Dismenorrea: causas, síntomas y prevención - Remedios caseros
Salud

Dismenorrea: causas, síntomas y prevención

La dismenorrea (también conocida como calambres menstruales ) es el dolor asociado con la menstruación o los períodos. Puede deberse a contracciones dolorosas del útero o debido a cualquier enfermedad de los órganos reproductores.

Es una condición muy común, especialmente en las adolescentes. Las mujeres que sufren de dismenorrea terminan siendo menos productivas en el hogar y en el trabajo durante sus períodos.

El tratamiento del problema subyacente es esencial en la mayoría de los casos, pero en algunas mujeres, los síntomas desaparecen con el envejecimiento o después del parto.

¿Qué es la dismenorrea?

El dolor abdominal severo justo antes del inicio del ciclo menstrual y durante los períodos se llama dismenorrea. La dismenorrea es de dos tipos:

Dismenorrea primaria:

Es el tipo más común que se debe a contracciones uterinas severas. Por lo general, comienza con el primer ciclo menstrual durante la adolescencia y puede repetirse todos los meses y puede detenerse después del parto o en la edad adulta.

La gravedad del dolor varía entre las mujeres y puede durar de 24 a 72 horas. El dolor generalmente ocurre en el estómago, la espalda o en la región del muslo. También se asocia con un aumento en la frecuencia de la micción, náuseas y vómitos.

Dismenorrea secundaria:

Este tipo de dolor comienza en las mujeres en las últimas etapas de la vida y no aparece desde el primer ciclo menstrual. La causa de este tipo de dolor es cualquier trastorno del sistema reproductivo como la endometriosis o los fibromas.

El dolor es muy severo y comienza antes del inicio del ciclo menstrual, continúa durante los períodos e incluso puede extenderse por algunos días después de los períodos. Este tipo de dolor se presenta principalmente en el estómago y la espalda. No causa ningún otro síntoma como vómitos o diarrea.

Causas de la dismenorrea:

Las causas varían según el tipo de dismenorrea.

Causas de la dismenorrea primaria:

  • Contracciones anormales en el útero (tejido muscular), debido a desequilibrios químicos como producción excesiva de prostaglandina.
  • Isquemia o pérdida de suministro de sangre al tejido uterino.
  • Sensibilidad de la pared uterina a hormonas como la prostaglandina

Causas de la dismenorrea secundaria:

  • Crecimiento de la capa externa del tejido uterino (endometrio) en otras estructuras como el estómago, las trompas de Falopio y los ovarios, también conocida como endometriosis.
  • Algunos dispositivos anticonceptivos como dispositivos intrauterinos
  • Crecimiento anormal (pólipos) o crecimientos no cancerosos (benignos) en la pared uterina
  • La capa externa del útero (endometrio) que ingresa a la parte interna (musculatura) del útero, se denomina adenomiosis.
  • Infecciones o inflamaciones en el útero, los ovarios o las trompas de Falopio (órganos reproductores femeninos).
  • Cánceres o tumores en el útero o los ovarios.
  •  Una abertura estrecha en el cuello uterino obstruye el flujo menstrual y aumenta la presión intrauterina Enfermedad inflamatoria intestinal

Los síntomas de la dismenorrea:

Los síntomas de esta afección difieren entre las personas y también dependen del tipo de dismenorrea. Algunos de los síntomas comunes incluyen:

  • Dolor intenso y calambres en el abdomen, piernas o espalda.
  • Malestar en la parte inferior del estómago.
  • Sangrado severo durante los períodos.
  • Náusea
  • Vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Mareo
  • Diarrea
  • Debilidad o fatiga general

Factores de riesgo de dismenorrea:

Algunos de los factores que predisponen al riesgo de aparición de dismenorrea incluyen:

  • Edad: menos de 30 años
  • Historia familiar
  • Quistes o tumores de ovario
  • Enfermedades psicológicas como depresión y ansiedad.
  • Uso prolongado de dispositivos anticonceptivos intrauterinos
  • Hábitos de estilo de vida como fumar y consumo excesivo de alcohol.
  • Ciclo menstrual irregular

Complicaciones de la dismenorrea:

En la mayoría de los casos, el dolor menstrual se ignora y se descuida; esto puede dar lugar a las siguientes complicaciones:

  • Fatiga
  • Desmayo
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Ausentismo escolar o laboral

Diagnóstico de dismenorrea:

El diagnóstico de dismenorrea incluye tanto el examen físico como los estudios de imágenes. Algunos de ellos se enumeran a continuación:

Toma de historia:

La historia detallada de la paciente es crucial para comprender el tipo de dolor menstrual y también para diseñar un plan de tratamiento adecuado. El médico recopilaría información sobre los síntomas, el momento de inicio de los síntomas, la presencia de cualquier otra enfermedad y las variaciones del estado de ánimo del paciente también es útil para diagnosticar la condición.

Examen físico:

El examen pélvico se realiza para evaluar las estructuras internas como el útero, la vagina y el cuello uterino en busca de anomalías en su formación o cualquier infección.

Ultrasonido:

Este procedimiento de prueba implica el uso de ondas sonoras de alta frecuencia para comprender la estructura del útero, el ovario y otras partes del sistema reproductor femenino.

Exploración de imágenes por resonancia magnética (IRM):

Esta resonancia magnética ayuda a estudiar cualquier crecimiento anormal o canceroso de los tejidos en los órganos reproductores femeninos.

Laparoscopia:

Este procedimiento de prueba implica la inserción de un laparoscopio (un tubo delgado con una lente y una luz) en la pared abdominal para examinar las estructuras internas de la pelvis. Es principalmente útil para diagnosticar afecciones subyacentes como endometriosis, quistes ováricos y fibromas uterinos.

Histeroscopia:

Durante esta prueba, se inserta un histeroscopio (un dispositivo delgado similar a un telescopio) en la vagina para examinar el cuello uterino y el útero.

Tratamiento de la dismenorrea:

El tratamiento tiene como objetivo aliviar el dolor y la incomodidad.

Administración medica:

Los medicamentos incluyen:

  • Analgésicos como ibuprofeno o naproxeno y aspirina.
  • Anticonceptivos orales como inhibidores de la ovulación, para prevenir el proceso de ovulación y también para reducir los calambres musculares severos asociados. Estos medicamentos se pueden administrar en forma de píldoras orales o inyecciones.
  • Los anticonceptivos también pueden administrarse en forma de implantes anticonceptivos como implantes de progestina o mediante el uso de otros dispositivos intrauterinos.

Manejo quirúrgico:

Si alguna enfermedad primaria subyacente, como la endometriosis o los quistes ováricos, está causando los síntomas, se considera el tratamiento quirúrgico.

Los procedimientos quirúrgicos pueden incluir

  • Extirpación de fibromas uterinos,
  • Extirpación de ovarios
  • Histerectomía (extirpación del útero).

Prevención de la dismenorrea:

La dismenorrea se puede prevenir hasta cierto punto con las siguientes medidas:

  • Evitar la ingesta excesiva de tabaco y alcohol.
  • Practicar ejercicios físicos regulares para adelgazar
  • Evitar el estrés tanto en el lugar de trabajo como en el hogar
  • Practicar técnicas de relajación como la meditación y el yoga.
  • Evitar los alimentos picantes y grasos.
  • Evitar la ingesta excesiva de bebidas con cafeína, té y café.

El diagnóstico y tratamiento tempranos de afecciones subyacentes como la endometriosis es beneficioso para las mujeres que padecen cólicos menstruales debido a dichos trastornos.

Leave a Comment

%d bloggers like this: