Bronquitis: causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos y prevención - Remedios caseros
Salud

Bronquitis: causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos y prevención

La bronquitis es una infección de las principales vías respiratorias de los pulmones (bronquios), que irrita e inflama el tubo bronquial. Los tubos bronquiales son las vías respiratorias que llevan aire hacia y desde los pulmones.

¿Qué es la bronquitis?

La bronquitis es una afección médica causada por la inflamación o hinchazón del revestimiento de los bronquios en los pulmones. Los pacientes con bronquitis suelen excretar una mucosidad espesa al toser.

Tipos de bronquitis:

La bronquitis generalmente se divide en dos tipos, son:

  • La bronquitis aguda (también conocida como resfriado en el pecho) es una forma común de bronquitis. Los síntomas de la bronquitis aguda suelen durar tres semanas.
  • La bronquitis crónica es una afección grave y continua causada principalmente por fumar. Es una condición en la que hay una constante irritación e inflamación de los bronquios.

¿Cuáles son las causas de la bronquitis?

La bronquitis es una infección causada por un virus o una bacteria. En la mayoría de los casos, el virus responsable del resfriado y la gripe también es responsable de la bronquitis.

La bronquitis aguda suele deberse a:

  • Infección viral
  • Infección bacteriana
  • Exposición a humo, polvo, vapores.

La bronquitis crónica suele deberse a:

  • Fumar cigarrillos
  • La contaminación del aire
  • Inhalación de gases tóxicos

Los síntomas de la bronquitis:

La tos es el síntoma más común de bronquitis que dura algunas semanas incluso después de que el tubo bronquial cicatriza. En algunas condiciones, la tos se asocia con moco. Los otros síntomas comunes de la bronquitis pueden incluir:

  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Nariz congestionada o que moquea
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancia al respirar
  • Dolores corporales asociados con escalofríos
  • Fiebre baja

Factores de riesgo de bronquitis:

Los factores que aumentan el riesgo de bronquitis incluyen:

  • Un sistema inmunológico débil debido a cualquier otra condición médica puede aumentar el riesgo de bronquitis. Los adultos mayores, los bebés y los niños pequeños son más vulnerables a la bronquitis.
  • La exposición a un irritante en el área de trabajo aumenta el riesgo de bronquitis, ya que sustancias como vapores químicos o polvo pueden irritar las vías respiratorias.
  • El reflujo gástrico causa ardor de estómago grave e irrita la garganta y aumenta el riesgo de bronquitis.
  • Otras afecciones pulmonares , como el asma, constriñen las vías respiratorias de los pulmones y las vuelven más sensibles a la inflamación y la irritación. Por tanto, aumenta el riesgo de bronquitis.
  • Vivir o viajar a lugares contaminados con mala calidad del aire.

Complicaciones de la bronquitis:

El episodio único de bronquitis no es grave, pero los episodios repetidos pueden provocar complicaciones graves, como:

Neumonía: uno de cada 20 pacientes con bronquitis desarrolla neumonía. La neumonía se desarrolla cuando se multiplican las bacterias responsables de la bronquitis.

Las personas con un sistema inmunológico comprometido son fácilmente propensas a la neumonía porque el cuerpo no puede luchar contra la infección bacteriana por sí solo.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) : la bronquitis crónica aumenta la tendencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La EPOC es un término único que describe las enfermedades pulmonares progresivas. La EPOC reduce progresivamente el funcionamiento de los pulmones y causa dificultad para respirar, lo que aumenta aún más el riesgo de infecciones respiratorias frecuentes y recurrentes.

Diagnóstico de bronquitis:

El médico inicia el diagnóstico revisando el historial médico, los antecedentes familiares y los signos y síntomas del individuo. Se realiza un examen físico para detectar cualquier sonido anormal en los pulmones mediante el uso de un estetoscopio. El médico recomienda ciertas pruebas de diagnóstico, como:

Radiografía de pecho:

La radiografía de tórax es la prueba médica más común, fácil, eficaz y no invasiva que utiliza una pequeña cantidad de radiación para detectar neumonía o cualquier otra anomalía de los pulmones al capturar las imágenes. Esta prueba también puede determinar la presencia de líquido o aire alrededor de los pulmones.

Cultivo de esputo:

Se realiza un cultivo de esputo para detectar el organismo (bacteria o virus) que ha infectado los pulmones. Esta prueba ayuda al médico a crear un plan de tratamiento adecuado.

Prueba de función pulmonar:

La prueba de función pulmonar (también conocida como prueba de función pulmonar) se realiza para determinar el funcionamiento de los pulmones. Esta prueba ayuda a determinar la capacidad de los pulmones para retener y expulsar aire de los pulmones. La prueba pulmonar puede incluir lo siguiente:

  • La espirometría se realiza para medir el flujo de aire que entra y sale de los pulmones.
  • La prueba de pletismografía se realiza para medir el volumen pulmonar (volumen de aire presente en los pulmones).
  • La prueba de capacidad de difusión se utiliza para detectar el funcionamiento de los pequeños sacos de aire (alvéolos) presentes en los pulmones.

Tratamiento de la bronquitis:

En casos leves, la bronquitis se cura por sí sola en unas pocas semanas. En su mayoría, la bronquitis es causada por un virus, por lo que la terapia con antibióticos no es eficaz. Pero, si la bronquitis se debe a una infección bacteriana, el médico puede recetarle una terapia con antibióticos.

El médico aconseja una terapia con medicamentos, que incluye:

  • Los supresores de la tos actúan inhibiendo los centros de la tos en el cerebro que ayudan a reducir la tos.
  • Los mucolíticos actúan reduciendo el grosor y la pegajosidad del moco, lo que hace que el moco tosa con facilidad.
  • Se recomiendan inhaladores y otros medicamentos antiinflamatorios si el individuo tiene asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o cualquier otra alergia.

Pasos a seguir para reducir los síntomas:

  • Beba mucha agua (de 8 a 12 vasos por día)
  • Descanse lo suficiente
  • Tome medicamentos de venta libre (OTC) para aliviar el dolor y la fiebre.
  • Tomar una ducha caliente

Prevención de la bronquitis:

Tanto la bronquitis aguda como la crónica se pueden prevenir siguiendo ciertos pasos, como:

  • Dejar de fumar
  • Evitar la exposición a irritantes pulmonares, como humo de segunda mano, polvo y vapores.
  • Usar una mascarilla siempre que se exponga a la contaminación
  • Lavarse las manos con regularidad para limitar la exposición al microorganismo.
  • Recibir una vacuna contra la gripe y la neumonía todos los años
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Realización de ejercicios de respiración y yoga.

Leave a Comment

%d bloggers like this: