5 posturas de yoga para mejorar la digestión - Remedios caseros
Salud general

5 posturas de yoga para mejorar la digestión

El yoga no es solo una actividad física que mejora tu flexibilidad y movilidad. También puede estimular su sistema inmunológico, reducir el estrés y ayudar a equilibrar sus hormonas. Incluso puede estimular y mejorar su digestión.

Aquí están las mejores posturas de yoga que lo ayudarán a descomponer los alimentos de manera más eficiente, aumentar la absorción de nutrientes y acelerar su metabolismo .

1. Perro boca abajo (Adho Mukha Svanasana)

Todas las inversiones son excelentes cuando se trata de estimular su sistema digestivo , pero el perro boca abajo es uno de los raros que no ejerce demasiada presión sobre su cuello y hombros. Por lo tanto, es una excelente manera de despertar sus órganos internos.

Cómo hacer el perro boca abajo:

  1. Comience en la postura de un niño y estire los brazos hacia adelante, sintiendo que sus dedos agarran su tapete y presionan firmemente contra el piso.
  2. Meta los dedos de los pies y levante las caderas, estirando las piernas.
  3. Sentirás que tu peso se desplaza ligeramente hacia tus manos, así que úsalas para alejarte del suelo, alargando y estirando toda la columna.
  4. Sigue enviando tus caderas hacia arriba y hacia atrás, y activa tus abdominales tirando de tu ombligo hacia tu columna.
  5. Puede optar por doblar una rodilla y luego la otra (“pasear a su perro”), estirando las caderas y las piernas.
  6. A medida que comienza a sentir que su espalda baja se extiende y se estira, también está masajeando su abdomen, estimulando su digestión.

La posición invertida reorienta el colon y los intestinos; tal efecto estimula los movimientos intestinales y ayuda con el flujo general. Puede permanecer en la posición todo el tiempo que desee, pero generalmente se recomiendan de 3 a 5 respiraciones.

2. Pliegue hacia adelante sentado (Paschimottanasana)

Los pliegues hacia adelante son poses increíblemente poderosas que activan todo tu cuerpo, incluso si solo parece que estás descansando sobre tus piernas.

También estimulan su digestión debido a la gran compresión que ocurre en la parte frontal de su cuerpo, lo que le indica a su cerebro que envíe oxígeno y nutrientes frescos para ayudarlo a impulsar todo de la manera correcta.

Cómo hacer el pliegue hacia adelante sentado:

  1. Siéntese en una posición cómoda, con las piernas estiradas frente a usted y la columna vertebral alargada.
  2. Inhale y levante los brazos por encima de la cabeza, con los hombros alejados de las orejas.
  3. Manteniendo los brazos donde están, comience a estirar lentamente hacia adelante.
  4. Evita agarrarte los dedos de los pies hasta el último momento y solo si tu columna se mantiene recta y tu pecho se abre mientras lo haces. Si siente que curva la columna vertebral antes, quédese allí y coloque las palmas de las manos al lado de las piernas, empujándolas firmemente contra la colchoneta.
  5. Inhala alarga la columna vertebral; las exhalaciones te acercan más a tu redil. Sienta la acción constante y la forma en que la sangre circula en su cuerpo, haciendo el arduo trabajo de construcción y reparación.
  6. Después de 5 a 10 respiraciones profundas, vuelva a exhalar de la misma manera que entró y vuelva a sentarse en la posición sentada.

No importa su nivel de flexibilidad, la idea es la misma: empuje desde sus huesos sentados y “crezca” alto desde su asiento, alargando la parte delantera del cuerpo tanto como la espalda, creando espacio para que todo el torso eventualmente, algún día, se comprima en tus piernas.

3. Giro sentado (Marichyasana III)

Los giros son increíbles para el sistema digestivo, ya que literalmente retuercen todo y luego los liberan, trayendo sangre fresca con una gran cantidad de oxígeno y nutrientes.

Piense en su columna vertebral como un trapo lleno de agua que necesita exprimirse: así es como las toxinas y toda la negatividad se liberan de su cuerpo. Los giros sentados son geniales porque puedes controlarlos mejor que la versión de pie, y puedes profundizar más que en la versión tendida.

Cómo hacer el giro sentado:

  1. Siéntese en una posición cómoda, con las piernas estiradas frente a usted.
  2. Doble una rodilla y mantenga la otra pierna extendida.
  3. Agarre su rodilla con el brazo opuesto y coloque el otro detrás de usted, con la palma firmemente presionada en el piso detrás de su asiento.
  4. Inhale y sienta cómo se endereza la columna, desde los huesos sentados hasta la coronilla de la cabeza.
  5. Exhale y gire lentamente hacia atrás, tratando de mirar hacia atrás y estirar el cuello también.
  6. Las inhalaciones te hacen más alto; las exhalaciones te sumergen más profundamente en el giro.
  7. Trate de no colapsar sobre su mano trasera. En su lugar, utilícelo como palanca para alejarse del suelo y enderezar aún más la columna vertebral.
  8. Quédese entre 5 y 10 inhalaciones y exhalaciones prolongadas antes de salir lentamente de la postura llevando la cabeza hacia atrás primero, relajando la rodilla y cambiando de lado.

4. Postura del arco (Dhanurasana)

Al ejercer presión literal sobre su abdomen, la postura del arco estimula su sistema digestivo de manera muy eficiente. También estira la parte frontal del cuerpo y comprime la parte posterior, creando espacio para sus órganos y permitiéndoles optimizar sus funciones.

Cómo hacer la pose del arco:

  1. Acuéstese en el suelo boca abajo y coloque la frente sobre la colchoneta, preparándose para la pose.
  2. Doble las rodillas y agarre los pies justo debajo de los tobillos.
  3. Acerque las rodillas lo más posible una a la otra y luego patee hacia sus manos y use la patada para crear el levantamiento.
  4. Levante las rodillas y los muslos del piso y mueva su peso hacia la parte blanda de su vientre.
  5. Continúe pateando y estirando la vista, mirando hacia arriba si se siente cómodo para su cuello.
  6. No dejes de patear y estirarte, levantando más alto con cada inhalación. Tu respiración será superficial aquí, pero hagas lo que hagas, no contengas la respiración. En su lugar, use pequeños sorbos de aire para alimentar su postura de yoga.
  7. Después de 3 a 5 ciclos de respiración, suelte lentamente el agarre y vuelva a una postura neutra, soltándose y sintiendo los beneficios de esta poderosa flexión hacia atrás.

5. Postura del puente (Setu Bandha Sarvangasana)

La postura del puente es una de las más versátiles en la secuencia de yoga, ya que puede ser de todo, desde energizante y estimulante del metabolismo hasta reconstituyente y relajante. Estira la espalda y el abdomen al mismo tiempo que usa los brazos y las piernas para empujar más profundamente en la postura y crear la elevación.

Cómo hacer la pose del puente:

  1. Comenzando en una posición supina, doble las rodillas y separe los pies a la altura de las caderas lo más cerca posible de los huesos sentados.
  2. Presione firmemente sus pies contra el suelo. Tome nota mental de prestar atención a sus rodillas y no permita que se abran o se doblen.
  3. Estire los brazos a su lado, con las palmas hacia abajo.
  4. En su próxima inhalación, levante las caderas hacia el cielo mientras clava los talones y las palmas en el suelo.
  5. Trate de relajar sus glúteos tanto como sea posible para evitar comprimir su espalda baja y sienta que sus muslos hacen el trabajo en su lugar.
  6. Puede optar por juntar las manos debajo de la pelvis y entrelazar los dedos, extendiéndose a través de los brazos para ayudarlo a permanecer en la parte superior de los hombros.
  7. Empuje sus manos en su colchoneta y sienta la elevación en su pecho, acercándolo a su barbilla.
  8. Relaje el cuello y trate de abstenerse de darle la vuelta, para evitar pellizcar los nervios. En su lugar, esfuércese por alargar la columna lo más posible.
  9. Puedes quedarte aquí y usar tu respiración para profundizar y levantar más alto con cada inhalación, o puedes colocar tus manos debajo de tu sacro para sostenerlo y dejarlo descansar en tus palmas.
  10. Después de 3 a 5 ciclos de respiración, retire lentamente las manos de debajo del cuerpo y vuelva a colocar la pelvis suavemente en el suelo.

Abraza tus rodillas para contraponerlo y balancea suavemente de izquierda a derecha para masajear tu columna y abdomen además.

Palabra final

Es fácil ignorar su salud digestiva y mental debido a un estilo de vida ajetreado. Sin embargo, tomarse un tiempo al día para hacer algunas posturas simples de yoga puede beneficiar enormemente su salud.

Los ejercicios de respiración profunda ayudan a aumentar el suministro de oxígeno y estimulan el movimiento muscular de los intestinos. Intente implementar las posturas anteriores cada vez que se sienta un poco hinchado o que su digestión necesite un impulso adicional.

Leave a Comment

%d bloggers like this: