Fibrosis pulmonar: síntomas, causas, tratamiento y autocuidado

¿Qué es la fibrosis pulmonar?

La fibrosis pulmonar es una afección médica que se caracteriza por el engrosamiento o cicatrización del tejido pulmonar presente entre los sacos de aire de los pulmones. Debido a la rigidez del tejido pulmonar, se reduce el flujo de oxígeno de los sacos de aire a la sangre, lo que provoca dificultad para respirar. Esta condición se ve comúnmente en adultos mayores.

Muchos factores provocan la cicatrización del tejido pulmonar, pero en la mayoría de los casos, no se identifica la causa. Estos casos de fibrosis pulmonar se denominan fibrosis pulmonar idiopática. El daño causado por la fibrosis pulmonar es irreversible. El tratamiento se realiza para reducir los síntomas o reducir el proceso de cicatrización.

¿Cuáles son los síntomas de la fibrosis pulmonar?

En la mayoría de los casos, la fibrosis pulmonar se diagnostica erróneamente, ya que presenta síntomas muy similares a los de otras enfermedades pulmonares. Los síntomas progresan gradualmente en unos pocos individuos y rápidamente en algunos. Los síntomas de la fibrosis pulmonar incluyen:

  • Fatiga
  • Tos seca
  • Dolor en el pecho
  • Pérdida de peso
  • Dolor en las articulaciones
  • Curvado de uñas
  • Disnea

¿Cuáles son las causas de la fibrosis pulmonar? 2

La cicatrización del tejido pulmonar se debe a muchos factores. En la mayoría de los casos, no se identifica la causa de la cicatrización pulmonar (fibrosis pulmonar idiopática). Los diversos factores que causan la cicatrización del tejido pulmonar son:

Enfermedad autoinmune:

  • Vasculitis
  • Esclerodermia
  • Polimiositis
  • Dermatomiositis
  • Artritis Reumatoide
  • Lupus eritematoso

Infecciones:

  • Bacterias
  • Adenovirus
  • Virus del herpes
  • Virus de la hepatitis C

Toxinas ambientales:

  • Radiación
  • Polvo de sílice
  • Polvo de grano
  • Ciertos gases
  • Fibras de amianto

Ciertos medicamentos:

  • Medicamentos de quimioterapia, como ciclofosfamida y metotrexato
  • Fármacos cardíacos, como amiodarona.
  • Antibióticos, como nitrofurantoína, sulfasalazina y etambutol
  • Medicamentos antiinflamatorios, por ejemplo, adalimumab, rituximab y etanercept

¿Cuáles son los factores de riesgo de la fibrosis pulmonar?

Los factores de riesgo aumentan la posibilidad de desarrollar una condición; no garantiza la aparición de una condición. Los diversos factores de riesgo que aumentan el riesgo de desarrollar fibrosis pulmonar son:

  • Edad: las personas entre 40 y 70 años tienen un alto riesgo de desarrollar fibrosis pulmonar.
  • Sexo: la fibrosis pulmonar es más común en hombres que en mujeres.
  • Fumadores actuales / exfumadores: Los fumadores actuales o exfumadores tienen un alto riesgo de desarrollar fibrosis pulmonar.
  • Antecedentes familiares: las personas que tienen antecedentes familiares de fibrosis pulmonar tienen mayor probabilidad de experimentar fibrosis pulmonar.
  • Pocas ocupaciones: los agricultores, mineros y trabajadores de obras de construcción corren un alto riesgo.
  • Cierto tratamiento: la radioterapia de los pulmones y pocos medicamentos de quimioterapia aumentan la posibilidad de fibrosis pulmonar

¿Cuáles son las complicaciones de la fibrosis pulmonar?

La fibrosis pulmonar tiene el potencial de causar complicaciones graves. Las diversas complicaciones de la fibrosis pulmonar son:

  • Cáncer de pulmón
  • Insuficiencia cardiaca
  • Complicación pulmonar
  • Insuficiencia respiratoria
  • Hipertensión pulmonar

¿Cómo se diagnostica la fibrosis pulmonar?

El diagnóstico de la fibrosis pulmonar es un poco difícil ya que los síntomas de la fibrosis pulmonar son muy similares a los de otras enfermedades pulmonares. El médico revisará el historial médico del paciente, observará los signos de fibrosis pulmonar que presenta el paciente y realizará un examen físico con un estetoscopio para examinar los pulmones. El médico también puede solicitar realizar una o más de las pruebas que se mencionan a continuación para el diagnóstico de fibrosis pulmonar:

  1. Prueba de gasometría arterial : en la prueba de gasometría arterial, se toma una muestra de sangre de la muñeca. La sangre recolectada se usa para determinar los niveles de dióxido de carbono y oxígeno en el cuerpo.
  2. Radiografía de tórax : la radiografía de tórax proporciona una imagen de los pulmones. El tejido cicatricial en los pulmones se puede identificar mediante esta prueba.
  3. Tomografía computarizada (TC): La tomografía computarizada (TC) brinda una imagen más detallada de los pulmones. Se toman muchas radiografías desde diferentes direcciones para formar una imagen transversal de los pulmones.
  4. Ecocardiograma: el ecocardiograma determina cómo está funcionando el corazón. Se hace para conocer la presión ejercida en el lado derecho del pecho.
  5. Prueba de esfuerzo con ejercicio: se realiza para determinar cómo funcionan los pulmones cuando el individuo está activo. Esta prueba se realiza utilizando una bicicleta estática o una cinta de correr.
  6. Biopsia de pulmón: en una biopsia de pulmón, se extrae una pequeña cantidad de tejido pulmonar y se envía al laboratorio para su análisis. La biopsia de pulmón se realiza para confirmar el diagnóstico de fibrosis pulmonar o para descartar otras posibles causas.
  7. Prueba de función pulmonar : la prueba de función pulmonar se realiza para determinar la capacidad pulmonar (cantidad de aire que los pulmones pueden contener después de la inhalación máxima) y la capacidad de difusión (tasa de transferencia de gas de los pulmones a la sangre).
  8. Pulsioximetría: se realiza un pulsioximetría para determinar los niveles de saturación de oxígeno de la sangre. En la oximetría de pulso, se coloca un sensor en el dedo para controlar los niveles de saturación de oxígeno.

¿Cómo se trata la fibrosis pulmonar?

El daño causado al tejido pulmonar debido a la fibrosis pulmonar es irreversible y no se puede curar. El tratamiento se realiza con el objetivo de retardar la cicatrización del tejido pulmonar o aliviar los síntomas. Los diversos métodos de tratamiento para la fibrosis pulmonar son:

  • Medicamentos: el médico prescribirá fármacos antifibróticos que ralentizan el engrosamiento del tejido pulmonar. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado dos medicamentos antifibróticos, pirfenidona y nintedanib, para el tratamiento de la fibrosis pulmonar. Aparte de esto, el médico también puede recetar medicamentos antiácidos para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que se experimenta comúnmente en la fibrosis pulmonar.
  • Terapia de oxígeno: la terapia de oxígeno se administra ya que la fibrosis pulmonar se caracteriza por niveles bajos de oxígeno en la sangre. La terapia de oxígeno ayuda al individuo a respirar. En las etapas iniciales de la enfermedad, se requiere mientras duerme o hace ejercicio, pero en la etapa agravada el individuo puede necesitarlo en todo momento.
  • Rehabilitación pulmonar: la rehabilitación pulmonar se realiza junto con la terapia médica para mejorar el bienestar del individuo. Incluye ejercicio físico, asesoramiento nutricional, técnica respiratoria y conciencia sobre la fibrosis pulmonar.
  • Trasplante de pulmón: en algunos casos de fibrosis pulmonar, también se realiza un trasplante de pulmón. El trasplante de pulmón aumenta la calidad de vida, pero tiene el riesgo de rechazo e infección.

¿Cuáles son los consejos de autocuidado para la fibrosis pulmonar?

La participación activa del paciente en el tratamiento y mantenimiento de una buena salud es muy importante para la fibrosis pulmonar. A continuación se presentan algunos consejos de autogestión:

  • Descanse lo suficiente
  • Una persona debe dejar de fumar
  • Vacunarse para evitar infecciones respiratorias, ya que podría agravar la fibrosis pulmonar.
  • Se debe hacer ejercicio con regularidad, ya que ayuda a mejorar la capacidad pulmonar y a controlar el estrés.
  • El individuo debe comer lo suficiente para estar sano, ya que la fibrosis pulmonar se caracteriza por la pérdida de peso.

Add a Comment

Your email address will not be published.