Linfoma: causas, síntomas, factores de riesgo, diagnóstico y tratamiento - Remedios caseros
Salud

Linfoma: causas, síntomas, factores de riesgo, diagnóstico y tratamiento

El linfoma es un tipo de cáncer que comienza en los linfocitos. Los linfocitos son una forma de glóbulos blancos que defienden al cuerpo contra los antígenos (sustancia extraña). El linfoma afecta el sistema linfático del cuerpo (ganglios linfáticos, glándula timo, bazo, médula ósea). También puede afectar a los otros sistemas de órganos del cuerpo.

El linfoma ocurre cuando se altera el crecimiento de los linfocitos y comienza a crecer de manera anormal. El linfoma puede ocurrir a cualquier edad, pero afecta principalmente a niños y adultos de entre 15 y 24 años.

¿Qué es el linfoma?

El linfoma (también conocido como cáncer linfático) es un tipo de cáncer que afecta el sistema inmunológico. El linfoma generalmente está presente en el torrente sanguíneo, por lo que puede moverse a diferentes partes del cuerpo y puede desarrollar un tumor secundario.

Tipos de linfoma:

Según el origen del tumor, el linfoma es de dos tipos, son:

No linfoma de Hodgkin:

El linfoma no Hodgkin es la forma común de linfoma que representa el 90% de los linfomas. Por lo general, ocurre cuando las células T o B (un tipo de glóbulos blancos) se vuelven anormales.

Linfoma de Hodgkin:

El linfoma de Hodgkin es una transformación maligna de las células B (un tipo de glóbulos blancos). El linfoma de Hodgkin generalmente afecta el bazo, la médula ósea y los ganglios linfáticos.

¿Qué causa el linfoma?

Se desconoce la causa exacta del linfoma. Sin embargo, se cree que el linfoma se produce debido a mutaciones genéticas (alteraciones repentinas del gen) en los glóbulos blancos.

Esta mutación provoca una rápida multiplicación de células y continúa creciendo y dividiéndose sin causar la muerte celular. Esto conduce a la formación de linfocitos ineficaces y enfermos en los ganglios linfáticos y provoca hinchazón.

Los síntomas del linfoma:

En la mayoría de los casos, la persona puede experimentar signos y síntomas similares a los del resfriado común, pero estos síntomas pueden durar más de lo esperado. Los síntomas más comunes del linfoma incluyen:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos que no desaparece.
  • Fiebre sin ninguna infección.
  • Sudando durante la noche
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Pérdida de apetito
  • Picazón inusual
  • Fatiga
  • Dolor en la linfa
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Factores de riesgo del linfoma:

Los factores que aumentan el riesgo de diferentes tipos de linfoma incluyen:

No linfoma de Hodgkin:

El riesgo de linfoma no Hodgkin puede aumentar debido a ciertos factores como:

  • Edad: este tipo de linfoma es muy común en personas de 60 años o más.
  • Origen étnico y ubicación: el linfoma no Hodgkin es muy común en los países desarrollados y afecta principalmente a los estadounidenses de raza blanca que a los afroamericanos y asiáticoamericanos .
  • Productos químicos y radiación: la exposición a la radiación nuclear y el uso de ciertos productos químicos en la agricultura aumenta el riesgo de linfoma no Hodgkin.
  • Inmunodeficiencia: el sistema inmunológico débil debido a ciertas afecciones médicas, como el VIH / SIDA , o el uso de ciertos medicamentos que inhiben el sistema inmunológico después de un trasplante de órgano aumenta el riesgo de linfoma no Hodgkin.
  • Enfermedad autoinmune: tener una enfermedad autoinmune, como artritis reumatoide y enfermedad celíaca, aumenta el riesgo de linfoma no Hodgkin.
  • Infección: las infecciones, como la fiebre glandular causada por el virus de Epstein-Barr (EBV), transforman los linfocitos y aumentan el riesgo de linfoma.
  • Implantes mamarios: los implantes mamarios pueden causar linfoma de células grandes en el tejido mamario.
  • Obesidad : ser obeso aumenta el riesgo de linfoma.

Linfoma de Hodgkin:

El riesgo de linfoma de Hodgkin aumenta con:

  • Edad: Las personas entre 20 y 30 años y las personas mayores de 55 años tienen un mayor riesgo de linfoma de Hodgkin.
  • Sexo: los hombres tienen un mayor riesgo de linfoma de Hodgkin en comparación con las mujeres.
  • Antecedentes familiares: las personas que tienen antecedentes familiares de linfoma de Hodgkin tienen un mayor riesgo.

Diagnóstico de linfoma:

El médico inicia el diagnóstico revisando los antecedentes familiares, el historial médico y los signos y síntomas del individuo. Los médicos realizan un examen físico para verificar si hay inflamación en el abdomen, el mentón, el cuello, las axilas y la ingle.

El médico recomienda ciertas pruebas de diagnóstico para confirmar la presencia de linfoma, esto incluye:

Análisis de sangre y biopsias:

Se realizan análisis de sangre y biopsias para evaluar la presencia de linfoma. Una biopsia se realiza tomando una pequeña muestra de tejido linfático usando una aguja esterilizada y se examina bajo un microscopio. En la mayoría de los casos, se realiza una biopsia de médula ósea. La biopsia se realiza bajo la influencia de un anestésico local, un sedante o un anestésico general.

Se utilizan biopsias y análisis de sangre para evaluar la etapa del cáncer y determinar si el linfoma ha invadido otra parte del cuerpo.

Tomografía computarizada (TC):

La tomografía computarizada es una radiografía especializada que ayuda a ver los órganos internos del cuerpo. En el linfoma, una tomografía computarizada ayuda a:

  • Definir el estadio del linfoma.
  • Determinar el sitio de un tumor.
  • Determinar la participación del bazo.

Imágenes por resonancia magnética (IRM):

Se realiza una resonancia magnética para capturar imágenes detalladas de los órganos internos. En el linfoma, se utiliza para determinar la proliferación del linfoma en el cerebro, la médula espinal u otras regiones del cuerpo, como la cabeza y el cuello.

Radiografía de pecho:

Los rayos X son procedimientos de diagnóstico no invasivos que utilizan rayos para producir imágenes de los órganos internos del cuerpo. En el linfoma, se usa una radiografía de tórax para ver los ganglios linfáticos agrandados.

Ultrasonido abdominal:

Una ecografía abdominal es un procedimiento de diagnóstico indoloro que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para examinar las partes internas del cuerpo. En el linfoma, se usa una ecografía abdominal para examinar los ganglios linfáticos agrandados en el abdomen.

Tomografía por emisión de positrones (PET):

La exploración por TEP utiliza radiación para evaluar la actividad dentro del cuerpo. En este procedimiento, se inserta un radiotrazador que consiste en material radiactivo dentro del cuerpo para determinar la actividad de las células. La exploración por TEP también se realiza en pacientes sometidos a tratamiento contra el cáncer para determinar la respuesta al tratamiento.

Tratamiento del linfoma:

El tratamiento se inicia según el tipo y la etapa del linfoma. El objetivo principal del tratamiento es destruir las células cancerosas y llevar la enfermedad a remisión.

Las opciones de tratamiento para el linfoma incluyen:

Quimioterapia:

La quimioterapia se usa junto con la radioterapia para tratar el linfoma. La quimioterapia es una terapia con medicamentos que implica el uso de agentes contra el cáncer (medicamentos que destruyen las células cancerosas) para destruir las células cancerosas.

Radioterapia:

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para encoger y destruir las células cancerosas. La radioterapia se centra principalmente en pequeñas regiones de cáncer.

Trasplante de células madre:

El trasplante de células madre generalmente se realiza para reemplazar la médula ósea enferma con médula ósea nueva. El trasplante puede implicar el uso de células madre del paciente (trasplante autólogo) o células madre de otra persona (trasplante alogénico).

El trasplante de células madre es una opción si el linfoma reaparece después del tratamiento. En el trasplante de células madre, el paciente se expone inicialmente a radiación de haz externo de todo el cuerpo junto con quimioterapia para eliminar el linfoma.

Radioinmunoterapia:

La radioinmunoterapia también se conoce como terapia con anticuerpos monoclonales radiomarcados. En esta terapia, un anticuerpo monoclonal se combina con una sustancia radiactiva. La sustancia radiactiva viaja y se une a las células cancerosas y las destruye al administrar dosis altas de radiación directamente al tumor.

Terapia biológica:

La terapia biológica es una terapia con medicamentos en la que se inserta un microorganismo vivo dentro del cuerpo para estimular el sistema inmunológico y destruir las células cancerosas.

Terapia de anticuerpos:

La terapia con anticuerpos implica la administración de anticuerpos sintéticos dentro del torrente sanguíneo para luchar contra el antígeno del cáncer.

Terapia con anticuerpos monoclonales:

La terapia con anticuerpos monoclonales también se conoce como terapia dirigida. Los anticuerpos monoclonales producidos en el laboratorio detectan las células cancerosas y las destruyen.

El médico recomienda una cirugía para extirpar el bazo o cualquier otro órgano si un tumor se ha diseminado a diferentes partes del cuerpo.

Leave a Comment

%d bloggers like this: