Obstrucción ureteral: causas, síntomas y tratamiento

La obstrucción ureteral (también conocida como hidronefrosis ) ocurre cuando hay un bloqueo en el tracto urinario, que obstruye la salida de la orina. El uréter puede estar bloqueado debido a algunas afecciones renales agudas y crónicas. El bloqueo en el uréter puede estar presente desde el nacimiento o puede desarrollarse debido a las cicatrices del tratamiento del cáncer, cálculos renales u otras afecciones. La obstrucción ureteral puede resultar en el reflujo de orina, lo que puede causar daño a largo plazo a los riñones.

¿Qué es la obstrucción ureteral?

La obstrucción ureteral ocurre debido al bloqueo en el uréter que obstruye el flujo de orina a través del tracto urinario. Es una condición común causada por una lesión aguda. La obstrucción ureteral puede afectar a personas de cualquier grupo de edad. La obstrucción ureteral puede resultar en dilatación de la vejiga.

¿Cuáles son las causas de la obstrucción ureteral?

La obstrucción ureteral ocurre debido a diversas condiciones internas y externas que afectan la salida de orina. La mayoría de las veces, el bloqueo se produce debido a cicatrices, cálculos renales y coágulos de sangre. Las siguientes son las posibles causas de obstrucción ureteral:

Conexión inadecuada del uréter a la vejiga o al riñón: cualquier anomalía en la unión ureteropélvica (una conexión entre el uréter y el riñón) puede ser una obstrucción al flujo de salida de la orina. Esto puede ser un defecto congénito o puede desarrollarse en el transcurso de la vida debido a cicatrices o tumores.

Duplicación del uréter: esta es la afección congénita más común que causa obstrucción ureteral. En esta afección, se forman dos uréteres en el mismo riñón, donde uno de los uréteres puede estar parcialmente desarrollado.

Tumores: la mayoría de los tumores malignos que se desarrollan dentro del uréter, especialmente los carcinomas de células de transición, pueden causar obstrucción ureteral.

Coágulos de sangre: el sangrado debido a tumores, coágulos de sangre o necrosis papilar puede formar una obstrucción en el uréter. Esta condición se observa principalmente en personas que padecen hematuria masiva.

Ureterocele: cuando el uréter es demasiado estrecho, se desarrolla un pequeño bulto en el uréter conocido como ureterocele. Esto causa un bloqueo en la sección del uréter e impide la salida de la orina.

Cálculos renales: cuando los cálculos renales formados no pueden pasar a través del uréter, obstruyen la salida de la orina.

Hinchazón de la pared ureteral: una hinchazón grave de la pared ureteral debido a esquistosomiasis (una infección parasitaria) o tuberculosis puede provocar obstrucción ureteral.

Síntomas de obstrucción ureteral:

A veces, la obstrucción ureteral puede no mostrar ningún signo ni síntoma, ya que puede depender de la causa subyacente de la obstrucción. Los siguientes son los síntomas que indican obstrucción ureteral:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Dificultad para orinar
  • Dolor al orinar
  • Problemas para iniciar el chorro de orina.
  • Dolor abdominal
  • UTI frecuentes (infecciones del tracto urinario)
  • Disminución de la producción de orina.
  • Sangre en la orina

Factores de riesgo de obstrucción ureteral:

Los siguientes son los factores que aumentan el riesgo de desarrollar obstrucción ureteral:

  • Una próstata agrandada puede aumentar el riesgo de desarrollar obstrucción ureteral
  • La cicatrización en el tracto urinario puede aumentar el riesgo de obstrucción ureteral
  • Las personas con una lesión o traumatismo en la región pélvica son más propensas a adquirir la afección.
  • Las personas con trastornos específicos del sistema nervioso corren el riesgo de desarrollar obstrucción ureteral
  • Las enfermedades del tracto digestivo pueden desarrollar un riesgo de obstrucciones en el uréter.
  • El estreñimiento severo puede aumentar el riesgo de obstrucción ureteral en los niños

Complicaciones de la obstrucción ureteral:

Si una obstrucción en el uréter no se trata, puede aumentar el riesgo de sepsis, infección del tracto urinario (ITU) y formación de cálculos renales. La obstrucción ureteral disminuye la función renal, lo que puede provocar complicaciones como hialinización glomerular, atrofia tubular renal y fibrosis.

La obstrucción ureteral no tratada puede resultar en un reflujo de orina hacia el riñón, lo que puede causar infección o daño a los riñones. En casos graves, la obstrucción ureteral puede provocar disfunción de la vejiga, formación de fístulas y pérdida de la función renal.

Diagnóstico de obstrucción ureteral:

Para comenzar el diagnóstico de obstrucción ureteral, el médico inicialmente haría una evaluación general del estado de salud. Luego, el médico palparía cerca del área abdominal para buscar signos de dolor. Si el médico sospecha una obstrucción en el uréter, recomendaría las siguientes pruebas:

Pruebas de sangre y orina: el médico recolectaría una muestra de sangre y orina para determinar la presencia de creatinina. La presencia de creatinina en la muestra de sangre y orina indica signos de infección.

Pruebas de imágenes: el médico recomienda procedimientos de imágenes, como una ecografía, una resonancia magnética (IRM) y una tomografía computarizada (TC) para ver los órganos internos. La tomografía computarizada y la resonancia magnética producen imágenes transversales detalladas de los riñones, el uréter y la vejiga.

Cistoscopia: el procedimiento implica la inserción de un pequeño dispositivo similar a un tubo conectado a una pequeña cámara en la uretra o una incisión. Esto ayuda al médico a ver el interior de la uretra y la vejiga.

Cistouretrograma miccional: es una prueba del flujo de orina, en la que el médico inserta un catéter a través de la uretra y toma radiografías de la vejiga y la uretra.

Exploración nuclear renal: en este procedimiento, el médico inyecta un tinte con el material radiactivo en el brazo. Esta radiactividad produce imágenes y ayuda a evaluar el sistema urinario.

Tratamiento de la obstrucción ureteral:

El tratamiento tiene como objetivo eliminar los obstáculos que bloquean la salida de orina. Según la causa subyacente de la afección, el médico recomendaría una de las siguientes opciones de tratamiento:

Inserción del catéter: el médico insertaba un catéter en la vejiga para drenar la orina por completo.

Un stent ureteral:  el médico colocaría un dispositivo hueco en forma de tubo dentro del uréter para permitir el paso fácil de la orina.

Nefrostomía percutánea:  en este procedimiento, el médico insertaba una estructura pequeña y flexible en forma de tubo conocida como catéter a través de la espalda para drenar el riñón.

Cirugía:  los procedimientos quirúrgicos pueden eliminar una obstrucción ureteral. El médico recomendaría una cirugía endoscópica o laparoscópica mínimamente invasiva, donde se puede tratar la parte dañada o bloqueada del uréter.

Prevención de la obstrucción ureteral:

La mayoría de las veces, los cálculos renales son la causa subyacente de la obstrucción ureteral. Beber mucha agua puede reducir la formación de cálculos renales, que contribuyen a la obstrucción ureteral. Controlar la ingesta de alimentos ricos en oxalato previene la formación de cálculos de oxalato de calcio.

Add a Comment

Your email address will not be published.