Hepatitis C y analgésicos - Remedios caseros
El manejo del dolor

Hepatitis C y analgésicos

Las personas con hepatitis C crónica sufren los mismos esguinces, distensiones y dolores en el cuerpo que cualquier otra persona. Además, los síntomas de la hepatitis C pueden incluir dolor musculoesquelético, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza, dolor abdominal episódico y dolor de hígado. Sin embargo, muchos medicamentos contra el dolor normales, pueden dañar un hígado ya vulnerable. Para aquellos con Hepatitis C encontrar un método para aliviar su dolor sin fomentar la lesión hepática puede parecer una lucha cuesta arriba.

Dolor vs. Hepatitis C

Según un 2005 ABC News / USA Today / Encuesta del Stanford University Medical Center, más del 50 por ciento de los estadounidenses viven con dolor crónico o recurrente. Afortunadamente, la industria farmacéutica en realidad ha suministrado una gama de opciones para eliminar muchas condiciones dolorosas. Independientemente de esto, un número considerable de personas con Hepatitis C que experimentan dolor crónico o de rutina tienen restringidas sus opciones de alivio del dolor.

Antes de tratar de auto-tratar el dolor o la incomodidad, los pacientes con Hepatitis C deben discutir los síntomas y el manejo del dolor con sus médicos. Dado que todas las drogas ejercen algún tipo de tensión en el hígado y también pueden reducir el sistema inmune del cuerpo, un médico conocedor evaluará cada situación específica y alentará a sus pacientes adecuadamente. Al lidiar con la hepatitis C, es una buena idea hablar con su médico sobre la medicación para aliviar el dolor lo más rápido posible, de modo que cuando ocurra el dolor, esté listo con los medicamentos adecuados.

Alternativas Métodos para aliviar el dolor de la hepatitis C

El dolor crónico o persistente generalmente es la forma en que su cuerpo le informa que existe un problema. Solo intente autotratarse con alternativas si está seguro de que su dolor no es una situación de emergencia. En caso de duda, consulte siempre a su médico en primer lugar.

Dado que cada medicamento tomado puede poner en peligro un hígado que ya tiene dificultades, muchas personas con hepatitis C cuentan con opciones que no son de medicamentos. Antes de abrir un frasco de píldoras, primero pruebe estas 7 alternativas seguras:

  1. Use un paquete de calor sobre músculos doloridos, articulaciones o sobre el hígado para aliviar el dolor.
  2. Tome un baño tibio con sales de Epsom.
  3. Siguiendo todas las instrucciones, frote con un reductor de dolor natural y tópico en el área del dolor.
  4. Asegúrese de tener suficiente descanso. La fatiga siempre empeora el dolor.
  5. Para el dolor muscular, los estiramientos suaves o la actividad física moderada pueden proporcionar el oxígeno y la circulación sanguínea necesarios para el alivio.
  6. Busque un terapeuta de masaje con credenciales con experiencia en Hepatitis C y dolor crónico. La terapia de masaje mejora la circulación y ayuda a reducir el dolor físico.
  7. Algunos pacientes obtienen alivio del dolor con terapias complementarias y alternativas, como medicamentos orgánicos, quiropráctica o acupuntura. Solo solicite asesoramiento o tratamiento a un profesional certificado, y asegúrese de hablar sobre cualquiera de estos tratamientos con su médico y especialista en hígado.

Píldoras analgésicas para la hepatitis C

El método más típico para manejar el dolor en nuestra sociedad es con analgésicos sin receta. Igualmente llamados analgésicos, estos medicamentos pueden causar tensión hepática extra en personas con hepatitis C. Cualquier persona con hepatitis crónica debe repasar el uso de analgésicos primero con su médico. Siempre siga las ideas de su médico y las sugerencias del fabricante cuando use medicamentos para el dolor sin receta. Nunca más vaya más allá de la dosis recomendada y nunca combine medicamentos.

Los principales analgésicos sin receta médica incluyen acetaminofén, ibuprofeno o aspirina. Los tres tienen algún efecto sobre el hígado y pueden causar daño hepático cuando se toman en exceso. Si bien el uso periódico y restringido podría ser seguro para las personas con hepatitis C, el médico elegirá el medicamento según el cual sea menos probable que lo afecte negativamente.

¿Qué analgésicos funcionan para el dolor de Hep C?

Acetaminofén (Tylenol, Anacin 3, Panadol, Paracetamol y otros)

El paracetamol es un analgésico moderado a moderado común y reductor de la fiebre. Un hígado afectado con Hepatitis C podría no ser capaz de metabolizar este medicamento. Las dosis altas de paracetamol pueden causar daño hepático, incluso a un hígado sano. En dosis restringidas, un médico típicamente recomendará esta clase de analgésico a una persona cuyo metabolismo hepático está funcionando totalmente.

Ibuprofeno (Motrin, Advil, Nuprin y otros)

El ibuprofeno reduce el nivel de temperatura corporal alta, es un anti -inflamatorio y previene la función plaquetaria regular. Un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE), el ibuprofeno puede causar malestar intestinal y hemorragia. Los que están en riesgo de hipertensión portal están actualmente en riesgo de hemorragia gastrointestinal, lo que aumenta este riesgo. Las investigaciones han demostrado que a ciertas dosis, el ibuprofeno puede estresar el hígado y elevar las enzimas hepáticas en personas con hepatitis C. El ibuprofeno debe usarse con cuidados intensivos en las últimas etapas de la enfermedad hepática y para aquellos con terapia con interferón.

Aspirina (Bayer, Anacin, Excedrin y otros)

La aspirina reduce la fiebre, alivia el dolor y funciona como antiinflamatorio y anticoagulante. Además de afectar los resultados de las pruebas hepáticas, el resultado de la aspirina en las plaquetas sanguíneas limita momentáneamente el procedimiento de coagulación y prolonga el sangrado. En la enfermedad hepática crónica, donde la producción de aspectos de coagulación del cuerpo disminuye naturalmente, la aspirina puede aumentar el riesgo de hemorragia. Aunque no existe una interacción farmacológica real entre la aspirina y los fármacos utilizados en la terapia con interferón, ambos pueden interrumpir el coágulo sanguíneo, que debe controlarse si se usan juntos. Cuando se toma en altas dosis (más de 2,000 mg diarios), la aspirina puede causar daño hepático.

Mientras que aliviar los músculos dañados necesita poca idea para aquellos sin enfermedad hepática es claramente un proceso complicado para alguien con Hepatitis C. Debido a que nadie quiere empeorar intencionalmente la condición de su hígado, tener una estrategia para manejar el dolor con sensatez sirve a las personas con Hepatitis C. Asegúrese de discutir sus elecciones con su médico y considerar opciones para la medicación. Debido a que muchas personas con Hepatitis C experimentan dolor en un momento u otro, pruebe las 7 opciones mencionadas anteriormente. Si tiene suerte, puede que no necesite analgésicos después de todo.

Resumen

Los pacientes con hepatitis C crónica sufren de los mismos esguinces, distensiones y dolores corporales que los demás. Los analgésicos ayudan a aliviar el dolor de Hep C en muchos casos.

Leave a Comment

%d bloggers like this: