Poliomielitis: causas, síntomas, tratamiento y prevención de la poliomielitis - Remedios caseros
Salud

Poliomielitis: causas, síntomas, tratamiento y prevención de la poliomielitis

La poliomielitis (también conocida como poliomielitis o parálisis infantil ) es una infección viral contagiosa que ataca el sistema nervioso. Afecta con mayor frecuencia a los niños menores de cinco años. El poliovirus se transmite por alimentos y agua contaminados, a través de la ruta fecal-oral. El poliovirus se multiplica en el intestino y ataca el sistema nervioso, lo que resulta en parálisis.

En las personas que padecen poliomielitis, hay una inflamación en el tronco del encéfalo y las células del asta anterior de la médula espinal. Aunque la poliomielitis está erradicada en la mayoría de los países, se transmite a través de los viajeros que están vacunados de forma incompleta.

¿Cuáles son las causas de la poliomielitis?

La poliomielitis es causada por el virus ARN, donde el 85% de las infecciones son paralíticas. El virus de la poliomielitis se propaga con mayor frecuencia en las áreas donde el saneamiento es deficiente. El virus se puede transmitir a través de alimentos y agua contaminados. Las personas infectadas con el poliovirus pueden transmitir la infección a través de las heces. Además, el contacto directo con la persona infectada por poliovirus puede causar poliomielitis.

El poliovirus también se puede transmitir a través de las gotitas que se liberan al estornudar o toser. Los niños pueden infectarse cuando se llevan los juguetes a la boca contaminados con heces.

Síntomas de poliomielitis:

El poliovirus inicialmente causa síntomas de leves a graves. Una vez que el virus entra en el cuerpo, los síntomas suelen tardar entre tres y veintiún días en aparecer.

Polio no paralítico

Los síntomas típicos de la poliomielitis no paralítica pueden durar de uno a diez días, que incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Fatiga
  • Vómitos
  • Rigidez de espalda
  • Dolor de cuello
  • Dolor en brazos o piernas
  • Sensibilidad muscular
  • Meningitis

Poliomielitis paralítica

Los síntomas iniciales de la poliomielitis paralítica son muy similares a los de la poliomielitis no paralítica, pero son más graves e incluyen:

  • Dolor o debilidad muscular severo
  • Pérdida de reflejos
  • Extremidades flojas y flácidas
  • Extremidades deformadas

La poliomielitis paralítica se puede clasificar como:

Polio espinal: el poliovirus ataca las neuronas motoras de la médula espinal, causando parálisis en brazos y piernas. La polio espinal puede causar problemas respiratorios.

Polio bulbar: La polio bulbar ocurre cuando el virus afecta las neuronas que ejecutan el sentido de la vista, el gusto, la deglución y la respiración.

Polio bulbar: Los síntomas de la poliomielitis bulbar y espinal son evidentes en el paciente afectado.

Síndrome pospoliomielítico:

Los signos y síntomas del síndrome pospoliomielítico que aparecen después de los años del ataque del poliovirus son los siguientes:

  • Debilidad muscular progresiva
  • Fatiga
  • Atrofia muscular
  • Intolerancia a las bajas temperaturas
  • Dificultad al tragar
  • Trastornos relacionados con el sueño (apnea)
  • Problemas de memoria
  • Cambios de humor
  • Dificultad para respirar

Factores de riesgo de poliomielitis:

Los factores que aumentan el riesgo de poliomielitis incluyen:

  • Las personas que no han recibido la vacuna contra la polio tienen mayor riesgo de sufrir un ataque de polio.
  • Las personas que viajan a países endémicos donde la enfermedad es una infección generalizada de polio tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Las personas con inmunidad débil tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque de polio
  • Las mujeres embarazadas son más susceptibles a la infección por polio. Sin embargo, no afecta al feto.

Los siguientes son los factores que aumentan el riesgo de poliomielitis después del ataque de poliovirus:

  • Ejercicios rigurosos y excesivos
  • Otras infecciones
  • Trauma muscular
  • Amigdalectomía (extirpación de las amígdalas)
  • Inmunodeficiencia de células B

Complicaciones de la poliomielitis:

Las personas que experimentan síntomas graves de poliomielitis pueden tener complicaciones que afectan los pulmones, el corazón y el sistema urinario. La mayoría de los casos de poliomielitis paralítica tendrán complicaciones, que incluyen:

Parálisis: Dependiendo de la extensión del daño de las células nerviosas, la mayoría de los niños entre 5 y 15 años de edad pueden experimentar parálisis en cualquiera de las piernas o en ambas piernas. La poliomielitis daña las células de los músculos de las caderas, los tobillos y los pies.

Miocarditis: el poliovirus puede atacar las células nerviosas de los músculos del corazón, lo que aumenta el riesgo de inflamación del músculo del corazón. También puede causar dolor en el pecho, latidos cardíacos anormales y, finalmente, también puede provocar insuficiencia cardíaca.

Edema pulmonar: el poliovirus afecta los músculos que controlan la respiración y aumenta la presión arterial en los vasos sanguíneos de los pulmones.

Neumonía: las personas con polio tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía por aspiración cuando el virus ataca los músculos involucrados en la deglución.

Depresión : la poliomielitis paralítica puede causar deformidad, lo que puede afectar la capacidad de la persona para realizar las tareas cotidianas. Esto puede causar depresión. A largo plazo, las personas paralíticas pueden requerir apoyo emocional y físico de familiares y amigos.

Diagnóstico de poliomielitis:

El médico realizará un examen físico de rutina y revisará el historial médico del paciente. Además, el médico buscará reflejos deteriorados, capacidad para levantar brazos o piernas, rigidez de los músculos del cuello y la espalda. El médico recomendaría las siguientes pruebas para diagnosticar la poliomielitis:

Análisis de sangre: se extrae una muestra de sangre para detectar los anticuerpos del poliovirus. Una persona infectada con polio puede presentar anticuerpos específicos producidos contra el poliovirus.

Análisis del líquido cefalorraquídeo: el médico insertará una aguja larga y delgada en las vértebras del paciente y tomará una muestra de líquido cefalorraquídeo. El examen del líquido cefalorraquídeo ayuda a evaluar la cantidad de leucocitos (glóbulos blancos), los niveles de azúcar y los niveles de otras sustancias químicas en la muestra.

Lavado de garganta: Se realiza un frotis de garganta y se incuba en el medio de cultivo en una atmósfera favorable. Si el cultivo es positivo, se puede detectar bajo el microscopio.

Muestra de heces: se recolecta una muestra de heces para examinar el poliovirus.

Secuenciación del genoma: la secuenciación del genoma del virus aislado ayuda a detectar si el origen del virus es “similar a una vacuna” o “tipo salvaje”.

Tratamiento de la poliomielitis:

El tratamiento de la poliomielitis se centra principalmente en controlar los síntomas y prevenir complicaciones posteriores. El médico recomendaría las siguientes opciones de tratamiento, que incluyen:

Medicamentos

  • El médico le recetará medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno, diclofenaco y acetaminofén para tratar el dolor muscular, los espasmos y la rigidez.
  • Se pueden recetar medicamentos antiespasmódicos para relajar los músculos.

Otros tratamientos de apoyo

  • Para los pacientes que tienen parálisis de los músculos respiratorios y enfrentan dificultad para respirar, el soporte respiratorio se brinda a través de ventiladores portátiles.
  • El médico prescribirá fisioterapia a los pacientes que padecen poliomielitis paralítica, lo que ayuda a recuperar la fuerza muscular.

Leave a Comment

%d bloggers like this: