Hepatitis tóxica: causas, síntomas y prevención de la hepatotoxicidad

La hepatitis tóxica (también conocida como hepatotoxicidad o toxicidad hepática ) es un daño hepático provocado por sustancias químicas. El hígado juega un papel importante en el metabolismo o la limpieza de los productos químicos del cuerpo. Puede procesar casi todo lo que consume una persona, pero ciertas sustancias se vuelven tóxicas para el hígado, como los medicamentos y productos químicos de alta dosis y sin receta. Estas toxinas pueden causar inflamación del hígado y pueden causar daño grave al hígado, cirrosis (cicatrización y fibrosis) e insuficiencia hepática.

¿Qué es la hepatitis tóxica?

La hepatitis tóxica es la inflamación del hígado. Al reaccionar con ciertas sustancias, como alcohol, medicamentos, hierbas y suplementos nutricionales, puede causar lesiones graves al hígado e insuficiencia hepática, por exposición continua a toxinas. Puede desarrollarse horas o días después de la exposición a una toxina y, en algunos casos, puede llevar meses desarrollar los signos y síntomas.

¿Cuáles son las causas de la hepatitis tóxica?

La hepatitis tóxica puede ser causada por:

  • Alcohol: el abuso de alcohol es bien conocido por causar daño hepático, pero la extensión de la enfermedad varía entre las personas, dependiendo del consumo regular, durante varios años. Puede causar inflamación en el hígado y daño hepático.
  • Medicamentos: algunos medicamentos, como las estatinas, que se usan para tratar el colesterol alto, los medicamentos antivirales y ciertos medicamentos combinados, como Amoxicilina-Clavulanato (Augmentin) y Dilantin-Phenytex (Fenitoína), están relacionados con un daño hepático grave cuando se ingieren más de lo recomendado. dosis.
  • Medicamentos de venta libre: la administración frecuente, y en combinación con alcohol, ciertos analgésicos no recetados, como acetaminofén (Tylenol), aspirina e ibuprofeno (Advil), tienen el potencial de causar lesiones hepáticas graves.
  • Hierbas: a pesar de su amplia disponibilidad, algunas hierbas pueden causar hepatitis tóxica. Las hierbas incluyen cáscara, consuelda, kava, chaparral, aloe vera y efedra.
  • Productos químicos industriales: la exposición excesiva a productos químicos, como el tetracloruro de carbono (disolvente de limpieza en seco), el cloruro de vinilo (utilizado en la industria del plástico) y el herbicida paraquat, pueden causar graves daños al hígado.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis tóxica?

La forma leve puede no causar síntomas. Si se presentan los síntomas, pueden incluir:

  • Ictericia
  • Picor
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Orina oscura o de color té
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la hepatitis tóxica?

Los factores que pueden hacer que una persona sea propensa a la hepatitis tóxica son:

  • Abuso de alcohol : beber alcohol, junto con medicamentos, aumenta el riesgo de toxicidad.
  • Envejecimiento: las personas de edad avanzada tienen un mayor riesgo de toxicidad, ya que su hígado descompone las sustancias nocivas más lentamente, que permanecen en el cuerpo y se vuelven tóxicas.
  • Tomar medicamentos de venta libre : tomar medicamentos que conllevan un riesgo de daño hepático, múltiples píldoras y una sobredosis puede aumentar el riesgo de hepatitis tóxica.
  • Enfermedad hepática : tener hepatitis, cirrosis y otras enfermedades hepáticas pueden hacer que una persona sea más propensa a la toxicidad.
  • Ser mujer : las mujeres metabolizan ciertas toxinas, más lentamente que los hombres. Sus hígados están expuestos a sustancias nocivas que producen toxinas, durante más tiempo. Esto aumenta el riesgo de hepatitis tóxica.
  • Mutaciones genéticas : ciertas mutaciones genéticas heredadas pueden hacer que una persona sea más susceptible a la toxicidad hepática, ya que afecta la producción y la acción de las enzimas hepáticas.
  • Toxinas industriales: Trabajar con ciertas toxinas o productos químicos industriales pone a una persona en riesgo de contraer hepatitis tóxica.

¿Cuáles son las complicaciones de la hepatitis tóxica?

La hepatitis puede provocar daños graves en el hígado y cicatrices. Con el tiempo, estas cicatrices conducirán a la cirrosis. Por lo tanto, el hígado no puede funcionar correctamente y puede conducir lentamente a una insuficiencia hepática.

¿Cómo diagnosticar la hepatitis tóxica?

Al hacer el diagnóstico de hepatitis tóxica, un médico le preguntará sobre el historial médico de una persona, información detallada sobre medicamentos, consumo de alcohol, hierbas, medicamentos de venta libre y suplementos nutricionales.

  • Examen físico: Se realiza, para conocer el historial médico, medicación y ocupacional detallado. Un examen físico ayuda al médico a conocer el tamaño del hígado si está agrandado o con sensibilidad asociada.
  • Análisis de sangre: se realiza para evaluar el funcionamiento del hígado. Incluye la medición de los niveles de bilirrubina sérica, los niveles de aspartato aminotransferasa (AST) y alanina transaminasa (ALT). En los alcohólicos, se controlan los niveles de etanol.
  • Prueba de imágenes: esta prueba se realiza para verificar el estado del hígado mediante tomografía computarizada, resonancia magnética y ultrasonido.
  • Biopsia de hígado: ayuda a confirmar el diagnóstico de hepatitis tóxica. En este procedimiento, se extrae una pequeña muestra de tejido con una aguja fina. El tejido se tiñe y se observa al microscopio. Las pruebas no invasivas, como la elastografía magnética o la elastografía transitoria, son una alternativa para la biopsia.

¿Cuál es el tratamiento para la hepatitis tóxica?

El paso más importante en el tratamiento de la hepatitis tóxica es eliminar la sustancia que causa el problema, como medicamentos, hierbas y alcohol.

  1. Cuidados de apoyo: incluye una dieta adecuada, medidas para evitar y tratar la deshidratación, reposo en cama y medicamentos para aliviar las náuseas y los vómitos.
  2. Medicamentos para revertir el daño hepático por acetaminofén: si el daño hepático se debe a una sobredosis de acetaminofén, se administra acetilcisteína, inmediatamente, como anécdota, lo que limita el daño hepático.
  3. Trasplante de hígado: se realiza cuando todos los demás tratamientos han fallado y se ha producido un daño o fallo severo. Un trasplante de hígado implica reemplazar el hígado dañado por un hígado sano, donado por el donante.

¿Cuáles son los métodos preventivos para la hepatitis tóxica?

Puede que no siempre sea posible prevenir la hepatitis tóxica, porque es difícil predecir cómo reacciona nuestro cuerpo a ciertos químicos y medicamentos. Pero existen otras formas de reducir el riesgo de problemas hepáticos. Incluye:

  • Limite los medicamentos: tome los medicamentos solo cuando sea absolutamente necesario, según las indicaciones del médico. No lo use en exceso.
  • Evite mezclar drogas y alcohol: La mezcla de alcohol y drogas es muy peligrosa. Evite beber alcohol cuando tome medicamentos como acetaminofén.
  • Tenga cuidado con las hierbas y los suplementos: Se debe tener mucho cuidado al tomar hierbas y suplementos. Asegúrese de discutir el uso de hierbas y suplementos con un médico.
  • Tenga precaución con los productos químicos: Esté alerta y tenga especial cuidado cuando trabaje con productos químicos peligrosos. Siga las pautas o llame a los servicios de emergencia locales para obtener ayuda.

Add a Comment

Your email address will not be published.