Sacroileítis: síntomas, causas y tratamiento - Remedios caseros
Salud

Sacroileítis: síntomas, causas y tratamiento

La articulación sacroilíaca conecta el sacro (un hueso triangular presente en la base de la columna vertebral) con el íleon (parte superior de la cintura pélvica). La sacroileítis es la afección médica caracterizada por la inflamación de la articulación sacroilíaca. La sacroileítis causa dolor severo en la espalda baja, glúteos, piernas y, a veces, incluso pies.

La sacroileítis está relacionada con la espondilitis anquilosante, una afección que causa rigidez en la columna. Se puede experimentar en personas de todas las edades. El diagnóstico de sacroileítis es un poco difícil ya que sus síntomas son similares a otras afecciones que afectan la articulación sacroilíaca.

¿Cuáles son los síntomas de la sacroileítis?

La sacroileítis causa síntomas que son similares a otras afecciones que causan dolor lumbar. Los síntomas causados ​​por la sacroileítis incluyen:

  • Fiebre leve
  • Rigidez en la espalda baja y las caderas.
  • Dolor en las nalgas y la espalda baja, que también se irradia a piernas y pies.

¿Qué condiciones agravan el dolor de la sacroileítis?

El dolor de la sacroileítis comienza en las nalgas y las caderas, se irradia lentamente a las piernas y, a veces, también a los pies. Las siguientes condiciones agravan el dolor asociado con la sacroileítis:

  • Corriendo
  • Subiendo escaleras
  • De pie o sentado continuamente
  • Dar pasos largos mientras camina
  • Poner peso en una pierna mientras está de pie

¿Cuáles son las causas de la sacroileítis?

Muchas afecciones pueden causar inflamación de la articulación sacroilíaca. Estas condiciones incluyen:

1. Trauma:

Una lesión traumática repentina en la articulación sacroilíaca, como un accidente de vehículo o una caída desde un lugar alto, puede causar inflamación de la articulación sacroilíaca.

2. Artritis:

Dos tipos de artritis , la espondilitis anquilosante y la osteoartritis pueden causar sacroileítis. La espondilitis anquilosante es una artritis progresiva que causa rigidez en la columna. La osteoartritis causa inflamación de la articulación sacroilíaca debido a la degeneración del cartílago, un tejido flexible presente en los extremos de los huesos.

3. Infección:

En raras ocasiones, la infección en la articulación sacroilíaca causa inflamación de las articulaciones sacroilíacas.

4. Embarazo:

Durante el embarazo, la articulación sacroilíaca debe expandirse para dejar espacio para el bebé. El peso del bebé y el estilo de caminar modificado ejercen presión sobre la articulación sacroilíaca.

 ¿Cuáles son las complicaciones de la sacroileítis?

El dolor crónico asociado con la sacroileítis puede provocar depresión e insomnio.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la sacroileítis?

Los factores de riesgo son condiciones médicas preexistentes y hábitos de estilo de vida que aumentan el riesgo de desarrollar una enfermedad en particular. Los diversos factores de riesgo de la sacroileítis son:

  • Infecciones: las personas que tienen infecciones activas del tracto urinario (ITU) tienen un alto riesgo de desarrollar sacroileítis, ya que las infecciones urinarias pueden extenderse a la articulación sacroilíaca.
  • Lesiones: las personas que tienen lesiones en la columna, las nalgas y la pelvis tienen una alta probabilidad de desarrollar sacroileítis como traumatismo, y el ligamento dañado puede causar inflamación o infección de la articulación sacroilíaca.
  • Obesidad: la obesidad aumenta el riesgo de sacroileítis ya que el peso aumenta la tensión en los huesos.
  • Uso de drogas ilícitas: el uso de drogas ilícitas aumenta el riesgo de desarrollar sacroileítis.

¿Cómo se diagnostica la sacroileítis?

El diagnóstico de sacroileítis es un poco difícil, ya que a menudo se confunde con la ciática, una afección en la que el dolor se irradia desde la parte inferior de la espalda hasta las piernas. El médico puede diagnosticar la sacroileítis realizando las siguientes pruebas:

  1. Examen físico: se realiza un examen físico para determinar la causa del dolor. Se realiza presionando varios puntos en los glúteos y las caderas. El médico puede mover la pierna en diferentes direcciones para tensar la articulación sacroilíaca. Para confirmar que el dolor se debe a una articulación sacroilíaca inflamada, el médico también utilizará una inyección de anestesia para adormecer la articulación sacroilíaca.
  2. Imágenes de rayos X: este es un método no invasivo que usa rayos X para formar una imagen de la articulación sacroilíaca. La técnica de imágenes de rayos X muestra el daño a la articulación sacroilíaca.
  3. Exploración por resonancia magnética (IRM) : la resonancia magnética es una técnica de diagnóstico no invasiva que utiliza ondas de radio y un campo magnético fuerte para formar una imagen transversal detallada de la articulación sacroilíaca. Se recomienda principalmente cuando el médico sospecha espondilitis anquilosante.

¿Cómo se trata la sacroileítis?

El tratamiento de la sacroileítis depende de la causa y los síntomas de la sacroileítis. La sacroileítis se puede tratar mediante los siguientes enfoques:

Medicamentos:

Dependiendo de la condición del paciente, el médico puede recetar analgésicos, relajantes musculares y factor de necrosis tumoral (TNF). Los relajantes musculares se prescriben para aliviar los espasmos asociados con la sacroileítis. El inhibidor del factor TNF se prescribe para la sacroileítis asociada con espondilitis anquilosante.

Terapia física:

Un fisioterapeuta sugerirá ejercicio según la condición del paciente. El ejercicio regular fortalecerá los músculos y mejorará la flexibilidad de las articulaciones. Generalmente, para la sacroileítis, se recomienda el ejercicio de flexión de cadera y la sujeción isométrica de aducción de cadera.

Procedimientos médicos:

Cuando la sacroileítis no se trata eficazmente con medicamentos y fisioterapia, se recomiendan los siguientes procedimientos médicos

  • Estimulación eléctrica: para reducir el dolor crónico asociado con la sacroileítis, se implanta un estimulador eléctrico en el hueso sacro.
  • Inyecciones articulares: para reducir la inflamación, se insertan corticosteroides en las articulaciones. Sin embargo, solo se administran unas pocas inyecciones, ya que los corticosteroides debilitan el hueso y el tendón.
  • Fusión articular: la articulación sacroilíaca se fusiona para tratar el dolor asociado con la articulación sacroilíaca.
  • Denervación por radiofrecuencia: el tejido nervioso que causa el dolor sacroilíaco se destruye mediante el uso de ondas de radiofrecuencia.

¿Cuáles son los remedios caseros para controlar la sacroileítis?

Junto con los medicamentos recetados, los remedios caseros que se mencionan a continuación ayudan en el manejo eficaz del dolor crónico asociado con la sacroileítis.

  • Use analgésicos de venta libre: los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno y el paracetamol pueden reducir eficazmente el dolor asociado con la sacroileítis. Sin embargo, los analgésicos de venta libre provocan otros efectos secundarios. Úselos según lo prescrito.
  • Descanse: el individuo debe descansar lo suficiente y evitar actividades que puedan agravar el dolor de la sacroileítis.
  • Bajar de peso: es importante bajar de peso, ya que incluso una pequeña caída de peso reduce la tensión en la articulación sacroilíaca, lo que reduce el dolor.
  • Utilice compresas frías y calientes: utilice compresas frías y calientes alternativamente. El calor reduce la rigidez y el frío reduce el dolor y los espasmos musculares.

Leave a Comment

%d bloggers like this: