Enterocolitis necrotizante (ECN): causas, síntomas, factores de riesgo, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Enterocolitis necrotizante (ECN): causas, síntomas, factores de riesgo, tratamiento y prevención

La enterocolitis necrotizante es una afección médica que causa daño y, finalmente, la muerte del revestimiento interno del tejido intestinal debido a la colonización bacteriana. Esto conduce a una inflamación en el intestino. En casos severos, se forman agujeros en los intestinos que requieren una intervención médica inmediata.

El 60-80% de los casos de ECN se desarrollan en bebés prematuros. Sin embargo, también se observa en cualquier recién nacido dentro de un período de 2 semanas después del nacimiento y en bebés con bajo peso al nacer. La ECN es una enfermedad grave y requiere atención médica inmediata ya que progresa muy rápidamente.

¿Qué es la enterocolitis necrotizante (ECN)?

Es una inflamación en el tejido intestinal que se daña o comienza a morir. La pared intestinal es invadida por las bacterias que afectan el revestimiento intestinal o todo el grosor, lo que daña los intestinos. El daño a los intestinos puede causar agujeros o perforaciones en el revestimiento intestinal que filtran el contenido interno junto con las bacterias hacia el abdomen y causan una infección. Si no se realiza un tratamiento temprano, puede poner en peligro la vida.

¿Cuáles son las causas de la enterocolitis necrotizante (ECN)?

La causa exacta de la ECN aún no está clara. Sin embargo, menos oxígeno y una disminución del flujo sanguíneo a los intestinos pueden debilitarlos. Cuando las bacterias ingresan a través de los alimentos a los intestinos debilitados, pueden causar daño y la muerte de los tejidos en el revestimiento interno de la pared intestinal y pueden provocar infecciones graves.

En los bebés prematuros, debido a un sistema inmunológico subdesarrollado, el bebé tiene problemas para combatir infecciones, digerir los alimentos y disminuir la circulación sanguínea, las bacterias pueden invadir fácilmente el intestino, lo que conduce a la ECN.

Factores como otros trastornos gastrointestinales, un parto difícil que provoque una disminución del flujo de oxígeno, etc. también pueden contribuir a la ECN.

¿Cuáles son los síntomas de la enterocolitis necrotizante (ECN)?

Los síntomas de la ECN suelen aparecer en las dos primeras semanas. Incluye los siguientes síntomas:

  • Hinchazón o distensión abdominal.
  • Sangre en las heces
  • Decoloración del abdomen.
  • Diarrea
  • Vómitos (posiblemente de color verde)
  • Mala alimentación
  • Fiebre
  • Falta de energía (letargo)
  • Pausas en la respiración (apnea)

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enterocolitis necrotizante (ECN)?

Los factores de riesgo de la enterocolitis necrotizante en bebés son:

  • Bebés prematuros
  • Asfixia al nacer (oxígeno insuficiente para el bebé durante mucho tiempo durante el parto)
  • Exanguinotransfusión
  • Muchos glóbulos rojos en el cuerpo.
  • Otras condiciones gastrointestinales
  • Bebés alimentados con diferentes fórmulas de leche (lactona) en lugar de leche materna
  • Lactantes en una guardería donde ha ocurrido un brote de ECN

¿Cuáles son las complicaciones de la enterocolitis necrotizante (ECN)?

Algunas de las posibles complicaciones de la ECN incluyen:

  • Peritonitis (inflamación del peritoneo)
  • Sepsis (la bacteria infecta el torrente sanguíneo)
  • Perforación intestinal
  • Obstrucción intestinal
  • Problemas hepáticos debido a intolerancia prolongada a la alimentación.
  • Síndrome del intestino corto debido a la pérdida de una gran parte del intestino.
  • Rotura prolongada de membranas (ocurre durante el embarazo; rotura del agua de la madre antes del inicio del trabajo de parto)

¿Cómo diagnosticar la enterocolitis necrosante (ECN)?

El diagnóstico de enterocolitis necrotizante depende de un examen físico y de la realización de diferentes pruebas, que incluyen:

  • Examen físico: el médico examinará el abdomen en busca de dolor, sensibilidad e hinchazón.
  • Radiografía abdominal: la radiografía proporcionará imágenes detalladas del intestino. Un médico puede descartar los signos de la ECN al observar la inflamación y el daño a los intestinos con mayor facilidad. En una imagen de rayos X, se puede observar la aparición de burbujas en el intestino y la formación de gas y aire en las venas grandes del hígado.
  • Prueba de guayaco en heces: se toma la muestra de heces de un bebé y se realiza un examen en el laboratorio para buscar sangre en las heces. Las heces con sangre son uno de los posibles signos de ECN.
  • Análisis de sangre: se realiza para controlar el recuento de plaquetas y el recuento de glóbulos blancos. El recuento bajo de plaquetas y el recuento alto de glóbulos blancos pueden ser una indicación de ECN.
  • Otra prueba: el médico puede insertar una aguja fina en la cavidad abdominal para verificar si hay líquido intestinal. La presencia de líquido intestinal es una indicación de agujeros o perforaciones en los intestinos.

¿Cuál es el tratamiento de la enterocolitis necrotizante (ECN)?

El tratamiento de la enterocolitis necrotizante depende de la gravedad de la enfermedad, la edad y la salud general del niño. La mayoría de los bebés inicialmente necesitan atención médica y cuidados de apoyo que a menudo pueden resolver los síntomas sin cirugía.

El tratamiento incluye:

  • Suspender la alimentación enteral (alimentación por la boca)
  • Administrar antibióticos por vía intravenosa y líquidos por vía intravenosa.
  • Control regular de las deposiciones
  • Insertar un tubo llamado tubo orogástrico que va desde la boca hasta el estómago y elimina el aire y el líquido del abdomen y los intestinos.
  • Realizar exámenes de rutina y radiografías del abdomen.

Los bebés que responden a este tratamiento pueden volver a alimentarse por vía oral cuando los síntomas hayan desaparecido. Por lo general, toma de 5 a 7 días en algunos casos para resolver los síntomas. Los bebés con síntomas graves pueden tardar más en volver a alimentarse por la boca y defecar. Los bebés que no responden al tratamiento y desarrollan complicaciones graves, como agujeros o perforaciones en los intestinos, requerirán cirugía.

La cirugía eliminará las secciones dañadas de los intestinos. El cirujano buscará burbujas de gas en las paredes intestinales, porción intestinal necrótica (muerta) o perforada. El cirujano intentará extirpar solo la parte dañada y necrótica y conservará la mayor parte del intestino. En ciertos casos, cuando hay un derrame extenso de heces en el abdomen, se realiza la extracción de la porción intestinal proximal (ubicada cerca del estómago).

Durante todo el tratamiento, los médicos vigilarán de cerca al bebé. Se realizan análisis de sangre y radiografías con regularidad para comprobar el estado del bebé y asegurarse de que no empeore.

Leave a Comment