Hepatitis alcohólica: causas, síntomas, complicaciones, tratamiento y prevención - Remedios caseros
Salud

Hepatitis alcohólica: causas, síntomas, complicaciones, tratamiento y prevención

La hepatitis alcohólica es una enfermedad inflamatoria del hígado que afecta principalmente a los bebedores empedernidos. El hígado es un órgano importante que elimina las toxinas del cuerpo. Cuando el individuo consume alcohol durante un período prolongado, el hígado se inflama, se cicatriza, se vuelve grasoso y deja de funcionar. Aproximadamente el 35% de los bebedores crónicos desarrollan hepatitis alcohólica.

¿Qué es la hepatitis alcohólica?

La hepatitis alcohólica es un síndrome clínico causado por el consumo de gran cantidad de alcohol durante un período prolongado. . La afección empeora con el consumo excesivo de alcohol y la continuación del consumo de alcohol, lo que puede provocar varias complicaciones.

¿Qué causa la hepatitis alcohólica?

La hepatitis alcohólica se debe principalmente al consumo excesivo de alcohol. El alcohol dentro del hígado se procesa produciendo sustancias químicas altamente tóxicas que dañan las células del hígado. Con el tiempo, esta lesión interfiere con la función hepática y conduce a inflamación y cicatrización irreversible, lo que provoca hepatitis alcohólica.

Otros factores que causan hepatitis alcohólica incluyen:

Hepatitis C: Una persona con hepatitis C que consume alcohol, incluso en cantidades moderadas, tiene más probabilidades de desarrollar hepatitis alcohólica.

Desnutrición: la falta de nutrientes es también una de las causas comunes de la hepatitis alcohólica. Las personas que beben mucho están desnutridas, ya que comen mal o el alcohol y sus subproductos no permiten que los nutrientes sean absorbidos por el cuerpo.

Síntomas de la hepatitis alcohólica:

Los síntomas de la hepatitis alcohólica pueden diferir según el grado de daño hepático. En varios casos, las personas no experimentan ningún síntoma hasta que el hígado está muy dañado. Con daño hepático severo, el individuo puede experimentar:

  • Boca seca
  • Pérdida de peso
  • Cambios en el apetito
  • Náusea
  • Vómitos
  • Dolor en el abdomen
  • Piel y blanco de ojos amarillos
  • Moretones
  • Cambio de estado mental
  • Sangrado fácil
  • Fatiga
  • Fiebre leve
  • Hinchazón del abdomen

Factores de riesgo de hepatitis alcohólica:

Factores que aumentan el riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica:

Edad: la edad típica para desarrollar hepatitis alcohólica es entre 40 y 50 años.

Género: las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica que los hombres debido a las diferencias en la forma en que se procesa el alcohol. Las investigaciones sugieren que el alcohol permanece durante más tiempo en el cuerpo de la mujer que en el de los hombres.   

Raza y origen étnico: según los cambios en los patrones de consumo de alcohol, el riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica es mayor en los afroamericanos y los hispanos que en los caucásicos.

Obesidad : La obesidad es un factor de riesgo importante para desarrollar hepatitis alcohólica, ya que aumenta la gravedad de la enfermedad en todas sus etapas.

Patrones y tipos de consumo de alcohol : el consumo excesivo de alcohol es uno de los factores de riesgo comunes para desarrollar hepatitis alcohólica, y también el consumo de alcohol a la hora de comer aumenta el riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica.

Factores genéticos: los factores genéticos afectan la forma en que se procesa el alcohol en el cuerpo.

Complicaciones de la hepatitis alcohólica:

Si la persona continúa consumiendo alcohol, la afección empeora y aumenta el riesgo de desarrollar varias complicaciones de salud graves, como:

  • Encefalopatía hepática
  • Presión arterial alta en el hígado
  • Venas dilatadas
  • Acumulación de líquido en el abdomen.
  • Ictericia
  • Insuficiencia hepática
  • Insuficiencia renal

Diagnóstico de hepatitis alcohólica:

El médico inicia el diagnóstico revisando los signos y síntomas, el historial médico y los hábitos de bebida del individuo. Se recomienda el examen físico y ciertas pruebas que incluyen:

  • La prueba de función hepática se realiza para determinar la salud del hígado y detectar cualquier infección hepática mediante la evaluación de los niveles de proteínas, enzimas hepáticas o bilirrubina en la sangre.
  • Se realiza un hemograma completo para determinar los niveles en sangre y controlar las enzimas hepáticas. Si los niveles en sangre son anormalmente altos, eso indica un signo de daño hepático.
  • Se realiza una tomografía computarizada (TC) abdominal para ver los órganos, los vasos sanguíneos y los huesos de la cavidad abdominal. Esta prueba también revela si hay una inflamación en el bazo o en el hígado.
  • La ecografía del hígado o la ecografía del hígado utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para ver y capturar las imágenes de los órganos internos.
  • La biopsia de hígado es un procedimiento invasivo que se realiza para confirmar el diagnóstico y revelar la gravedad y el tipo de enfermedad hepática.

Tratamiento para la hepatitis alcohólica:

El objetivo principal del tratamiento es aliviar los signos y síntomas de la hepatitis alcohólica y prevenir el daño hepático. El tratamiento para la hepatitis alcohólica se inicia según la gravedad de la afección. Sin embargo, el médico recomienda a las personas que:

Evite el consumo de alcohol:

La hepatitis alcohólica se produce y se agrava por el consumo de alcohol, por lo que el primer paso del tratamiento pasa por dejar de beber. En la etapa inicial, las personas pueden evitar el daño hepático dejando el alcohol.

Si las personas tienen adicción al alcohol, entonces el médico puede recomendar un programa de tratamiento, que se especializa en la desintoxicación y recuperación del alcohol.

Cambio de dieta:

La desnutrición es una de las causas más conocidas de hepatitis alcohólica, por lo que se recomienda una dieta especial que contenga suplementos bajos en sodio y ricos en vitaminas. Si la persona tiene problemas para comer, se recomienda la alimentación por sonda para pasar líquidos ricos en nutrientes directamente al sistema digestivo.

Terapia de drogas:

Si la persona tiene hepatitis alcohólica grave, el médico puede recomendar ciertos medicamentos, como:

  • Antibióticos: las personas con hepatitis alcohólica tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones bacterianas, por lo que el médico recomienda antibióticos para prevenir la infección.
  • Corticosteroides: Rara vez se prescriben corticosteroides para reducir la hinchazón del hígado.

Trasplante de hígado:

Si el tratamiento anterior falla, se recomienda el trasplante de hígado. Las personas con hepatitis alcohólica grave tienen un mayor riesgo de muerte sin un trasplante de hígado.

El trasplante de hígado es un procedimiento quirúrgico que reemplaza el hígado enfermo por un hígado sano de una persona viva o fallecida. El trasplante de hígado es la última opción de tratamiento para la hepatitis alcohólica.

Prevención y cura de la hepatitis alcohólica:

Las medidas que ayudan a prevenir el riesgo de hepatitis alcohólica incluyen:

  • Evite el consumo de alcohol
  • Mantenga una dieta nutritiva
  • Mantener un peso corporal saludable
  • Evite el riesgo de hepatitis B y hepatitis C tomando las precauciones necesarias
  • Someterse a chequeos médicos periódicos
  • Consulte al médico antes de tomar cualquier medicamento de venta libre (sin receta) mientras consume alcohol

Leave a Comment

%d bloggers like this: