuente
  • Visión borrosa
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Llagas e infecciones que se curan lentamente.
  • Aumento del hambre
  • Áreas oscuras en la piel

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Las pruebas de azúcar en sangre pueden ayudar a diagnosticar la diabetes.

  • La prueba de A1C mide los niveles de azúcar en sangre durante un período de 2 a 3 meses para determinar si son altos.
  • Las pruebas de azúcar en sangre aleatorias pueden ayudar a los pacientes y a los médicos a controlar los niveles de azúcar o comprobar si son altos para confirmar un diagnóstico.
  • Una prueba de azúcar en sangre en ayunas puede ayudar a los médicos a determinar los niveles de azúcar en la sangre incluso después de 12 horas sin comer. Esto muestra si los niveles de azúcar son naturalmente altos.
  • Las pruebas de glucosa orales pueden ayudar a proporcionar un rango entre los niveles de azúcar en sangre en ayunas y los niveles que alcanzan los picos de azúcar después de beber una solución de glucosa. Esta prueba se lleva a cabo durante 2 horas.

Prevención de la obesidad y la diabetes:

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a los pacientes a controlar su peso y prevenir la diabetes. Algunos incluyen:

  • Reducir la ingesta de azúcar.
  • Incluir verduras y frutas saludables en la dieta.
  • Ejercicio que puede ayudar a controlar significativamente los niveles de glucosa.

¿Quién está en riesgo de desarrollar diabetes y obesidad?

Las personas con un IMC de más de 30 son las que tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, este no es el único factor que contribuye. Varios aspectos del estilo de vida, como disfrutar de alimentos dulces, no hacer ejercicio, fumar, beber y comer alimentos procesados, pueden aumentar la probabilidad de que las personas obesas desarrollen diabetes.

Leave a Comment

%d bloggers like this: