Posturas de yoga para mantener tu cuerpo caliente este invierno - Remedios caseros
Salud general

Posturas de yoga para mantener tu cuerpo caliente este invierno

El invierno definitivamente ha llegado de manera grandiosa este año y con todas esas mañanas heladas y tardes demasiado tempranas, todo lo que quieres hacer es acurrucarte debajo de una manta y beber una taza de té caliente.

Pero, ¿sabes que ciertas posturas de yoga pueden calentarte desde dentro y mantener el fuego interior encendido todo el tiempo hasta que la primavera toque la puerta?

Pruebe estas tres posturas de yoga y sienta que su cuerpo se calienta y se siente cómodo.

1. Postura de la silla (Utkatasana)

Todo practicante de yoga estará de acuerdo en que la postura de la silla calienta el cuerpo mejor que otras posturas, creando calor a partir de la quietud.

Cómo hacer la postura de la silla:

  1. De pie con los pies juntos, doble las rodillas y baje las caderas hacia el suelo, como si estuviera tratando de sentarse en una silla imaginaria detrás de usted. Mantenga su espalda recta y fuerte.
  2. Al inhalar, extienda los brazos por encima de la cabeza, estirando todo el torso. Mantenga su culo alejado de sus oídos y permita que su cuello se estire, eliminando cualquier tensión.
  3. Puede juntar las palmas de las manos en forma de “oración” o mantenerlas separadas, con los dedos estirados y uno frente al otro. Si juntar las palmas de las manos hace que levante los hombros hacia las orejas, sepárelas y concéntrese en crear espacio.
  4. Sigue juntando las rodillas y gira los muslos hacia adentro, haciendo que tus glúteos se enciendan. Clave los talones en el suelo y concéntrese en alinear las rodillas sobre los tobillos. Esto evitará cualquier lesión o tensión en la rodilla.
  5. Si no está seguro de si sus rodillas están donde deberían estar, mire hacia sus pies. Si no puede verlos, significa que está demasiado adelantado. Mueva las caderas hacia atrás y siéntese más abajo.
  6. Con cada inhalación, concéntrese en estirar la columna, desde el coxis hasta la coronilla, y con cada exhalación, intente sentarse más abajo y más profundo.
  7. Respira completamente, mantén tus abdominales activados, para evitar cualquier presión en tu espalda baja. Te arderán las piernas y generarás bastante calor.
  8. Quédese aquí durante 3-5 ciclos largos de respiración o elija avanzar aún más levantando los talones y haciendo que sus cuádriceps trabajen aún más.
  9. En su última exhalación, extienda las piernas y vuelva a la postura de la montaña (Tadasana).

La postura de la silla, también conocida como postura poderosa o postura feroz, emana del saludo al sol Ashtanga B, que está destinado a generar calor y prepararte para tu práctica.

Esta pose es segura para todos. Sin embargo, si tiene problemas de rodilla y lumbares , no debe profundizar demasiado y necesita trabajar para activar sus abdominales aún más. Si te duelen las rodillas al presionarlas, coloca una almohada en el medio, pero sigue apretando, ya que así es como nace el fuego.

2. Guerrero I

La primera pose de pie fuerte de la secuencia de yoga tradicional, el Guerrero I desarrolla la fuerza, mejora la movilidad, estira la parte superior del cuerpo y genera calor en el momento en que llega la segunda inhalación.

Cómo hacer Warrior I:

  1. Comenzando con un perro boca abajo, levante la pierna derecha y párese entre sus manos, clavándola en el suelo.
  2. Gira el talón izquierdo hacia abajo en línea con el derecho y mantén los dedos de los pies mirando hacia la esquina superior izquierda de tu tapete, creando un ángulo de 45 °.
  3. Con ambos pies presionando firmemente en el suelo, levante el cuerpo para inhalar, doblando la pierna derecha en el proceso y manteniendo la izquierda extendida.
  4. Asegúrese de que la rodilla derecha siga la línea desde la cadera hacia adelante y no se abra ni se caiga. Mantenga la rodilla alineada sobre el tobillo y siéntese agachado, tratando de que el muslo esté lo más paralelo posible al suelo.
  5. Active su cuádriceps izquierdo y mantenga la pierna extendida sin bloquear la rodilla. Tus caderas deben mirar hacia adelante, y aquí es donde comienza a mostrarse el desafío de esta pose.
  6. Debido a la vida sedentaria que todos llevamos, nuestras caderas están bastante tensas y cerradas, por lo que cuadrarlas no es accesible para la mayoría de los cuerpos. Si encuentra esto realmente difícil, separe sus pies en una postura más amplia. Hacerlo permite que sus caderas se muevan y le da algo de espacio a la zona lumbar.
  7. Al inhalar, coloque las manos sobre la cabeza y aleje los hombros de las orejas. Una vez más, puede optar por juntar las palmas de las manos o mantenerlas separadas al ancho de los hombros, dependiendo de la flexibilidad de su cuello y hombros.
  8. Active su núcleo, estire su coxis hacia el piso y cierre su caja torácica, sintiendo un levantamiento en su pecho y un alargamiento en su espalda baja al mismo tiempo. Puede elegir mirar hacia arriba si está bien para su cuello o mirar hacia adelante y encontrar un punto de enfoque en la punta de su nariz.
  9. Con cada inhalación, intente alargar aún más la columna. Y con cada exhalación, doble la rodilla un poco más abajo, active un poco más su cuádriceps izquierdo e intente llevar sus caderas en una línea perfecta.
  10. Permanezca en Warrior I durante 3 a 5 ciclos largos de respiración. En su última exhalación, vuelva a colocar las manos en el suelo, levante el talón izquierdo y dé un paso hacia atrás con la pierna derecha para encontrar la izquierda. Luego, elija pasar por un Vinyasa completo o retroceder hasta un perro boca abajo, donde se reiniciará antes de hacer lo mismo en el otro lado.

Guerrero I puede parecer una pose fácil para un extraño, pero es una pose poderosa que incluso los estudiantes avanzados encuentran intimidante, especialmente después de un largo día sentado en el trabajo o en una fría mañana de invierno.

Si tiene problemas con la zona lumbar, mantenga siempre la postura separada y concéntrese en respirar y extender la columna más que en empujar las caderas en una línea.

Si tiene problemas de cuello, no deje caer la cabeza hacia atrás y manténgala recta. Si tiene problemas con las rodillas, no fuerce a profundizar más de lo que se siente seguro.

3. Guerrero II

Siguiendo a Warrior I, Warrior II es una pose aún más poderosa. Hace que sus caderas se abran, aumenta su frecuencia cardíaca y permite que el calor y la energía lleguen a todas las células.

La mejor manera de ingresar a Warrior II es con un Guerrero I fuerte, ya que tus piernas ya están calientes y listas para generar aún más calor. Después de su última inhalación, exhale y deslice su pie delantero hacia Warrior II, ampliando su postura.

Cómo hacer Warrior II:

  1. Abra las caderas hacia un lado y mueva los dedos de los pies hacia atrás hacia un ángulo de 90 ° (en lugar de los 45 ° del Guerrero I). Asegúrese de que su rodilla delantera se mantenga recta y fuerte, y evite que se caiga hacia adentro o se abra, ya que ese es el problema de alineación más común que enfrentan las personas.
  2. Una vez más, su rodilla debe estar justo por encima del tobillo y no por encima de los dedos de los pies, ya que desea evitar cualquier estiramiento innecesario de los ligamentos.
  3. Estire los brazos hacia adelante y hacia atrás, rectos y fuertes, la energía recorre todo el camino a través de las yemas de los dedos.
  4. Relaje los hombros y déle un poco de espacio a su cuello, estirándolo y permitiendo que la sangre fluya libremente.
  5. Tu mirada, suave pero decidida, está justo sobre tu brazo delantero. Tener un buen enfoque ( drishti ) es importante, ya que te mantendrá en el momento presente, escaneando tu cuerpo y su alineación con cada respiración.
  6. Si siente que se inclina hacia adelante y se mete en el pliegue frontal de la cadera, tire del torso un poco hacia atrás, ya que desea tener los hombros sobre las caderas. Doble la pelvis y alargue el coxis, extendiendo la zona lumbar y activando los abdominales.
  7. Sienta cómo sus talones se clavan en el suelo y crean una sensación de querer desmoronar su tapete con la fuerza entre ellos.
  8. Al inhalar, extienda la columna vertebral y, al exhalar, bájese en la postura, tratando de que el muslo delantero esté paralelo al suelo tanto como sea posible, mientras mantiene la pierna de atrás recta y fuerte.
  9. Quédese aquí durante 3 a 5 inhalaciones y exhalaciones prolongadas.
  10. En su última exhalación, mueva las manos hacia el piso, levantando el talón trasero y dando un paso con la pierna delantera para encontrar la izquierda. Antes de repetirlo todo en el otro lado, elija fluir a través de su Vinyasa o simplemente empuje hacia atrás en un perro boca abajo.

Warrior II es una pose muy importante en la práctica de yoga tradicional, ya que desarrolla la fuerza y ​​la resistencia necesarias para realizar una variedad de otras posturas de yoga. Tonifica ambas piernas, estira la columna, abre las caderas y aumenta el ritmo cardíaco, aumentando la temperatura corporal y manteniéndote caliente.

Esta pose es segura para todos. Sin embargo, si tiene problemas en las rodillas, asegúrese de que no sean demasiado profundos ni superen sus límites.

Si tiene problemas de espalda baja, trabaje en doblar la pelvis y activar los abdominales incluso más de lo que crea necesario. Además, evite profundizar si no se siente bien.

Palabra final

Estas son algunas de las posturas de yoga más poderosas que definitivamente te mantendrán caliente durante los fríos meses de invierno, y no necesitas ser un experto para realizarlas. Concéntrese en su respiración y alineación adecuada, y sienta que su cuerpo se calienta de adentro hacia afuera.

Leave a Comment

%d bloggers like this: