Sarpullido después de la fiebre: ¿Qué significa esto para su niño pequeño? - Remedios caseros
Salud

Sarpullido después de la fiebre: ¿Qué significa esto para su niño pequeño?

Como padre, puede pensar que los años de la infancia están llenos de nada más que infecciones, resfriados y gripes. Los niños de esta edad son propensos a jugar al aire libre y su sistema inmunológico se acumula durante este tiempo como respuesta a eso. Si bien la fiebre no es necesariamente tan preocupante (todos los niños pequeños son propensos a enfermarse), una erupción después de la fiebre a menudo puede hacer que los padres entren en pánico. En este artículo, entenderemos qué significa cuando su hijo tiene una erupción después de la fiebre, así como los diferentes tipos de erupciones que pueden ocurrir en los niños después de la fiebre.

¿Qué significa una erupción después de la fiebre?

Por lo general, cuando los niños desarrollan un sarpullido después de la gripe, puede significar cualquiera de las siguientes condiciones:

  • Roséola: esta erupción es bastante común en niños pequeños menores de 2 años. Ocurre principalmente después de una fiebre alta que cae dentro de los rangos de 102-104 grados. Una vez que baja la fiebre, los niños pequeños desarrollan un sarpullido en el pecho, el abdomen y la espalda. Esta erupción es generalmente rosada y tiene una textura elevada. El niño también puede experimentar algunos otros síntomas como pérdida de apetito, tos, secreción nasal y diarrea. Algunos niños también pueden experimentar convulsiones febriles si su temperatura corporal aumenta. No existe un tratamiento específico para la erupción cutánea para esta afección. Sigue su curso por sí solo, sin embargo, los padres deben consultar con un pediatra si se sienten preocupados.
  • Enfermedad de manos, pies y boca: esta es una afección extremadamente común que se presenta en la mayoría de los niños cuando cumplen 5 años. En esta afección, los niños desarrollan fiebre, pierden el apetito y también desarrollan llagas alrededor de la boca. Estas llagas pueden ser bastante dolorosas y los niños que padecen síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca son propensos a tener rabietas y llorar. Aparte de las llagas que comienzan en la parte posterior de la garganta y se acumulan alrededor de la boca, los niños también desarrollan un sarpullido formado por manchas rojas en las manos y los pies. A veces, esta erupción se extiende a otras áreas como la espalda y las nalgas también. Al igual que la roséola, esta afección no tiene cura y los padres deben esperar a que siga su curso. Esto suele suceder en una semana.
  • Quinta enfermedad: esta también es una condición común que resulta en una erupción después de la fiebre en los niños. Los niños también pueden sufrir los síntomas de un resfriado durante este tiempo. La afección se caracteriza por un sarpullido rojo en las mejillas que tiene un patrón de encaje elevado. La erupción también puede extenderse a otras partes del cuerpo. Los síntomas de la quinta enfermedad siguen su curso en una semana y no existe una cura específica para ellos.

Cuidando a un bebé enfermo:

Si su hijo es muy pequeño y ha desarrollado fiebre, como padre, debe asegurarse de que se sienta cómodo. Algunas de las formas en que puede hacer que su bebé enfermo se sienta un poco más cómodo son las siguientes:

  • Use un ventilador de enfriamiento
  • Dele a su hijo un buen baño de esponja
  • Quítese la ropa adicional para que su hijo se sienta menos sudoroso
  • Dele a su hijo muchos líquidos como agua, jugos, limonada y soluciones de SRO (especialmente si el estómago del niño también está alterado)

Si su hijo presenta los siguientes signos, significa que debe llevarlo al pediatra de inmediato:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Erupciones inexplicables
  • Dormir de forma inusual, actuar mal o estar muy quisquilloso

No confunda un sarpullido con varicela:

La varicela es una enfermedad común que se presenta en los niños (aunque también puede ocurrir en los adultos si no han tenido la enfermedad cuando eran jóvenes). La varicela es una enfermedad viral que conduce al desarrollo de ampollas rojas y con picazón en todo el cuerpo. La erupción puede desarrollarse después de la fiebre, sin embargo, esto no debe confundirse con todos los otros tipos de erupciones inofensivas que ocurren en los niños después de la fiebre. Los síntomas de la varicela comienzan con presentaciones sin erupción que incluyen fiebre, pérdida de apetito y dolores de cabeza. Después de unos días de fiebre, aparece la erupción de la varicela. Estos se ven como protuberancias rojas o rosadas que ocurren en todo el cuerpo y pican incesantemente. Cuando se rascan, también pueden dejar una cicatriz permanente en el cuerpo.

La erupción se convierte en ampollas que se llenan de líquido, que se filtra periódicamente. Entonces, comienza la curación. El sarpullido forma costras, se seca y se cae por sí solo. Los niños se consideran contagiosos hasta que desaparece toda la erupción.

Para ayudar a su niño a sentirse cómodo durante este tiempo, debe darle baños tibios para calmar la piel. Asegúrese de que el niño use ropa liviana que no roce contra la viruela y agrave aún más la erupción. También puede usar lociones calmantes como calamina para aliviar parte de la picazón.

Los médicos le darán a su hijo medicamentos para acelerar el proceso de curación. A veces, estos medicamentos pueden incluir antihistamínicos, que pueden ayudar con la inflamación experimentada en la erupción. Los médicos también le informarán sobre los ungüentos tópicos adecuados que debe usar para aliviar la piel de su hijo. Si la erupción es extremadamente grave, los médicos también pueden recetar ciertos medicamentos antivirales para ayudar al cuerpo de su hijo a combatir la infección.

Algunas de las complicaciones de la varicela incluyen la erupción que se extiende a los ojos, infecciones bacterianas secundarias e incluso mareos y dificultad para respirar. Puede ayudar a minimizar el riesgo de que su hijo padezca varicela grave si lo vacunan contra la enfermedad en el momento adecuado.

Conclusión:

Es bastante común que los niños pequeños desarrollen un sarpullido después de la fiebre. No entre en pánico cuando esto suceda, ya que a menudo es bastante inofensivo. Lleve a su hijo a su pediatra para averiguar cuál es el problema. La mayoría de las veces, estas erupciones desaparecen por sí solas y los padres pueden respirar tranquilos. Recuerde, si aparece una erupción una vez, no hay ninguna regla que diga que no volverá a ocurrir. Mantenga a su hijo higiénico y saludable para evitar que ocurran demasiados problemas constantemente. ¡Lavarse las manos antes y después de las comidas, usar desinfectantes y jugar en parques limpios puede ser de gran ayuda!

Leave a Comment

%d bloggers like this: