Linfedema: causas, síntomas, tratamientos y prevención - Remedios caseros
Salud

Linfedema: causas, síntomas, tratamientos y prevención

El linfedema (también conocido como obstrucción linfática ) es una afección médica causada por el bloqueo del sistema linfático. El sistema linfático es la parte del sistema inmunológico que protege al individuo de infecciones y enfermedades.

La linfa es un líquido delgado y pálido que ayuda a eliminar los productos de desecho de los tejidos y mantiene el equilibrio de líquidos. La linfa después de filtrar los desechos por lo general regresa al torrente sanguíneo, pero cuando los vasos linfáticos se bloquean y no logran llevar la linfa fuera de los tejidos, se produce inflamación y resulta en linfedema.

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es una afección médica que provoca la inflamación del tejido debido a la acumulación de líquido dentro del sistema linfático. El linfedema generalmente ocurre en cualquiera de los brazos o piernas, pero en algunos casos, ambos brazos o ambas piernas se ven afectados.

Tipos de linfedema:

El linfedema suele ser de dos tipos, son:

  1. Linfedema primario: es un problema genético debido al desarrollo inadecuado de los ganglios o vasos linfáticos. Está presente principalmente durante el nacimiento.
  2. Linfedema secundario: se desarrolla debido a la inflamación del tejido causada por alguna otra afección médica subyacente.

¿Qué causa el linfedema?

La causa del linfedema depende del tipo.

Linfedema primario:

El linfedema primario generalmente se debe a mutaciones (cambios repentinos) en los genes que ayudan en el desarrollo del sistema linfático. Estos genes defectuosos reducen la capacidad de drenar líquido.

Linfedema secundario:

El linfedema secundario se debe a otras afecciones subyacentes que afectan los vasos linfáticos o los ganglios linfáticos, como:

  • Cirugía del cáncer: en la cirugía del cáncer, el médico a veces extirpa el ganglio linfático para detener la propagación del cáncer, que puede afectar el sistema linfático y causar linfedema.
  • Radioterapia: la radiación se usa para destruir las células cancerosas. A veces, puede haber daño en el sistema linfático que resulta en linfedema.
  • Infecciones: las infecciones que causan daño a los tejidos alrededor de los ganglios linfáticos o vasos y provocan cicatrices, aumentan el riesgo de linfedema.
  • Enfermedades inflamatorias: enfermedades como la artritis reumatoide, el eccema y la dermatitis provocan inflamación de los tejidos y pueden provocar daños en el sistema linfático.
  • Enfermedades cardiovasculares: estas enfermedades suelen afectar el flujo sanguíneo. Las personas con enfermedades cardiovasculares tienen un mayor riesgo de linfedema.
  • Lesiones y traumatismos: en casos raros, cualquier forma de lesión o traumatismo puede causar linfedema debido a quemaduras graves en la piel o debido a cicatrices excesivas.

Síntomas del linfedema:

La hinchazón de brazos, piernas o cualquier otra parte del cuerpo es el síntoma más común de linfedema. Durante la etapa inicial, la hinchazón puede aparecer y desaparecer, pero empeora sin tratamiento. Los otros síntomas del linfedema incluyen:

  • Dolor
  • Sensación de pesadez u opresión.
  • Drenaje de líquido de la piel.
  • Piel dura y engrosada
  • Crecimiento similar a una verruga en la piel
  • Dificultad para caminar
  • Infecciones repetidas de la piel.

Factores de riesgo de linfedema:

El riesgo de linfedema aumenta con:

  • Edad avanzada
  • Obesidad (exceso de peso)
  • Artritis reumatoide o artritis psoriásica

Complicaciones del linfedema:

El linfedema, si no se trata, puede provocar complicaciones graves, como:

  • Celulitis (infección cutánea bacteriana grave)
  • Linfangitis (inflamación causada por una infección de los vasos linfáticos)
  • Trombosis venosa profunda (coágulos de sangre en las venas más profundas)
  • Linfangiosarcoma (cáncer de vasos linfáticos)

Diagnóstico de linfedema:

El médico inicia el diagnóstico revisando el historial médico y los signos y síntomas del individuo. También se realiza un examen físico para evaluar la causa de la inflamación, como insuficiencia cardíaca congestiva, coágulos de sangre, insuficiencia renal o algunas otras afecciones médicas.

El médico recomienda más pruebas de diagnóstico para determinar la causa exacta del linfedema. Esto puede incluir:

Imágenes por resonancia magnética (IRM):

Se realiza una resonancia magnética para capturar las imágenes detalladas de los órganos internos. En el linfedema, una resonancia magnética ayuda a definir la arquitectura del ganglio linfático y otras anomalías, como los tumores.

Tomografía computarizada (TC):

La tomografía computarizada es una radiografía especializada que ayuda a examinar los órganos internos del cuerpo. La tomografía computarizada en el linfedema ayuda a revelar el bloqueo del sistema linfático.

Ultrasonido Doppler:

Las ecografías Doppler utilizan la onda de sonido para evaluar el flujo sanguíneo, lo que ayuda a identificar el coágulo de sangre en las venas más profundas.

Imágenes con radionúclidos de su sistema linfático (linfogammagrafía):

La linfogammagrafía es un procedimiento de diagnóstico en el que se inyecta al individuo un tinte radiactivo en el vaso linfático. El movimiento del tinte se sigue mediante el uso de un escáner, que ayuda a ver el flujo sanguíneo y el bloqueo.

Tratamiento para el linfedema:

El enfoque más común para tratar el linfedema es reducir el dolor, la inflamación y controlar otros síntomas. Las opciones de tratamiento para el linfedema incluyen:

Terapia descongestiva completa (CDT):

La terapia descongestiva completa consiste en múltiples programas de tratamiento que incluyen drenaje linfático manual, ejercicios de entrenamiento de compresión y cuidados personales junto con modificaciones en el estilo de vida. La CDT no se recomienda en personas que tienen presión arterial alta, coágulos de sangre, parálisis, diabetes o infecciones agudas.

Prendas de compresión:

Se utilizan mangas largas o medias para comprimir los brazos o las piernas y estimular la circulación del líquido linfático. Si las prendas de compresión o las vendas de compresión no son útiles, entonces el médico puede recomendar un dispositivo de compresión con sujetadores de tela.

Dispositivos de compresión:

Los dispositivos de compresión están conectados directamente a una bomba que elimina la presión de la extremidad afectada y previene la acumulación de linfa. Estos dispositivos se utilizan para prevenir las cicatrices a largo plazo, pero no se recomiendan en personas que tienen insuficiencia cardíaca congestiva, trombosis venosa profunda o algunas infecciones.

Ejercicios:

El médico recomienda ciertos ejercicios, que ayudan a drenar la linfa estimulando el movimiento de una extremidad afectada.

Vendajes:

Se utilizan vendajes para estimular el flujo de linfa hacia el tronco. Estos también son útiles para prevenir el flujo de líquido linfático hacia la región afectada.

Masaje:

Un profesional capacitado realiza una técnica de masaje especial conocida como drenaje linfático manual para extraer el líquido linfático de las áreas inflamadas.

El masaje no se recomienda en todas las personas. Las personas con infecciones cutáneas, coágulos de sangre o cualquier otra afección que implique el drenaje de la linfa deben evitar el masaje.

Cirugía:

Por lo general, se recomienda la cirugía en casos graves para:

  • Eliminar el exceso de tejido de las extremidades para reducir la hinchazón.
  • Eliminando grasa de la zona afectada
  • Restaurando el flujo linfático

Leave a Comment

%d bloggers like this: