Diabetes y cáncer: ¿cómo se interrelacionan? - Remedios caseros
Salud

Diabetes y cáncer: ¿cómo se interrelacionan?

La diabetes es una enfermedad bastante grave por sí sola. Sin embargo, la investigación realizada en el transcurso de las últimas décadas ha demostrado que los pacientes con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer. La diabetes puede provocar el crecimiento de ciertos tipos de cáncer como el de páncreas, colon, mama , linfoma no Hodgkin, endometrio, hígado y vejiga.

Entendamos por qué sucede esto, quién está en riesgo de padecer cáncer y diabetes, y si esto se puede prevenir.

El vínculo entre la diabetes y el cáncer:

Para comprender cómo la diabetes puede promover el cáncer, primero debemos comprender cómo se desarrollan las células cancerosas. Generalmente, los siguientes procesos conducen al desarrollo del cáncer:

  • Daño al ADN que se produce como resultado de moléculas cancerígenas o reactivas.
  • Estimulación del crecimiento de estas células afectadas.
  • Crecimiento agresivo que involucra angiogénesis y metástasis.

Al contrario de lo que creen los pacientes, el cáncer no se desarrolla de la noche a la mañana. La mayoría de los cánceres pueden tardar entre 10 y 12 años en desarrollarse (por eso es vital mantener un estilo de vida saludable incluso cuando eres joven).

El vínculo entre diabetes y cáncer es que ciertos factores relacionados con la diabetes tipo 2 y la obesidad promueven los procesos celulares que estimulan cada una de las fases mencionadas anteriormente. Los siguientes son ejemplos de estos factores y cómo promueven el crecimiento del cáncer:

Insulina elevada:

Los estudios muestran que los niveles elevados de insulina pueden aumentar el riesgo de desarrollar ciertos cánceres como el colorrectal, de vejiga, endometrial, pancreático y de mama posmenopáusico. La razón detrás de esto es que un polipéptido conocido como factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF1) es responsable de muchos tipos de crecimiento celular. No solo promueve el crecimiento celular, sino que también evita que las células anormales se destruyan a sí mismas. El cáncer es esencialmente una colección de células anormales o mutadas. Los altos niveles de IGF1 pueden hacer que estas células prosperen y crezcan más (ya que promueve el crecimiento celular). Es por eso que los niveles elevados de insulina están relacionados con un mayor riesgo de cáncer.

Inflamación:

Uno de los síntomas de la diabetes es la inflamación crónica. También es un efecto secundario del sobrepeso o la obesidad. La inflamación crónica de bajo grado puede aumentar la producción de radicales libres en su cuerpo. Los radicales libres son conocidos por destruir el ADN y provocar mutaciones celulares que causan cáncer.

Obesidad / Sobrepeso:

Como la diabetes tipo 2 es una enfermedad relacionada con el estilo de vida, la mayoría de los pacientes tienden a tener sobrepeso u obesidad. Los altos niveles de grasa en el cuerpo conducen a un gran aumento en la producción de leptina. La leptina afecta al cuerpo de muchas maneras, incluida la promoción de más inflamación, el aumento de los niveles de estrógeno, la prevención de la autodestrucción de células anormales y la proliferación celular. En términos más simples, la leptina crea las condiciones ideales para que las células cancerosas prosperen.

Hiperglucemia:

La hiperglucemia significa un nivel alto de azúcar en sangre, que es algo que padecen todos los diabéticos. El nivel alto de azúcar en sangre puede provocar que el ADN sufra daño oxidativo. También puede afectar los genes supresores de tumores en su cuerpo y provocar mutaciones dentro de los oncogenes.

¿Están las mujeres en mayor riesgo?

Si bien existe un fuerte vínculo entre el cáncer y la diabetes, también existe un fuerte vínculo entre la aparición de estas enfermedades y el género, específicamente las mujeres posmenopáusicas. Esto se debe a que la mayor parte del estrógeno en mujeres posmenopáusicas se produce en la grasa corporal. Debido a la obesidad y la diabetes , el nivel de grasa corporal en estas mujeres es mucho más alto que en otras. Consecuentemente, se producen altos niveles de estrógeno en el cuerpo. Esto aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de endometrio.

Además, la hiperinsulinemia puede provocar niveles más bajos de globulina (que se une a las hormonas sexuales). Esto conduce a una mayor biodisponibilidad de estrógenos y testosterona en las mujeres, lo que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer.

Factores de riesgo para desarrollar diabetes y cáncer:

Al controlar su exposición a ciertos factores de riesgo, puede disminuir sus probabilidades de desarrollar diabetes y cáncer. Estos factores de riesgo incluyen:

Tener sobrepeso / obesidad:

Controlar el aumento de peso es lo más importante para los prediabéticos y diabéticos que desean controlar su enfermedad. Como se mencionó anteriormente, el sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar cáncer. Por lo tanto, si tiene sobrepeso, debe consultar a un dietista para comprender cómo prevenir tanto la diabetes como el cáncer.

De fumar:

Fumar tabaco produce cáncer. También acelera el desarrollo de la diabetes. Además de aumentar los riesgos de desarrollar diabetes y cáncer, fumar también conduce a problemas de salud relacionados con la diabetes, como retinopatía y enfermedades cardiovasculares.

Alcohol:

El alcohol es un factor de riesgo importante para desarrollar diabetes. También conduce a un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, como los cánceres oral, de mama, de hígado, de recto / colon, de laringe, de esófago y de faringe.

Rompiendo el vínculo entre la diabetes y el cáncer:

¡No todos los diabéticos desarrollan cáncer más adelante en la vida! La clave es garantizar un estilo de vida saludable y controlar su enfermedad para evitar complicaciones como el cáncer. A continuación se muestran algunas formas de romper el vínculo entre la diabetes y el cáncer:

  • Reducir la grasa corporal reduciendo la ingesta de calorías.
  • Asegúrese de un mínimo de 2,5 tazas de verduras en su dieta a diario. ¡Asegúrese también de una variedad de verduras!
  • Limite la carne roja en su dieta, ya que promueve los radicales libres y el daño oxidativo al ADN. Puede reemplazar la carne roja con legumbres, pescado y porciones de verduras en su dieta.
  • Ejercitarte diariamente. Realice un mínimo de 30 minutos diarios de ejercicio. ¡Puede reducir su riesgo de desarrollar diabetes en un 25-36%! Puede integrar los entrenamientos en su estilo de vida para que sea más fácil de administrar (ejemplo: use escaleras en lugar de ascensores en su camino al trabajo).
  • Limite su consumo de alcohol (si no quiere dejar de beber).
  • Hable con un nutricionista profesional para elaborar un plan de dieta que funcione para usted.
  • Programe exámenes de detección de cáncer periódicos, tenga o no diabetes. Un diagnóstico temprano puede significar la diferencia entre un tratamiento exitoso y un tratamiento dirigido al control de daños.

Conclusión:

Si bien existe un fuerte vínculo entre la diabetes y el cáncer, no hay ningún estudio que sugiera que todos los diabéticos definitivamente desarrollarán cáncer. Esto se debe a que el cáncer se puede prevenir en gran medida si se cuida la salud. Como los diabéticos deben concentrarse en controlar su enfermedad a través de cambios en el estilo de vida, agregar algunos cambios más que tengan en cuenta la reducción del riesgo de cáncer no debería ser un desafío. ¡Será de gran ayuda para salvaguardar su salud en general!

Leave a Comment

%d bloggers like this: