Tendinitis rotuliana: causas, síntomas, tratamiento y prevención

La rótula o rótula es el hueso pequeño e independiente que se encuentra entre el hueso del muslo (fémur) y la espinilla (tibia).

La tendinitis rotuliana (también conocida como rodilla de saltador ) es una lesión en el tendón rotuliano, debido a una tensión indebida en la articulación de la rodilla. Esta lesión es más común en deportistas o atletas que en personas comunes. La tendinitis rotuliana es más común en hombres que en mujeres. Su incidencia es alta en adolescentes o adultos jóvenes.

¿Qué es la tendinitis rotuliana?

El tendón rotuliano es un accesorio que conecta los músculos del muslo con el hueso de la parte inferior de la pierna (espinilla). El tendón rotuliano ayuda a enderezar (extender) la rodilla y está presente en la parte frontal de la articulación de la rodilla. Ayuda en las actividades como saltar o patear durante un deporte.

Causas de la tendinitis rotuliana:

La lesión repetida del tendón rotuliano causa tendinitis. Tanto los factores externos como los internos contribuyen a la tendinitis rotuliana. Ellos son:-

Factores externos: Uso de calzado inadecuado, demasiado deporte o juego, entrenamiento deportivo inadecuado, jugar en superficies duras (y no en el suelo), enfermedades primarias subyacentes como diabetes , problema renal crónico, artritis reumatoide.

Factores internos: cualquier debilidad en los músculos (debido al uso excesivo o al envejecimiento), tensión en los músculos y mala alineación de la articulación de la rodilla o el tobillo; Cualquier trastorno del pie, como pie plano, que causa más presión sobre la rótula y la espinilla.

La obesidad y cualquier desequilibrio muscular tienen un impacto en el tendón rotuliano y lo hacen propenso a la tendinitis.

La tendinitis crónica es un problema importante; la degeneración del tendón es la razón de esta condición.

Síntomas de tendinitis rotuliana:

Los síntomas de la tendinitis no son muy prominentes en las primeras etapas. Los síntomas comienzan a progresar a medida que empeora la afección. Algunos de los síntomas incluyen:

  • Dolor a la palpación (sensibilidad) en el área debajo de la rótula
  • Dolor al principio, solo después de un deporte o ejercicio
  • Dolor en las actividades diarias, como subir escaleras.
  • Hinchazón de la articulación de la rodilla.
  • Enrojecimiento alrededor de la rodilla
  • Sonido pop al doblar la rodilla
  • Dificultad para caminar debido a la pérdida de fuerza muscular.

Los síntomas empeoran a medida que el paciente ejerce una presión constante sobre la rodilla y esto también puede provocar una restricción del movimiento de la articulación de la rodilla.

Factores de riesgo de tendinitis rotuliana:

La aparición de tendinitis rotuliana es más común en deportistas. Cualquier factor que cause tensión en la articulación de la rodilla puede provocar tendinitis rotuliana. Los posibles factores de riesgo incluyen:

  • Actividad física sin entrenador
  • Músculos rígidos de las piernas
  • Debilidad en los músculos de las piernas
  • Enfermedades como la osteoartritis y la artritis reumatoide.
  • Medicamentos como esteroides
  • Cirugías como reemplazo total de rodilla

El paciente, que tiene una lesión aguda en el tendón, debe descansar y tomar el tiempo adecuado para que el tendón se cure de forma natural.

Complicaciones de la tendinitis rotuliana:

La tendinitis rotuliana debe tratarse lo antes posible para evitar daños mayores en la articulación de la rodilla y sus músculos.

El dolor y la debilidad continuos son las complicaciones más comunes de la tendinitis rotuliana. Este dolor dificulta la participación de la persona, en sus actividades deportivas habituales.

La tendinitis rotuliana, si no se diagnostica correctamente, puede provocar una pérdida completa del tono muscular y dificultar la marcha del paciente.

Diagnóstico de tendinitis rotuliana:

El diagnóstico preciso de tendinitis rotuliana conduce a una recuperación temprana. Las siguientes pruebas están involucradas en el diagnóstico de esta condición:

Examen físico:

Es esencial una evaluación detallada del paciente mediante un examen físico completo de la articulación de la rodilla. La palpación de la articulación de la rodilla en la parte inferior de la rótula puede provocar dolor. El historial médico pasado detallado y la rutina diaria también son importantes para comprender el alcance de la actividad de la rodilla en la vida del paciente.

Ultrasonido:

La ecografía utiliza ondas sonoras para obtener imágenes explícitas de la rodilla. También ayuda a observar cualquier desgarro en el tendón rotuliano.

Imágenes por resonancia magnética (resonancia magnética):

La resonancia magnética utiliza ondas magnéticas y de radio para revelar cualquier pequeño cambio en el tendón rotuliano. Esta exploración proporciona diferentes imágenes transversales de la rodilla.

Radiografía:

Los rayos X no dan una imagen clara de la lesión del tendón. Sin embargo, es fundamental diagnosticar otros problemas de rodilla como la fractura de la rótula (rótula).

Tratamiento de la tendinitis rotuliana:

El tratamiento de la tendinitis rotuliana depende de la extensión del tendón roto y del grado de uso de la rodilla por parte del paciente en sus actividades diarias.

Administración medica:

En caso de lesión aguda en la rodilla, por ejemplo, después de un partido de voleibol, la línea de tratamiento incluye (RICE) descanso, hielo y compresión o inmovilización con corsé. Los medicamentos como el ibuprofeno o la aspirina se utilizan para controlar el dolor y la hinchazón.

Gestión de fisioterapia:

El papel de la fisioterapia en el tratamiento de la tendinitis rotuliana es muy importante. El objetivo del tratamiento de fisioterapia es restaurar el rango completo de movimiento de la articulación de la rodilla.

Tratamiento de fisioterapia: Las  técnicas incluyen tanto el tratamiento con máquina o modalidad como los ejercicios.

Ultrasonido: en este método, se utiliza una máquina con un cabezal o sonda y un gel. Las ondas de ultrasonido crean un efecto de calentamiento profundo en la piel y mejoran el suministro de sangre al área en particular. El tratamiento con ultrasonido ayuda a disminuir la hinchazón alrededor de la rodilla y también es útil en la reparación del tendón.

Programa de ejercicios: Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a fortalecer los músculos de la rodilla. Este programa debe realizarse bajo la supervisión de un fisioterapeuta.

Los ejercicios de estiramiento ayudan a reducir la tensión muscular y mantienen la flexibilidad del tendón.

Un programa de fortalecimiento de los músculos del muslo para mejorar la fuerza muscular y evitar una presión constante sobre el tendón rotuliano. Se recomiendan ejercicios como la prensa de piernas, que implica enderezar y doblar la rodilla constantemente, para mejorar la fuerza de los músculos de la rodilla.

En pacientes con lesión moderada a grave del tendón, los fisioterapeutas también recomiendan soportes para las rodillas o aparatos ortopédicos.

Los fisioterapeutas también utilizan técnicas como el vendaje de la articulación de la rodilla, la colocación de cinta quirúrgica en la articulación de la rodilla en una dirección particular (según la estructura muscular), para dar descanso al tendón rotuliano.

Manejo quirúrgico:

La cirugía es una opción de tratamiento cuando hay un desgarro completo del tendón o cuando no hay mucho alivio con el manejo de fisioterapia.

Se realiza una cirugía artroscópica, para la remoción del tejido dañado y para reparar el tendón lesionado. Se coloca una pequeña cámara (artroscopio) en la articulación de la rodilla a través de pequeñas incisiones para corregir cualquier ruptura del tendón presente en el interior.

La fisioterapia juega un papel importante en los casos posquirúrgicos. Ayuda a mejorar la fuerza y ​​la función de la articulación de la rodilla.

Prevención de la tendinitis rotuliana:

Los deportistas deben estar entrenados adecuadamente para evitar lesiones frecuentes en el tendón rotuliano. Para aquellas personas con lesión aguda del tendón, la rodilla debe descansar adecuadamente durante al menos dos o tres días.

Las personas deben ir a sesiones de calentamiento antes de comenzar un nuevo ejercicio o deporte. La falta de conocimiento sobre cómo saltar o correr correctamente en un deporte, podría resultar en lesiones graves en los tendones.

Cualquier anomalía del pie, como el pie plano, debe tratarse mediante el uso de calzado adecuado para evitar el estrés constante y el daño al tendón rotuliano.

La tendinitis rotuliana es un tipo común de lesión deportiva. El uso de soportes adecuados para las rodillas en los deportes puede prevenir esta afección. También es importante estar en forma regular para mantener la fuerza de los músculos de la rodilla.

Add a Comment

Your email address will not be published.