¿El café (y otras 3 bebidas) mejoran o empeoran su diabetes?

Cuenta la leyenda que un cabrero etíope descubrió una planta milagrosa, cuyas hojas mantenían a sus cabras despiertas toda la noche e hiperactivas todo el día. Se dice que tomó las semillas de esa planta, las convirtió en una bebida y así nació el café. Hoy en día, la gente alaba sus propiedades estimulantes y una serie de otros beneficios para la salud que ofrece esta bebida. Entre ellos, se considera que tiene un impacto significativo en la forma en que su cuerpo maneja el azúcar en sangre, lo que lo convierte en un candidato principal, entre otras cosas, para ser eficaz en el tratamiento de uno de los trastornos de salud más persistentes en la sociedad actual. diabetes.

En 2015, se estimaba que aproximadamente 415 millones de personas en todo el mundo tenían diabetes, de los cuales casi el 90% de los casos eran de diabetes tipo 2. India, con 62 millones de personas diabéticas actualmente diagnosticadas con la enfermedad, según un estudio de Australasian Medical Journal, la diabetes se está convirtiendo rápidamente en una epidemia. Las tendencias en los niños indican un aumento continuo, lo que convierte a la diabetes en uno de los mayores asesinos silenciosos de esta época.

Algunas bebidas forman parte indispensable de nuestra dieta diaria. La mayoría de nosotros comenzamos el día con una taza de café o té. La leche también es una parte integral de nuestra dieta diaria. Cada una de estas bebidas forma parte de nuestra dieta y tiene un gran impacto en cómo nuestro cuerpo afronta los síntomas de la diabetes y ayuda a combatirlos.

Entonces, echemos un vistazo a cómo cada una de estas bebidas afecta la diabetes, ¿te mejoran o causan más daño que bien?

1. Café:

El café es una bebida muy consumida en todo el mundo, en diversas formas. Se prepara a partir de granos de café tostados molidos y contiene cafeína, responsable de los efectos rejuvenecedores de esta bebida de color oscuro. La cafeína es un estimulante que estimula el sistema nervioso central y puede cambiar la forma en que se siente, por lo que la gente usa ampliamente el café para ayudarse a despertarse por la mañana, aliviar el cansancio y mejorar la concentración.

¿Cómo puede ayudar?

Además de la cafeína, el café también contiene una mezcla de antioxidantes que incluyen polifenoles y minerales como magnesio y cromo. Estos ingredientes pueden mejorar la sensibilidad a la insulina de su cuerpo y pueden ser muy efectivos en la reducción de los niveles altos de azúcar en sangre asociados con la diabetes tipo 2. Sin embargo, algunos estudios han indicado que este beneficio puede ser solo a corto plazo, mientras que a largo plazo, la cafeína puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

¿No hay forma de convertir estos beneficios a corto plazo en beneficios a largo plazo? Un estudio publicado por Columbia Medica evaluó a personas con diabetes tipo 2, donde se encontró que los participantes que consumieron café y realizaron 40 minutos de ejercicio de baja intensidad tuvieron una reducción significativa de su nivel de azúcar en sangre en comparación con otros grupos. ¿Qué significa esto para ti? Beba café con moderación (omita el azúcar) y haga ejercicio con regularidad para evitar la diabetes.

2. Té

Otra bebida de consumo popular es el té. El té, como el café, contiene cafeína, junto con otro potente alcaloide, el tanino. También contiene una mezcla de polifenoles que son antioxidantes.

¿Cómo puede ayudar?

Esta combinación mejora la sensibilidad a la insulina, lo que permite que su cuerpo utilice mejor el azúcar en el torrente sanguíneo, reduciendo así los efectos de la diabetes. Un estudio holandés publicado en Diabetologia ha demostrado que beber té puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en casi un 40%. También se ha demostrado que el té mejora la circulación, lo que reduce la presión arterial y mejora el flujo sanguíneo a los órganos para una mejor absorción. El té también reduce el estrés, que empeora su salud si tiene diabetes. Agregar leche a su té reduce significativamente las capacidades antidiabéticas del té, por lo que variantes como el té negro, el té verde o el té oolong son una mejor opción para combatir los diabéticos.

Dato curioso: ¿Sabías que se necesitan unas 2000 hojas de té para hacer una libra de té?

3. Leche

La leche se considera una bebida muy nutritiva para personas de todas las edades. Pero, ¿cómo afecta la leche a la diabetes? La respuesta a esta pregunta radica en el contenido de la leche que bebe. La leche contiene proteínas de la leche, azúcares de la leche y grasas de la leche, además de un cóctel de vitaminas y una cantidad significativa de minerales. Si bien confiere una serie de beneficios para la salud, se ha demostrado que la leche afecta negativamente su lucha contra la diabetes.

¿Cómo puede ayudar?

Un estudio del Journal of American College of Nutrition indica que las proteínas de la leche causan casi patógenamente diabetes tipo 1 (donde el cuerpo es incapaz de producir suficiente insulina) en bebés que han sido alimentados principalmente con biberón con leche de vaca en lugar de aquellos que son predominantemente amamantados. Los azúcares de la leche son carbohidratos, principalmente lactosa, y como tales se considera que empeoran las condiciones de la diabetes. Sin embargo, las grasas de la leche son buenas para la diabetes. Un artículo publicado en diciembre de 2010 en Annals of Internal Medicine que estudió a 3.736 hombres durante un curso de 10 años encontró que aquellos que tenían un mayor contenido en sangre de ácidos grasos consumidos de productos lácteos enteros tenían un 60% menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellos con niveles más bajos de estas grasas en la sangre. El ácido trans-palmitoleico es el ácido graso al que se le atribuyen estas capacidades protectoras.

Entonces, ¿la leche te ayuda a combatir la diabetes? El consumo regular de leche de vaca entera en cantidades moderadas lo protege contra la diabetes tipo 2. Para los bebés, sin embargo, no existe un sustituto de la leche materna. Para las personas que tienen intolerancia a la lactosa, se puede consumir leche sin lactosa, pero solo aquellas que no afecten el contenido de grasa.

4. Agua:

Beba suficiente agua. Este es probablemente el consejo más común que recibe de las personas, incluso si no son médicos profesionales. Pero, ¿el agua, en sí misma sin aditivos, le ayuda en su lucha contra la diabetes?

¿Cómo puede ayudar?

Un estudio exhaustivo publicado por la Asociación Estadounidense de Diabetes indica que el agua es muy eficaz para combatir la diabetes. Este estudio realizado en 3.615 hombres y mujeres de mediana edad durante un período de nueve años encontró que aquellos que supuestamente bebían más de 34 onzas de agua al día tenían un 21% menos de probabilidades de desarrollar hiperglucemia (aumento de los niveles de azúcar en sangre) en el transcurso de los próximos nueve años. . ¿Qué hay en el agua que tiene esta habilidad? Beber menos agua provoca la liberación de una hormona llamada vasopresina, que instruye a los riñones para que liberen menos agua en la orina para su excreción, al tiempo que ordena al hígado que libere más azúcar en el torrente sanguíneo. Beber más agua reduce los niveles de vasopresina, lo que reduce el nivel de azúcar en el torrente sanguíneo.

En conclusión:

Para tratar eficazmente la diabetes, se recomienda hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta equilibrada. Junto con lo que come, lo que bebe también forma una parte importante de su dieta. Entonces, la próxima vez que tome esa taza de café o trague el vaso de leche, recuerde el impacto que estas bebidas están teniendo en su salud y en particular en su diabetes.

Leave a Comment