Mieloma múltiple: causas, síntomas, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Mieloma múltiple: causas, síntomas, tratamiento y prevención

El mieloma múltiple (también conocido como mieloma ) es un cáncer que comienza en las células plasmáticas. Las células plasmáticas reconocen los cuerpos extraños que ingresan al cuerpo y producen anticuerpos para combatir las infecciones. Sin embargo, en el caso de mieloma múltiple, las células plasmáticas liberan inmunoglobulina en los huesos y la sangre. Las células plasmáticas se acumulan alrededor de las células sanguíneas normales de los huesos y provocan daños en los órganos. Posteriormente, liberan determinadas sustancias químicas que disuelven el hueso. Los huesos debilitados parecen ser una osteoporosis no maligna conocida como lesiones líticas.

Los mielomas múltiples afectan diferentes áreas del cuerpo, como el cráneo, la columna vertebral, las costillas y la pelvis. Cuando la afección empeora, las células plasmáticas cancerosas salen de la médula ósea y se diseminan por todo el cuerpo.

¿Cuáles son las causas del mieloma múltiple?

En la mayoría de los casos, los desencadenantes del mieloma múltiple no están claros. Sin embargo, se cree que el mieloma múltiple es causado por células plasmáticas anormales que proliferan y rodean a las células normales en grandes cantidades. Algunos genes de las células plasmáticas regulan el crecimiento y la división celular, que se conocen como oncogenes. Los genes que inhiben el crecimiento celular o destruyen las células en el momento adecuado se denominan genes supresores de tumores.

Los mielomas múltiples son causados ​​por defectos en el ADN (mutaciones), que promueven el crecimiento de oncogenes o reducen la acción de genes supresores de tumores. Recientemente, los investigadores han descubierto que los tumores de células plasmáticas a menudo se desarrollan debido a los cambios en los oncogenes. Las células dendríticas en la médula ósea liberan una hormona llamada interleucina-6, que estimula el crecimiento de las células plasmáticas. Una enorme síntesis de la hormona interleucina-6 puede resultar en el crecimiento de tumores de células plasmáticas.

Síntomas del mieloma múltiple:

Los síntomas del mieloma múltiple pueden ser diferentes para cada individuo, mientras que pocas personas pueden no experimentar ningún signo de mieloma múltiple. Los síntomas comunes del mieloma múltiple incluyen:

  • Problemas de huesos
  • Fatiga
  • Náusea
  • Vómitos
  • Debilidad inusual
  • Sed excesiva
  • Inquietud
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Infecciones recurrentes
  • Estreñimiento
  • Aumento de la micción
  • Confusión

Factores de riesgo del mieloma múltiple:

Los factores que aumentan el riesgo de mieloma múltiple son:

Edad: las personas mayores de 65 años tienen un mayor riesgo de desarrollar mieloma múltiple. No más del 1% de los casos se notificaron entre las personas menores de 35 años.

Género: los mielomas múltiples son más comunes en las poblaciones masculinas que en las mujeres.

Obesidad : las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Antecedentes familiares: una persona que tiene un padre o un hermano que padece mieloma correría un mayor riesgo de desarrollar la afección.

Otras enfermedades del plasma: las personas con antecedentes personales de gammapatía monoclonal de importancia indeterminada (GMSI) tienen un mayor riesgo de desarrollar mieloma múltiple.

Exposición a sustancias químicas: las personas que están expuestas a radiación o sustancias químicas tienen un mayor riesgo de desarrollar mieloma múltiple.

Enfermedad autoinmune: a veces, las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, pueden contribuir al riesgo de desarrollar mieloma múltiple.

Complicaciones del mieloma múltiple:  si el mieloma múltiple no se diagnostica y trata a tiempo, puede provocar complicaciones, como:

Infecciones: los mielomas múltiples pueden disminuir la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones, lo que también podría aumentar el riesgo de infecciones recurrentes.

Anemia: las células plasmáticas rodean las células sanguíneas normales en pacientes con mieloma múltiple, que a menudo afecta las células sanguíneas sanas y causa anemia.

Fracturas óseas: los mielomas múltiples pueden mostrar un mayor impacto en los huesos, lo que puede resultar en adelgazamiento y fractura de huesos.

Problemas renales: el aumento de los niveles de calcio en la sangre puede interferir con la capacidad del riñón para filtrar los desechos sanguíneos. Los mielomas múltiples pueden afectar la función renal, lo que puede aumentar aún más el riesgo de insuficiencia renal.

Problemas de circulación sanguínea: a veces, la propagación de una infección en las células plasmáticas puede interferir con la circulación sanguínea.

Diagnóstico de mieloma múltiple:

Para diagnosticar el mieloma múltiple, el médico le preguntará sobre el historial médico y la salud general. Si el médico sospecha los síntomas del mieloma múltiple, recomendaría las siguientes pruebas:

Análisis de sangre: se extrae una muestra de sangre y se analiza la presencia de proteínas M y beta-2-microglobulina, que pueden indicar signos de mieloma. El médico también recomendaría análisis de sangre para evaluar los niveles de calcio y ácido úrico en la muestra de sangre para obtener una pista para el diagnóstico.

Pruebas de orina: se recolecta una muestra de orina y se verifica la presencia de proteínas M. Las proteínas M que se detectan en la muestra de orina se conocen como proteínas de Bence Jones.

Pruebas por imágenes: el médico recomendará una o más pruebas por imágenes, como una radiografía, una tomografía computarizada (TC), una resonancia magnética (MRI) o una tomografía por emisión de positrones (PET) para buscar las áreas sospechosas y la diseminación de cáncer.

Pruebas moleculares: se realizan pruebas para detectar anomalías genéticas y cromosómicas de las células plasmáticas.

Examen de la médula ósea : se toma una muestra de la médula ósea y se realiza una prueba de hibridación in situ con fluorescencia (FISH) para buscar células de mieloma.

Biopsia de médula ósea: se toma una muestra de tejido del hueso de la pelvis y se envía al laboratorio para confirmar el diagnóstico de mieloma múltiple.

Tratamiento del mieloma múltiple:

El tratamiento tiene como objetivo reducir los síntomas y eliminar las células de mieloma. El médico recomendará opciones de tratamiento para estabilizar la afección y controlar el progreso de las células de mieloma. Las opciones de tratamiento incluyen:

Medicamentos: el médico le recetará medicamentos con corticosteroides para controlar la inflamación. Los esteroides son activos contra las células de mieloma.

Radioterapia: en este procedimiento, se utilizan haces de rayos X de alta energía para destruir y controlar el crecimiento de las células de mieloma. También se usa para encoger las células tumorales después de la cirugía.

Quimioterapia: durante el procedimiento, se administran altas dosis de medicamentos de quimioterapia a través de una vena para destruir las células del mieloma. Los medicamentos de quimioterapia también reducen la capacidad de las células de mieloma para crecer y dividirse.

Terapia dirigida: la terapia dirigida tiene como objetivo controlar los genes específicos del cáncer que contribuyen al crecimiento y supervivencia de las células cancerosas. Ciertos medicamentos, como carfilzomib, bortezomib e ixazomib, se usan para bloquear la acción de la sustancia responsable del crecimiento de las células de mieloma. En algunos casos, se utilizan anticuerpos monoclonales para destruir las células del mieloma.

Prevención del mieloma múltiple:

Aunque el mieloma múltiple no se puede prevenir, los factores de riesgo asociados con la enfermedad pueden evitarse. Algunas de las medidas de estilo de vida que reducen el riesgo de desarrollar mieloma múltiple incluyen:

  • Evite fumar y el consumo de alcohol.
  • Evite la exposición a los productos químicos que aumentan el riesgo de desarrollar la afección.
  • Consuma una dieta sana y equilibrada para reducir el riesgo de cáncer.
  • Limitar la ingesta excesiva de sales, alimentos procesados ​​y refinados.

Leave a Comment

%d bloggers like this: