Presión arterial baja (hipotensión): causas y tratamiento

La sangre bombeada por todo el cuerpo ejerce una fuerza sobre las paredes de las arterias, conocida como presión arterial.

La presión arterial más baja que el rango normal se llama presión arterial baja o hipotensión. Esta afección generalmente es buena para la salud, ya que reduce el riesgo de problemas cardíacos y derrames cerebrales.

Sin embargo, en algunos casos, la presión puede ser muy baja que impide el suministro de sangre oxigenada a los órganos y requiere tratamiento médico.

¿Qué es una lectura de la presión arterial?

Una lectura de presión arterial se compone de dos medidas:

  • Sistólica: este es el número más alto que indica la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón bombea sangre.
  • Diastólica: este es el número más bajo que representa la presión cuando el corazón está en una posición relajada.

La presión arterial normal estándar es 120/80 mmHg, que es 120 mmHg sistólica y 80 mmHg diastólica.

No existen valores estándar para la hipotensión, pero la presión arterial por debajo de 90/60 mmHg se considera hipotensiva.

Tipos de presión arterial baja

La hipotensión se puede clasificar en varios tipos:

  1. Hipotensión ortostática: en esta afección, la presión arterial no se ajusta a la gravedad al ponerse de pie repentinamente, lo que a veces provoca mareos o, en casos más graves, síncope o desmayo.
  2. Síncope neurocardiogénico: los nervios que controlan los vasos sanguíneos a veces pueden dar una señal inapropiada, lo que hace que los vasos sanguíneos se expandan. Como resultado, la sangre se acumula en las piernas y se reduce el suministro de sangre al cerebro, lo que a veces provoca desmayos.
  3. Hipotensión posprandial: se refiere a una sensación de mareo o aturdimiento debido a la presión arterial baja después de una comida.
  4. Hipotensión severa: esto puede resultar de una infección severa (sepsis), pérdida repentina de sangre (shock), reacción alérgica severa (anafilaxia) y ataque cardíaco.

Causas de la presión arterial baja

Varios factores pueden contribuir a la presión arterial baja, que incluyen:

1. Embarazo

Debido a los cambios hormonales y la expansión de los vasos sanguíneos durante el embarazo, es común experimentar fluctuaciones de la presión arterial durante este período.

2. Enfermedad cardíaca

Ciertos problemas cardíacos pueden afectar la eficacia de bombeo del corazón, provocando una caída de la presión arterial.

3. Enfermedades renales

Estos pueden causar un desequilibrio de electrolitos, lo que afecta la cantidad de agua en los vasos sanguíneos, lo que lleva a un menor volumen de sangre y, en consecuencia, a una presión arterial baja.

4. Anemia

Una deficiencia de algunos nutrientes puede obstaculizar la producción de glóbulos rojos y, por lo tanto, afectar la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre.

5. Problemas endocrinos

Estos incluyen afecciones como hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison), niveles bajos de azúcar en sangre y enfermedad paratiroidea.

6. Comer

Después de consumir las comidas, el flujo sanguíneo del cuerpo se concentra en el sistema digestivo. Esta caída de la presión arterial es más común en personas que tienen problemas del sistema nervioso autónomo como el Parkinson y la diabetes a largo plazo.

7. Medicamentos

Ciertos medicamentos pueden provocar una caída de la presión arterial, que incluyen:

  • Diuréticos
  • Medicamentos para la hipertensión (betabloqueantes, bloqueadores de los canales de calcio, inhibidores de la ECA, ARA II y algunos otros)
  • Muchos medicamentos de venta libre o recetados, que cuando se toman con medicamentos para la presión arterial alta pueden causar una disminución de la presión arterial
  • Medicamentos para el Parkinson
  • Antidepresivos tricíclicos
  • Ciertos antihistamínicos (difenhidramina, cetirizina, etc.)
  • Medicamentos para la disfunción eréctil, especialmente aquellos con nitroglicerina

Algunas otras causas comunes de hipotensión incluyen insuficiencia cardíaca, deshidratación, arritmia, daño a los nervios debido a la diabetes, temperatura corporal alta, estrés emocional, sangrado abundante, acumulación de placa y envejecimiento.

Los síntomas de la presión arterial baja

Una disminución de la presión arterial puede provocar los siguientes síntomas:

  • Inestabilidad
  • Mareos o aturdimiento
  • Desmayo
  • Visión borrosa
  • Debilidad
  • Náusea
  • Transpiración
  • Rigidez en el cuello
  • Piel pálida y húmeda
  • Palpitaciones del corazón

Una presión arterial extremadamente baja impide el suministro de oxígeno y nutrientes a los órganos y tejidos del cuerpo. Esto puede provocar un shock, en el que el tratamiento médico inmediato es crucial.

Los síntomas del shock incluyen:

  • Respiración rápida
  • Piel fría y sudorosa
  • Tono de piel azul
  • Pulso débil o rápido

Tratamiento médico estándar para la presión arterial baja

Generalmente, la presión arterial baja se puede corregir con cambios en el estilo de vida. Los medicamentos solo se administran si su presión arterial baja está causando complicaciones.

Los medicamentos que se administran para la presión arterial baja dependen de la causa subyacente, como los antibióticos para una infección. Los medicamentos de uso común para la presión arterial baja incluyen:

1. Agonistas beta o alfa

Los agonistas beta hacen que el corazón lata más rápido, mientras que los agonistas alfa inducen la constricción de los vasos sanguíneos.

2. Fludrocortisona

Este medicamento ayuda a los riñones a retener agua y sal, lo que aumenta el volumen de sangre en el cuerpo y, por lo tanto, la presión arterial.

3. Midodrina

Este fármaco es un vasoconstrictor que ayuda a estrechar los vasos sanguíneos y, en consecuencia, aumenta la presión arterial. Se usa comúnmente para la hipotensión ortostática.

La hipotensión grave causada por un shock requiere un tratamiento inmediato, que puede implicar:

  • Transfusión de sangre
  • Medicamentos que mejoran la función cardíaca y la presión arterial.
  • Antibióticos y otros medicamentos según la causa del shock.

Diagnóstico de hipotensión

La prueba principal para diagnosticar la presión arterial baja consiste en medir su presión arterial. Su médico también analizará su historial médico, síntomas y medicamentos para determinar la causa de la presión arterial baja.

Además, su médico puede sugerir las siguientes pruebas:

  • Examen físico
  • Medición de la frecuencia cardíaca en posiciones acostadas, sentadas y de pie
  • Medición de la presión arterial en posiciones acostadas, sentadas y de pie
  • Análisis de sangre
  • Análisis de orina
  • Pruebas de imagen
  • Prueba de la mesa basculante, si se desmaya con frecuencia
  • Monitorización ambulatoria de la presión arterial

Complicaciones asociadas con la presión arterial baja

La presión arterial baja puede causar desmayos y mareos, especialmente en adultos, lo que puede provocar caídas y lesiones graves.

Una caída repentina de la presión arterial limita el suministro de oxígeno y daña órganos como los riñones, el corazón y el cerebro. Esto se ve comúnmente en un shock inminente o fulminante.

Cuando ver a un doctor

Busque atención médica inmediata si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Mareos o desmayos
  • Visión borrosa
  • Debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Dolor de cabeza intenso
  • Hinchazón de los labios o la garganta
  • Palpitaciones del corazón
  • Sarpullido
  • Heces alquitranadas, descoloridas o con sangre
  • Habla arrastrada
  • Escalofríos o fiebre por encima de 100.5 ° F
Qué puede preguntarle a su médico
  • ¿Qué pasos puedo tomar cuando tengo síntomas?
  • ¿Necesito modificar mi plan de tratamiento y la ingesta de medicamentos?
  • ¿Qué alimentos debo evitar?
  • ¿Puedo hacer ejercicio con regularidad?
  • ¿Qué pruebas se deben realizar para determinar la causa de mi presión arterial baja?
Qué puede preguntarle su médico
  • ¿Está tomando algún medicamento?
  • ¿Qué síntomas estás experimentando?
  • ¿Ha tenido alguna enfermedad, accidente o lesión recientemente?
  • ¿Experimenta mareos al ponerse de pie de repente?
  • ¿Se siente mareado o se vuelve menos alerta?

Palabra final

La presión arterial baja a menudo puede causar mareos o desmayos debido a la falta de suministro de sangre al cerebro. Consulte a su médico para determinar la causa subyacente de su presión arterial baja y para un diagnóstico adecuado. En casos graves de hipotensión, se pueden administrar líquidos por vía intravenosa para el tratamiento.

Leave a Comment