Fascitis plantar: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento. - Remedios caseros
Salud

Fascitis plantar: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una afección que causa un dolor intenso en la parte inferior del talón. Ocurre debido a la inflamación en la banda gruesa del tejido conocida como fascia plantar. Conecta el hueso del talón con la parte delantera del pie. La fascitis plantar es una de las lesiones por esfuerzo repetitivo más común, que afecta a los corredores, a las personas con sobrepeso y al uso de zapatos que no le quedan bien.

La fascia plantar actúa como soporte del arco del pie. A veces, demasiada presión en los pies daña los ligamentos y causa inflamación. La fascitis plantar causa un dolor punzante, especialmente al dar los primeros pasos por la mañana.

¿Cuáles son las causas de la fascitis plantar?

La fascitis plantar es el resultado de una tensión repetitiva en la planta del pie. También se produce cuando se impone demasiado peso en los pies durante varias horas al día. A veces, los zapatos con suelas finas o los zapatos de tacón alto pueden causar un dolor intenso en los ligamentos, lo que puede causar más fascitis plantar.

La fascitis plantar puede ocurrir debido a una lesión o afecciones artríticas, como la espondilitis anquilosante, la enfermedad de Reiter y la hiperostosis esquelética idiopática difusa. El embarazo puede imponer peso en la parte inferior de las piernas y los pies, especialmente durante el tercer trimestre.

Los síntomas de la fascitis plantar:

Los signos y síntomas comunes de la fascitis plantar incluyen:

  • Dolor punzante cerca del talón
  • Rigidez o sensibilidad en el talón
  • Dificultad para subir escaleras
  • Dolor que aumenta después de una actividad prolongada.
  • Dificultad para pararse sobre el pie afectado
  • Dificultad para caminar descalzo.
  • Hormigueo o ardor en los pies
  • Pies calientes o hinchados en la parte inferior

Factores de riesgo de fascitis plantar:

A veces, la fascitis plantar puede desarrollarse sin causas o factores de riesgo adecuados. Sin embargo, los siguientes son los factores que aumentan el riesgo de desarrollar fascitis plantar incluyen:

  • Edad: el riesgo de contraer fascitis plantar aumenta con la edad de un individuo. Las personas menores de 40 a 60 años tienen un mayor riesgo de desarrollar fascitis plantar. Los ligamentos y músculos de las personas mayores se debilitan, lo que contribuye a los problemas del pie.
  • Obesidad : el sobrepeso impone presión y estrés adicionales en los pies, lo que aumenta el riesgo de fascitis plantar.
  • Ciertos ejercicios: a veces, correr largas distancias, ciertos deportes, actividades de salto y danza aeróbica pueden contribuir a la aparición de la afección.
  • Género: las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad que los hombres.
  • Diabetes: los niveles altos de azúcar en sangre contribuyen al riesgo de desarrollar dolor de talón y fascitis plantar.
  • Calzado inadecuado: el uso de un patrón anormal de calzado no distribuirá el peso de manera uniforme mientras está de pie, lo que puede aumentar la tensión en los pies y aumentar el riesgo de fascitis plantar.
  • Razones ocupacionales: los maestros, los trabajadores de fábricas y algunas otras ocupaciones que requieren más horas de pie aumentarían el riesgo de fascitis plantar.

Complicaciones de la fascitis plantar:

Si la fascitis plantar no se trata durante períodos más prolongados, puede interferir con las actividades habituales y también puede provocar ciertas complicaciones potenciales, que incluyen:

  • Desgarros plantares: la fascitis plantar no tratada puede causar estrés en la fascia plantar, lo que puede resultar en pequeños desgarros y dolor que empeora gradualmente. Si estas pequeñas lágrimas no se tratan de inmediato, pueden aumentar de tamaño y aumentar el riesgo de ruptura.
  • Rotura plantar: la fascitis plantar puede provocar una rotura plantar, que es más común en personas que participan en las actividades, como trotar y otras actividades deportivas.
  • Fibromatosis plantar: cuando un desgarro en la fascia plantar no se trata, puede aumentar las posibilidades de desarrollar fibromatosis plantar. La fibromatosis plantar es una afección en la que aparecen nódulos de crecimiento lento a lo largo de la fascia plantar, que resultan incómodos y dolorosos al caminar.
  • Espuelas en el talón: con el tiempo, la fascitis plantar puede provocar la deposición de calcio, que se convierte en excrecencias óseas puntiagudas conocidas como espolones del talón.

Diagnóstico de fascitis plantar:

Para diagnosticar la fascitis plantar, el médico realizará un examen físico y buscará los síntomas de la afección. El médico evaluará la afección examinando el área del dolor y observando los reflejos. El médico recomendaría las siguientes pruebas para diagnosticar la afección, que incluyen:

  • Examen de rayos X: el médico sugeriría un examen de rayos X para verificar la inflamación de los tejidos e identificar los espolones óseos que se proyectan hacia afuera del hueso del talón.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): en este procedimiento, se utilizan ondas de radio de alta potencia y campos magnéticos para obtener las imágenes de las estructuras internas (tejidos blandos). Esta prueba ayuda a descubrir la causa subyacente del dolor de talón.

Tratamiento de la fascitis plantar:

El tratamiento tiene como objetivo reducir el dolor y la inflamación en el ligamento de la fascia plantar. El médico recomendará un tratamiento, que sería una combinación de medicamentos y fisioterapia. Las opciones de tratamiento para la fascitis plantar incluyen:

  • Medicamentos: el médico le recetará medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como naproxeno e ibuprofeno, para reducir el dolor y la inflamación de la fascia plantar. Dependiendo de la gravedad de la fascitis plantar, el médico puede recomendar estos medicamentos durante unos días a varias semanas.
  • Si los medicamentos AINE no son efectivos para reducir el dolor, el médico puede recetar inyecciones de esteroides para aliviar el dolor asociado con la fascia plantar.
  • Fisioterapia: junto con los medicamentos, un fisioterapeuta le enseñaría algunos ejercicios para los pies para aliviar el dolor. La fisioterapia ayuda a fortalecer el tendón de Aquiles, la fascia plantar y la parte inferior de las piernas. El médico también le indicaría una serie de ejercicios de estiramiento para estabilizar el tobillo y el talón.
  • Ortesis: el médico prescribirá soportes acolchados para el arco para equilibrar la presión por igual en todo el pie.
  • Férulas nocturnas: el médico también puede recomendar el uso de una férula durante la noche para estirar la pantorrilla y el arco del pie. El uso de férulas facilita el estiramiento de la fascia plantar y el tendón de Aquiles.
  • Terapia de ondas de choque: en este procedimiento, las ondas de sonido se enfocan en el área donde hay dolor en el talón. El procedimiento ayuda a estimular el flujo sanguíneo y curar el tejido que sufre de dolor.

Prevención de la fascitis plantar:

Las siguientes son algunas de las medidas para prevenir el riesgo de fascitis plantar:

  • Evite caminar descalzo durante largas distancias, especialmente sobre arena y superficies duras.
  • Evite usar calzado incómodo mientras está de pie durante muchas horas.
  • Mantenga un peso saludable para reducir el exceso de estrés en los pies.
  • Practique ejercicios regulares para mejorar la flexibilidad en el tendón de Aquiles y los músculos de la pantorrilla.
  • Evite usar tacones altos durante todo el día, ya que puede tensar el arco.

Leave a Comment