Rinitis alérgica: causas, síntomas y prevención de la fiebre del heno - Remedios caseros
Salud

Rinitis alérgica: causas, síntomas y prevención de la fiebre del heno

La rinitis alérgica (también conocida como fiebre del heno ) se produce debido a la respuesta alérgica del cuerpo a ciertas sustancias irritantes denominadas alérgenos. Los alérgenos no son dañinos por sí mismos, pero en determinadas personas pueden desencadenar una respuesta inmunitaria no deseada. Los granos de polen, los ácaros del polvo, la piel y la caspa de los animales son algunos de los alérgenos comunes responsables de la rinitis alérgica.

La tos, los estornudos y la descongestión nasal son los síntomas comunes de la rinitis alérgica. Cuando no se tratan, estos síntomas provocan asma, reducción de la calidad del sueño y aumento del riesgo de sinusitis.

¿Qué es la fiebre del heno?

La rinitis alérgica es un trastorno del sistema inmunológico. Cuando se exponen a un alérgeno, los cuerpos de ciertos individuos susceptibles producen anticuerpos ( inmunoglobina E ) para luchar contra el alérgeno. Estos anticuerpos producen ciertas sustancias químicas como la histamina que causa inflamación de las membranas mucosas de la nariz.

Tipos de rinitis alérgica

La rinitis alérgica se puede clasificar en estacional y perenne.

  • Rinitis alérgica estacional: mientras que la aparición estacional de alergias ocurre durante la primavera y el otoño, cuando el recuento de polen es alto.
  • Rinitis alérgica perenne: las alergias perennes pueden afectar durante todo el año y se producen principalmente debido al polvo o al pelo de los animales de compañía.

La rinitis alérgica produce síntomas que afectan las actividades diarias y hacen que su condición sea miserable, afectando así la calidad de vida y reduciendo el rendimiento en el trabajo o la escuela.

¿Qué causa la rinitis alérgica?

Las histaminas son las sustancias químicas naturales que se producen en el cuerpo cuando entran en contacto con alérgenos. Estos productos químicos causan síntomas de rinitis alérgica como tos, estornudos y secreción nasal.

Los granos de polen son la causa común de rinitis alérgica. Las otras causas comunes incluyen:

  • Caspa de animales
  • Ácaros del polvo
  • Polen de hierba
  • Moldes
  • Saliva de perros y gatos

Síntomas de rinitis alérgica

Los síntomas comunes de la rinitis alérgica incluyen:

  • Toser
  • Congestión nasal
  • Nariz que moquea
  • Estornudos
  • Dolor de garganta
  • Congestión nasal
  • Ojos llorosos
  • Picazón en el paladar
  • Picazón en la piel seca con ampollas (síntomas similares al eccema)
  • Ojos que pican
  • Picazón en la nariz
  • Picazón en la garganta
  • Círculos oscuros alrededor de los ojos
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Urticaria

Factores de riesgo:

Los factores de riesgo comunes asociados con la rinitis alérgica incluyen:

  • Historia de asma o alergias.
  • Antecedentes familiares de asma o alergias
  • Madres que fumaron durante el primer año después del parto.
  • Historia de eccema (dermatitis atópica)
  • Vivir en un entorno expuesto continuamente a la caspa de aves o animales.

Complicaciones:

Las complicaciones asociadas con la rinitis alérgica incluyen:

  • Empeoramiento del asma: los signos y síntomas comunes del asma , como tos y sibilancias, empeoran con el tiempo con la rinitis alérgica coexistente.
  • Reducción de la calidad de vida: la tos, la picazón, los estornudos y la congestión nasal afectan la capacidad de trabajar de manera eficiente, afectando así el rendimiento en el trabajo o la escuela.
  • Sueño reducido: los síntomas de la rinitis alérgica lo mantienen despierto durante la noche. Esto afecta la calidad del sueño y aumenta la fatiga y el sueño diurno.
  • Sinusitis: la rinitis alérgica suele causar congestión prolongada de los senos nasales. Esto aumenta la susceptibilidad a infecciones e inflamación de la membrana que recubre los senos nasales.
  • Infecciones del oído: los niños con rinitis alérgica son propensos a infecciones en el oído medio (otitis media).

Diagnóstico:

Si el médico sospecha que el paciente tiene síntomas de alergia, primero solicitará las siguientes pruebas para confirmar que el paciente tiene alergia y no cualquier otro trastorno respiratorio. La prueba también proporciona un margen para un tratamiento adicional y un manejo a largo plazo de la afección.

  • Prueba de punción cutánea: en esta prueba, se punza la piel del antebrazo o la espalda y se aplican pequeñas cantidades de alérgenos comunes en varias áreas de la piel. Si el paciente es alérgico a alguna de estas sustancias, se formaría una protuberancia (urticaria) sobre la piel sobre la que se aplicó. La prueba la realiza un especialista en alergias que está bien equipado para realizar las pruebas de reacciones alérgicas.
  • Prueba de radioalergosorbente (RAST): se recolectan muestras de sangre para medir la cantidad de anticuerpos específicos que se producen en respuesta a un alérgeno. La prueba también conocida como prueba de radioalergosorbente mide la cantidad de anticuerpos que causan alergias en la sangre, comúnmente conocidos como anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE).

Tratamientos para la rinitis alérgica

La rinitis alérgica se puede tratar con remedios caseros, terapia con medicamentos o medicina alternativa. Sin embargo, el modo de tratamiento depende de la gravedad de la afección.

Los medicamentos utilizados en el tratamiento de la rinitis alérgica incluyen:

  • Antihistamínicos: estos fármacos actúan inhibiendo la acción de las histaminas que son responsables de la producción de reacciones alérgicas. Alivian los síntomas de picazón, estornudos y secreción nasal. Los medicamentos antihistamínicos están disponibles en forma de tabletas, gotas para los ojos y aerosoles nasales.
  • Descongestionantes: estos medicamentos están disponibles en forma de tableta, aerosol y solución. Se utilizan para aliviar los síntomas de la congestión nasal y la congestión de los senos nasales.
  • Inmunoterapia: Se administran inyecciones alérgicas en personas con reacciones alérgicas graves. Estas inyecciones disminuyen la respuesta del cuerpo a los alérgenos. La duración de este tratamiento suele ser más prolongada en comparación con otras opciones de tratamiento.

La fase de acumulación es la fase inicial del tratamiento seguida de la fase de mantenimiento. Mientras que las inyecciones alérgicas se administran de 1 a 3 veces por semana durante seis meses durante la fase de acumulación, durante la fase de mantenimiento se administran durante 2 a 4 semanas por cada seis meses de duración.

Remedios caseros:

  • El uso de un humidificador o filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA) puede ayudar a controlar los alérgenos en interiores.
  • Lavar las sábanas y las mantas en agua caliente a más de 130 ° F o 54,4 ° C podría minimizar el riesgo de alergias debido a los ácaros del polvo.
  • Evite el uso de alfombras en su hogar o lugar de trabajo.

Leave a Comment

%d bloggers like this: