signos-de-glaucoma-agudo

Signos y síntomas agudos de glaucoma

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es un grupo de enfermedades oculares que causan daño al nervio óptico. El nervio óptico transporta imágenes desde la retina, que es la luz especializada que capta el tejido, hasta el cerebro para que podamos ver. En el glaucoma, la presión ocular contribuye a dañar las frágiles fibras nerviosas del nervio óptico. Cuando se daña un número significativo de fibras nerviosas, se establecen puntos ciegos en el campo de visión. Tan pronto como se produce el daño a los nervios y la pérdida visual, es permanente.

La mayoría de las personas no ven estas áreas ciegas hasta que gran parte del daño al nervio óptico ha sucedido actualmente. Si todo el nervio está dañado, los resultados de la ceguera. El glaucoma es una de las principales causas de ceguera en el mundo, especialmente en las personas mayores. La detección temprana y el tratamiento por su oftalmólogo son las claves para prevenir el daño del nervio óptico y la pérdida de visión por glaucoma

¿Qué causa el glaucoma agudo?

Las razones precisas para el daño del nervio óptico por glaucoma no están completamente comprendidas, pero involucran compresión mecánica y / o reducción del flujo sanguíneo del nervio óptico. Aunque la presión ocular alta a veces causa glaucoma, muchas personas también pueden establecer glaucoma con presión ocular “normal”.

¿Cuáles son los diferentes tipos de glaucoma?

Glaucoma de ángulo abierto

Ángulo abierto crónico el glaucoma es la forma más típica de glaucoma. El ángulo de drenaje “abierto” del ojo puede obstruirse, dando como resultado una presión ocular gradual mejorada. Si este aumento de la presión da como resultado el daño del nervio óptico, se lo conoce como glaucoma crónico de ángulo abierto. El daño del nervio óptico y la pérdida de la visión generalmente ocurre de manera tan gradual y sin dolor que no está familiarizado con el problema hasta que el nervio óptico está gravemente dañado.

Glaucoma de ángulo cerrado

El ángulo de drenaje del glaucoma se produce cuando la vista se estrecha y termina siendo bloqueada por completo. En el ojo, el iris puede cortar el ángulo de drenaje y causar una presión ocular peligrosamente alta. Cuando el ángulo de drenaje del ojo inesperadamente se bloquea por completo, la presión se acumula rápidamente y esto se denomina glaucoma de ángulo cerrado grave. Los síntomas incluyen dolor severo en los ojos, visión borrosa, dolor de cabeza halos de arcoíris alrededor de las luces, náuseas y vómitos. A menos que un oftalmólogo trate el glaucoma agudo de ángulo cerrado rápidamente, puede causar ceguera. Cuando el ángulo de drenaje del ojo se obstruye totalmente lentamente, la presión se desarrolla lentamente, y esto se denomina glaucoma crónico de ángulo cerrado. Esta forma de glaucoma ocurre con mayor frecuencia en individuos de origen africano y asiático, y en afecciones oculares específicas.

Otros tipos de glaucoma

No todos los tipos de glaucoma se caracterizan por presiones oculares. En el glaucoma de tensión normal o de baja tensión, el nervio óptico sufre daños con la pérdida de campo visual resultante a pesar de que se mantienen las presiones oculares normales. Los ojos afectados por esta afección son mucho más susceptibles al daño del nervio óptico con cualquier aumento de la presión intraocular en comparación con otros ojos.

Síndrome de exfoliación

  • El síndrome de exfoliación es un tipo común de glaucoma de ángulo abierto que se produce cuando hay una acumulación de producto inusual, blanquecino, en el ángulo de drenaje del ojo. Este producto y el pigmento de la parte posterior del iris pueden obstruir el sistema de drenaje del ojo y causar una mayor presión ocular. Este tipo de glaucoma reacciona bien al tratamiento con láser.

Glaucoma pigmentario

  • El glaucoma pigmentario es una afección que generalmente afecta a los varones caucásicos jóvenes miopes. Esta condición se identifica cuando el iris se inclina hacia atrás y entra en contacto con las estructuras de asistencia que mantienen la lente en su lugar. Esta posición interrumpe las células que recubren el área de la superficie posterior del iris que consiste en pigmento, y conduce a una liberación de partículas de pigmento en el sistema de drenaje del ojo. Este pigmento puede obstruir el drenaje y puede provocar un aumento de la presión ocular. Esta forma de glaucoma responde bien al tratamiento con láser.

Otros tipos de glaucoma pueden desencadenarse por lesiones oculares, tumores y otras enfermedades oculares. Un tipo inusual de glaucoma incluso puede existir en niños al nacer.

Signos y síntomas agudos de glaucoma

Desafortunadamente, la mayoría de los casos de glaucoma no ocurren con síntomas fácilmente notorios que advierten del daño permanente al nervio óptico. Sin embargo, la presencia de la siguiente indicación indica que necesita una evaluación exhaustiva por parte de un optometrista:

  • Dificultad poco frecuente para adaptarse a habitaciones oscuras
  • Dificultad para concentrarse en cosas cercanas o remotas
  • Entrecerrar los ojos o parpadear debido a un nivel poco común sensibilidad a la luz o reflejos
  • Modificación del color del iris
  • Cubiertas con borde rojo, incrustadas o inflamadas
  • Dolor recurrente en o alrededor de los ojos
  • Visión doble
  • Mancha oscura en el centro de la observación Las líneas y los bordes aparecen distorsionados u ondulados
  • El exceso de lagrimeo o “ojos llorosos”.
  • Ojos secos con comezón o ardor; y.
  • Ver manchas, imágenes similares a fantasmas.

Las siguientes pueden ser indicaciones de problemas posiblemente graves que pueden necesitar atención médica de emergencia:.

  • Pérdida de visión abrupta en un ojo.
  • Brumoso inesperado o visión borrosa.
  • Destellos de puntos claros o negros.
  • Halos o arco iris alrededor de la luz.

Los síntomas enumerados anteriormente pueden no implicar que usted tenga glaucoma. Sin embargo, si experimenta uno o más de estos síntomas, llame a su oculista para una prueba completa.

¿Cómo se detecta el glaucoma?

Los exámenes oculares de rutina realizados por su oculista son la mejor manera de descubrir el glaucoma. Su oftalmólogo determinará la presión de su ojo (tonometría); verifique el ángulo de drenaje de su ojo (gonioscopia); examine su nervio óptico (oftalmoscopía); y prueba el campo visual de cada ojo (perimetría). La evaluación del nervio óptico y las pruebas de campo visual se llevan a cabo en períodos regulares para vigilar los resultados del glaucoma. La información de estas pruebas ofrece una señal de la efectividad del tratamiento que se está utilizando y si otros tratamientos podrían ser esenciales. No todas estas pruebas son esenciales para cada individuo, ni en todos los casos. El objetivo es determinar si el daño del glaucoma ha avanzado con el tiempo.

¿Quién está en riesgo de glaucoma?

La presión ocular alta por sí sola no implica que tenga glaucoma, pero es un factor de peligro crucial que su oculista utilizará para determinar su peligro de desarrollar la enfermedad.

Los elementos de riesgo más importantes incluyen:

  • edad
  • presión ocular elevada
  • ascendencia africana
  • córnea delgada
  • antecedentes familiares de glaucoma
  • miopía
  • lesiones en los ojos
  • uso de esteroides
  • una historia de anemia severa o shock

Según un estudio reciente realizado por investigadores del Kellogg Eye Center de la Universidad de Michigan, las personas con diabetes e hipertensión también podrían tener en realidad un mayor peligro de desarrollar glaucoma de ángulo abierto (OAG). Verifique el estudio de glaucoma.

Su oftalmólogo evaluará todos estos elementos antes de elegir si necesita tratamiento para el glaucoma; o si debe ser rastreado con frecuencia como sospechoso de glaucoma para identificar los primeros signos de daño al nervio óptico.

Tratamiento del glaucoma agudo

El tratamiento para el glaucoma se basa en la naturaleza y gravedad de cada caso. En general, el glaucoma no se puede curar, sin embargo, se puede controlar. Las gotas para los ojos, las tabletas, los procedimientos con láser y las cirugías se usan para prevenir o ralentizar el daño posterior. Con cualquier tipo de glaucoma, los exámenes oculares de rutina son extremadamente importantes para detectar la progresión y prevenir la pérdida de la visión. Debido a que el glaucoma puede agravarse sin que usted se dé cuenta, su tratamiento probablemente tendrá que cambiarse gradualmente para lograr una menor “presión ocular diana”.

Medicamentos

El glaucoma se trata comúnmente con gotas oftálmicas varias veces día, a menudo en combinación con tabletas. Estos medicamentos modificarán la circulación sanguínea del líquido ocular y reducirán la presión ocular, ya sea disminuyendo la producción de líquido dentro del ojo o aumentando la circulación dejando el ángulo de drenaje. Es necesario hablar con sus médicos sobre los medicamentos para los ojos que está usando porque los medicamentos para el glaucoma pueden tener efectos secundarios. Debe avisar a su oculista al instante si cree que puede estar experimentando efectos secundarios. Los efectos secundarios de algunas gotas oftálmicas pueden incluir escozor, ojos rojos, visión borrosa, dolores de cabeza o modificaciones en el pulso, latidos cardíacos o la respiración. Los efectos secundarios de las tabletas pueden incluir hormigueo en dedos de manos y pies, somnolencia, pérdida de antojos, anomalías intestinales, cálculos renales, anemia o sangrado.

Cirugía láser

La cirugía con láser también es efectiva para el tratamiento del glaucoma. La trabeculoplastia es un tratamiento con láser para mejorar la función de envejecimiento de la eyección del ojo para controlar la presión ocular dentro del ojo cuando se trata de glaucoma de ángulo abierto. La iridotomía es un tratamiento con láser para producir pequeños orificios en el iris para mejorar el flujo del líquido ocular al drenaje cuando se trata el glaucoma de ángulo estrecho.

Cirugía quirúrgica

Cuando se necesita cirugía para tratar el glaucoma, el oculista utilizará un microscopio e instrumentos especializados para crear un nuevo canal de drenaje de derivación para que el líquido del ojo salga del ojo. El nuevo canal ayuda a disminuir la presión del ojo. Se sugerirá cirugía solo si su oftalmólogo considera que la ventaja de una presión ocular inferior lograda con una operación supera las posibles complicaciones y / o el desarrollo adicional del daño del nervio óptico.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *