Asma: síntomas, causas, factores de riesgo y tratamiento

El asma es uno de los trastornos respiratorios más comunes que afecta a personas de todas las edades, especialmente a los niños. Actualmente, no existe cura para el asma, pero el tratamiento sintomático ayudaría a reducir la gravedad de la afección.

¿Qué es el asma?

El asma es una afección crónica que resulta de la inflamación y el estrechamiento de los bronquios (a través de los cuales el aire entra y sale de los pulmones). Hay dos tipos de asma que incluyen el asma alérgica y el asma no alérgica.

  • Asma alérgica o asma extrínseca causada por la exposición a alérgenos, como alimentos, moho, polen y polvo.
  • Asma no alérgica o asma intrínseca causada por estrés, ejercicio, exposición a condiciones climáticas extremas, enfermedades como resfriado o gripe, exposición a irritantes en el aire (humo, olores fuertes y vapores químicos) o debido a ciertos medicamentos.

¿Cuáles son los signos y síntomas del asma?

 Los síntomas del asma varían de persona a persona, que incluyen los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Opresión en el pecho
  • Sibilancias
  • Tos persistente (especialmente por la noche o durante el ejercicio) 

Si no se trata, los síntomas del asma pueden empeorar y provocar complicaciones potencialmente mortales. Los episodios leves de asma pueden durar unos minutos y pueden aliviarse espontáneamente mediante el uso de medicamentos. En caso de asma grave, los síntomas pueden durar de horas a días.

Un paciente con asma puede experimentar los síntomas principalmente durante la noche, temprano en la mañana o inmediatamente después de cualquier actividad. Los síntomas ocurren como resultado del estrechamiento de las vías respiratorias. Si la afección está bien controlada con medicamentos y cambios específicos en el estilo de vida, el paciente puede experimentar síntomas ocasionales de asma.

¿Cuáles son las causas del asma?

Se desconoce la causa exacta del asma. Sin embargo, la investigación muestra que una persona es propensa al asma en caso de:

  • Antecedentes familiares de asma, eccema o alergias.
  • Historia de bronquitis
  • Nacimiento prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Fumar durante el embarazo

¿Cuáles son los factores de riesgo de los síntomas del asma?

El asma puede desencadenarse por varios factores. Los factores que pueden desencadenar los síntomas del asma son los siguientes:

  • Infecciones virales del tracto respiratorio
  • Exposición a alérgenos ambientales (como ácaros del polvo doméstico o alérgenos animales)
  • Ejercicio
  • La enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Obesidad o sobrepeso
  • Exposicion ocupacional
  • Factores emocionales como el estrés.
  • Exposición a contaminantes ambientales (humo de tabaco)
  • Sinusitis crónica
  • Uso de aspirina o antiinflamatorios no esteroideos. 

¿Cuáles son las complicaciones del asma?

Si el asma no se trata, puede provocar las siguientes complicaciones:

  • Estrechamiento permanente de las vías respiratorias (bronquios)
  • Ataque de asma severo
  • Estrés, ansiedad o depresión
  • Infecciones pulmonares
  • Retraso en el crecimiento o la pubertad en los niños.
  • Signos y síntomas que interfieren con el sueño.
  • Efectos secundarios debido al uso de medicamentos a largo plazo.

La intervención médica oportuna y el uso adecuado de los medicamentos ayudan a prevenir las complicaciones a corto y largo plazo causadas por el asma.

¿Cómo se diagnostica el asma?

Inicialmente, el médico obtiene el historial médico que incluye los síntomas experimentados por el paciente, los desencadenantes conocidos del asma, el nivel de actividad, la lista de medicamentos, el entorno laboral y la dieta. Después de revisar el historial médico y de medicamentos, el médico realiza un examen físico que incluye pruebas de función pulmonar para detectar las anomalías durante el proceso de respiración. El médico también puede recomendar las siguientes pruebas para verificar la función pulmonar:

  1. Espirometría:  esta prueba ayuda a determinar el grado de estrechamiento de las vías respiratorias. La espirometría consiste en verificar el volumen de aire que se puede exhalar después de una respiración profunda.
  2.  Flujo máximo  : es un dispositivo que se usa para medir qué tan bien sale el aire de los pulmones. Además, ayuda a medir el grado de estrechamiento antes de la aparición de cualquier síntoma de asma.
  3. Radiografía de tórax  : la radiografía de tórax ayuda a determinar las causas de las sibilancias. Se utiliza principalmente para el diagnóstico inicial de asma bronquial. También ayuda a descartar otras complicaciones como la neumonía.

Otras pruebas para diagnosticar el asma pueden incluir las siguientes:

  • Desafío de metacolina
  • Prueba de óxido nítrico
  • Pruebas de alergia
  • Eosinófilos de esputo
  • Prueba de provocación (en caso de ejercicio y asma inducida por el frío)

Según la gravedad, el asma se clasifica en las siguientes etapas:

¿Cómo se trata el asma?

 Por lo general, el tratamiento del asma implica conocer los desencadenantes, realizar un seguimiento del proceso respiratorio y adoptar ciertas medidas para evitar la exposición a los desencadenantes. En caso de brotes, una persona debe usar un inhalador para un alivio rápido. El médico prescribe los medicamentos según la edad del paciente, la gravedad de los síntomas y el tipo de desencadenantes.

En la mayoría de los casos, el manejo preventivo y a largo plazo sería beneficioso para reducir la inflamación que causa los síntomas. Los broncodilatadores (como inhaladores) que abren las vías respiratorias inflamadas y provocan dificultad para respirar proporcionan un alivio rápido.

El médico suele recetar medicamentos para el control del asma a largo plazo que reducen eficazmente los brotes de asma. Estos medicamentos incluyen los siguientes:

  • Corticosteroides inhalados (fluticasona, budesonida, beclometasona)
  • Modificadores de leucotrienos (montelukast, zafirlukast)
  • Agonistas beta de acción prolongada (salmeterol y formoterol)
  • Inhaladores combinados (fluticasona-salmeterol, budesonida-formoterol y formoterol-mometasona)

Los medicamentos para el alivio rápido de los brotes de asma incluyen los siguientes:

  • Agonistas beta de acción corta (albuterol y levalbuterol)
  • Ipratropio
  • Corticosteroides orales e intravenosos (prednisona y metilprednisolona)

En algunos casos, el médico puede recetar medicamentos antialérgicos si los síntomas empeoran debido a las alergias. Estos medicamentos incluyen los siguientes:

  • Inmunoterapia (inyecciones para alergias)
  • Omalizumab (para pacientes con asma grave)

Si los síntomas del asma grave no mejoran incluso después del tratamiento con corticosteroides inhalados u otros medicamentos, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica llamada termoplastia bronquial.

Prevención del asma y remedios caseros:

 El asma se puede prevenir en casa. A continuación se detallan las medidas que deben adoptarse para prevenir el asma:

  • Use el acondicionador de aire para bajar la humedad y reducir la exposición a los ácaros del polvo
  • Prevenir el desarrollo de esporas de moho.
  • Cubrirse la nariz y la boca en caso de frío extremo
  • Realizar ejercicio regular para fortalecer y mejorar el funcionamiento del corazón y los pulmones.
  • Mantener un peso saludable para reducir otras complicaciones de salud.

Evite la ingesta de alimentos que puedan provocar acidez de estómago.

Add a Comment

Your email address will not be published.