Quistes sebáceos infectados - Remedios caseros
Problemas de la piel

Quistes sebáceos infectados

Un quiste epidérmico o sebáceo es un bulto que se forma en la capa más externa (piel) de su piel. Establece cuándo se obstruye una glándula productora de aceite (sebácea) en su piel, desarrollando un saco hueco lleno de un compuesto graso y amarillento que se parece al queso casero. Estos quistes con frecuencia incluyen folículos pilosos hinchados o bultos que resultan de una lesión en la piel. Los quistes sebáceos generalmente son seguros, pero un quiste sebáceo infectado puede ser un problema.

Síntomas

Un quiste sebáceo es un bulto móvil y sin dolor que a menudo crece lentamente debajo de la piel. Sin embargo, a menudo, puede terminar infectado debido a una lesión o al contacto repetido con bacterias de las manos. Los síntomas y signos típicos de un quiste sebáceo infectado incluyen sensibilidad, dolor al tacto, sensación de calor sobre la piel afectada y líquido con aspecto ceroso y graso. En cuanto a los quistes cutáneos típicos, también puede drenar las tuberías adherentes y las manchas blancas grisáceas con mal olor del bulto.

Llame a su médico si presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Mayor inflamación alrededor del área afectada
  • Empeoramiento hinchazón y dolor
  • Fiebre alta (100.4 ° F / 38 ºC o más)
  • Pus escurriendo tuberías del quiste

¿Es peligroso?

Por lo general, esta condición no causa problemas graves. Quiste sebáceo infectado debe ser eliminado para evitar más problemas. Mientras que para los quistes sebáceos que no están infectados, la eliminación no es obligatoria, debido a que algunos quistes desaparecen con el tratamiento con compresas tibias o desaparecen solos.

Si se rompe el quiste, experimentará síntomas como una ebullición infectada y necesitas tratamiento inmediato Además, un quiste sebáceo infectado puede ser muy doloroso e hinchado. Puede ser difícil operar, por lo que su médico puede recomendarle que espere hasta que la inflamación disminuya. Afortunadamente, no ocurren complicaciones después del drenaje quirúrgico o la eliminación del quiste en la mayoría de las partes. Sin embargo, algunas personas también informan que los quistes sebáceos a veces pueden volver. Por lo tanto, es necesario seguir la atención postoperatoria adecuada.

Tratamiento médico

1. Antibióticos
Su médico probablemente le recomendará antibióticos como flucloxacilina para tratar su quiste sebáceo infectado, que debe tomar según las indicaciones. Puede que te sientas mucho mejor después de unos días, pero te animarán a continuar terminando todo el curso.

2. Obtenga cirugía
La extirpación quirúrgica del quiste a veces es esencial. Si el quiste es poco con menos intensidad, su médico aplicará una lanza para drenar y extraer el quiste. Para quistes relativamente más grandes, el médico cortará en forma ovalada desde ambos lados o en el centro para extirpar el quiste. No se preocupe por el dolor, ya que se administrará un anestésico local alrededor del área para evitar que experimente dolor.

3. Cuidados postoperatorios
Lo más importante que debe hacer después de la cirugía es mantener el área limpia. No habrá complicaciones, siempre y cuando no toque su herida innecesariamente. Si las suturas son solubles, no será necesario volver para quitar las suturas.

Además, se puede aplicar una limpieza orgánica para ayudar a una cicatrización más rápida. Las hojas de guayaba se pueden hervir en agua para hacer un lavado antiséptico para la herida. Tenga en cuenta para enfriar la solución antes de usarla. Además, las hojas de aloe vera con una savia espesa y relajante pueden usarse directamente sobre la herida, luego simplemente deje la savia sobre la herida y déjela secar. Una cosa a tener en cuenta es probar cualquier solución casera en la piel antes de usarla para prevenir cualquier reacción alérgica.

Remedios caseros

1. Warm Compress
Efecto: el calor húmedo promueve la circulación de la sangre hacia el quiste sebáceo infectado y acelera el proceso de recuperación. Una compresa caliente dilata el capilar y mejora el transporte de nutrientes al área para que los tejidos dañados se curen más rápido. También ayuda a enjuagar las sustancias tóxicas y los desechos que desencadenan la inflamación.

Consejos de uso: Remoje una toalla pequeña en agua tibia. Tira la toalla para eliminar el exceso de agua. Use la toalla tibia sobre su quiste durante 10-20 minutos. Haga esto de dos a cuatro veces por día.

2. Tea Tree Oil
Efecto: el aceite de árbol de té ayuda a reducir la formación de quistes sebáceos frecuentes. Es un representante antimicrobiano reconocido que tiene resultados antibacterianos y antiinflamatorios fantásticos.

Consejos de uso: coloque de una a dos gotas de aceite de árbol de té en su quiste sebáceo infectado. Cubra con curita. Quítese la tirita después de 8 a 10 horas y evite dormir con la tirita durante la noche. Puede repetir este procedimiento la próxima mañana temprano

3. Aceite de ricino
Efecto: el aceite de ricino contrarresta el picor y la inflamación. En realidad, tiene un químico llamado ricina que tiene propiedades antibacterianas.

Consejos de uso: Primero, empape una pieza de tela limpia en aceite de ricino, luego cubra el quiste y coloque una compresa tibia. Mantenga durante aproximadamente media hora. También puede frotar cuidadosamente con aceite de ricino sobre su quiste un par de veces al día.

4. Aloe Vera
Efecto: El aloe vera es un tratamiento casero popular que no solo beneficia a la piel, sino también a su salud general. Con un hogar antibacteriano, puede aliviar el dolor y el dolor de la piel provocado por un quiste sebáceo infectado. Como se señaló anteriormente, el aloe vera ayuda a acelerar el proceso de cicatrización de la lesión.

Consejos de uso: aplique un poco de gel de aloe vera directamente sobre el quiste sebáceo. Frote con cuidado sobre el área para ayudar a que el gel penetre en el quiste. Haga esto una o dos veces al día.

5. Vinagre de sidra de manzana
Efecto: El vinagre de sidra de manzana es conocido por sus fuertes propiedades antisépticas, antibacterianas y antifúngicas. Es un agente limpiador eficaz que ayuda a eliminar las bacterias en las heridas.

Consejos de uso: Remoje una bola de algodón en un poco de vinagre de sidra de manzana y luego aplíquela a su quiste. Déjelo permanecer por un tiempo prolongado antes de eliminarlo. Si experimenta una sensación de ardor, diluya con un poco de agua para hacer una solución y úsela sobre el quiste. Haga esto de 3 a 4 veces al día

Leave a Comment

Translate »