Gangrena: causas, síntomas, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Bienestar

Gangrena: causas, síntomas, tratamiento y prevención

La gangrena es una afección que se caracteriza por la muerte del tejido corporal debido a la falta de suministro de sangre o a una infección bacteriana grave.

La gangrena puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero afecta principalmente a las extremidades, como las extremidades, los dedos de manos y pies. Aparte de las extremidades, la gangrena también puede afectar los músculos y los órganos internos.

La gangrena puede ocurrir como resultado de afecciones subyacentes, como problemas en los vasos sanguíneos, aterosclerosis (arterias endurecidas) y diabetes. La gangrena es una de las afecciones graves que requieren atención médica inmediata.

Los tipos de gangrena incluyen:

  1. Gangrena seca: La gangrena seca se produce debido al bloqueo del flujo sanguíneo arterial como resultado de afecciones como la adicción al tabaco, congelación, arteriosclerosis, diabetes y traumatismos.
  2. Gangrena húmeda: La gangrena húmeda puede resultar de una infección, así como las causas que resultan de la gangrena seca.
  3. Gangrena interna: este tipo de gangrena se produce debido al bloqueo del flujo sanguíneo a los órganos internos. Los órganos más comúnmente infectados son el apéndice o el colon.
  4. Gangrena gaseosa : La gangrena gaseosa ocurre cuando las bacterias presentes dentro del cuerpo liberan toxinas o venenos por todo el cuerpo.
  5. Gangrena de Fournier : la gangrena de Fournier afecta los órganos genitales de un individuo. Ocurre debido a una infección en el tracto urinario o en la zona genital, que provoca dolor, enrojecimiento e hinchazón de los genitales.
  6. Gangrena de Meleney: es la forma más rara de gangrena, que también se conoce como gangrena sinérgica bacteriana progresiva. Suele caracterizarse por lesiones cutáneas dolorosas que se producen una o dos semanas después de la cirugía.

Las causas más comunes de gangrena son la falta de suministro de sangre a los tejidos, las infecciones, los traumatismos y otros trastornos de los vasos sanguíneos que suelen afectar a las arterias. La gangrena puede ser causada por cualquier condición que obstaculice el flujo libre de sangre por todo el cuerpo. Las causas más comunes de gangrena incluyen:

Disminución del suministro de sangre: el suministro de sangre inadecuado puede provocar la falta de oxígeno en los tejidos, lo que incluso puede provocar la muerte del tejido.

Trauma: las heridas traumáticas graves, como los accidentes o los disparos, pueden invadir las bacterias en las capas más profundas de la piel. El tejido debajo de la piel se infecta, lo que resulta en una gangrena infecciosa.

Diabetes : los niveles altos de glucosa en sangre pueden dañar los vasos sanguíneos, lo que restringe el suministro de sangre a los tejidos. La disminución del flujo sanguíneo puede disminuir la cantidad de células que combaten infecciones (glóbulos blancos o leucocitos) en el cuerpo.

Los síntomas de la gangrena:

Los signos y síntomas cuando la gangrena afecta la piel y los tejidos debajo de la piel incluyen:

  • Decoloración de la piel
  • Entumecimiento de la piel
  • Formación de ampollas llenas de líquido en la piel.
  • Un olor fétido del pus que sale de una llaga
  • Hinchazón del tejido afectado.
  • Fiebre leve
  • Desprendimiento de la piel en el área afectada
  • Pérdida de sensibilidad en la zona afectada.

A veces, la gangrena puede deberse a una afección conocida como choque séptico, que ocurre cuando hay una infección bacteriana que se propaga por todo el cuerpo. Los síntomas del shock séptico incluyen:

  • Aturdimiento
  • Presión arterial baja
  • Ritmo cárdiaco elevado
  • Confusión
  • Dificultad para respirar

Factores de riesgo de gangrena:

Los factores de riesgo más comunes de gangrena incluyen:

Edad: la gangrena es más común en personas mayores que en individuos más jóvenes.

Obesidad : el sobrepeso puede comprimir las arterias y reducir el flujo sanguíneo dentro de los tejidos, lo que puede aumentar aún más el riesgo de gangrena.

Condiciones médicas: el riesgo de desarrollar gangrena es mayor si uno tiene ciertas condiciones médicas, como apendicitis, hernia, enfermedad de Raynaud y coágulos de sangre.

Tabaquismo y alcohol: el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden provocar daños en los nervios y aumentar el riesgo de desarrollar gangrena.

Inmunodeficiencia: el sistema inmunológico debilitado debido al VIH o la radioterapia o quimioterapia reciente para tratar el cáncer pueden aumentar el riesgo de infecciones, que pueden volverse gangrenosas.

Medicamentos: el uso de medicamentos anticoagulantes, como warfarina y ciertos medicamentos intravenosos, eleva el riesgo de contraer gangrena.

Lesión: cualquier lesión o cirugía grave que cause un traumatismo en la piel y el tejido subyacente puede aumentar el riesgo de desarrollar gangrena.

Congelación: la exposición a temperaturas extremadamente bajas durante un período prolongado aumenta el riesgo de congelación de la piel y otros tejidos, lo que resulta en gangrena.

Complicaciones de la gangrena:

Si la gangrena no se trata durante un período más prolongado, puede extenderse rápidamente a una gran área del cuerpo. Si la cantidad de tejido muerto es mayor, a menudo resulta en cicatrización del tejido, cirugía reconstructiva y amputación (extirpación quirúrgica de una parte de la extremidad).

La gangrena no tratada puede aumentar el riesgo de insuficiencia renal aguda, sepsis (una afección en la que las bacterias infectan el torrente sanguíneo) y hemólisis (ruptura de los glóbulos rojos en el citoplasma de la célula). En casos graves, la gangrena también puede provocar insuficiencia orgánica, que puede ser fatal.

Diagnóstico de gangrena:

Para diagnosticar la gangrena, el médico inicialmente realizará un examen físico y revisará el historial médico. Examinará la piel y buscará signos de gangrena, como decoloración de la piel y llagas en la piel. El médico recomendaría las siguientes pruebas para diagnosticar la afección:

Análisis de sangre: se extrae una muestra de sangre y se analiza para detectar niveles elevados de leucocitos o glóbulos blancos, lo que indica signos de infección.

Cultivo de líquido o tejido: se toma una pequeña cantidad de líquido o muestra de tejido de las ampollas y se examina bajo el microscopio. Ayuda a determinar el organismo causante, lo que permite proporcionar un tratamiento antibiótico eficaz.

Pruebas de imágenes: el médico recomendará pruebas de imágenes, como un examen de rayos X, una tomografía computarizada (TC) y una resonancia magnética (MRI) para ver los órganos internos y evaluar la propagación de la gangrena. El médico también puede recomendar una arteriografía para visualizar los bloqueos en la arteria.

Tratamiento de la gangrena:

Dependiendo de la causa subyacente, la gravedad y la propagación de la gangrena, el médico sugerirá las siguientes opciones de tratamiento. Incluyen:

Medicamentos: el médico le recetará antibióticos para tratar y prevenir infecciones bacterianas. En algunos casos, también se pueden administrar antibióticos por vía intravenosa.

Terapia de oxígeno hiperbárico: durante este procedimiento, se dispersa un alto nivel de oxígeno en el torrente sanguíneo para recuperar el suministro de oxígeno en los vasos sanguíneos. Se usa principalmente para tratar la gangrena gaseosa, donde las toxinas causan daño al tejido.

Cirugía reconstructiva: en este procedimiento, el médico extraerá la piel sana de una parte del cuerpo y utilizará un injerto de piel para tratar el área de la piel dañada por la gangrena.

Leave a Comment

%d bloggers like this: