Signos y síntomas del dolor en el hígado y tratamiento requerido

El hígado es responsable de muchas funciones del cuerpo. Tener un hígado enfermo indica que estos procedimientos no son efectivos, y esto puede causar más problemas. A veces, las afecciones hepáticas son mortales. Muchas enfermedades hepáticas y otras afecciones de órganos pueden provocar dolor de hígado. Comprender las causas y las opciones de tratamiento lo ayudará a lidiar mejor con el dolor hepático.

Signos de dolor hepático

Siendo uno de los órganos más esenciales en el proceso de digestión, el hígado es responsable de descomponer los alimentos en energía además de deshacerse de los venenos de la sangre.

Las afecciones hepáticas son una colección de afecciones, afecciones junto con infecciones. Estos afectan las células, los tejidos y las estructuras del hígado, lo que conduce al daño hepático e incluso detiene el rendimiento del hígado.

El número de muertes por enfermedades del hígado está en aumento en los Estados Unidos y otras partes del mundo. Estas enfermedades desencadenan dolor de hígado con síntomas que varían según la afección.

Lugar y síntomas de dolor de hígado

El dolor de hígado generalmente se confunde con dolor de riñón, dolor de estómago o dolor de espalda debido a su ubicación. El dolor del hígado se siente en el cuadrante superior derecho debajo de la caja torácica. Por lo general, se siente como un dolor sordo, o las molestias pueden ser agudas y, a menudo, pueden ir acompañadas de dolor de espalda / hombro.

Cuándo ver a un médico

Es necesario reservar una consulta con su médico en si experimenta signos y dolor constantes, o si experimenta signos de hepatitis, como alucinaciones, confusión, problemas de memoria, desmayos, fatiga severa, sangre y fiebre.

Busque atención médica de inmediato si siente dolor en el hombro o en el hombro. abdomen superior derecho, junto con dificultad para respirar, trastornos alimenticios, cansancio, dolor al respirar, piel irritada o dolor al toser.

Razones para el dolor hepático

Cuando el cuerpo es inducido con acetaminofén en exceso, puede causar daño hepático. El paracetamol es una sustancia contenida en una amplia gama de medicamentos como pastillas para el dolor de cabeza, cápsulas para la alergia y píldoras sinusales. Además del dolor en el hígado, los signos incluyen orina oscura, piel irritada, blanqueamiento de los ojos, coloración amarillenta de la piel, síntomas parecidos a la gripe. y la inflamación del estómago en la parte superior derecha.

Esto también se describe como cirrosis hepática. Esto se desarrolla durante años de consumo excesivo de alcohol. Las indicaciones consisten en confusión, inflamación abdominal y dolor, cansancio, sed excesiva, ictericia, fiebre, náuseas, pérdida de apetito y aumento de peso. Otros signos incluyen agitación, defecación obscura o negra oscura, y adelanto de los senos en los hombres, palidez, dificultades de concentración, alucinaciones y cámara lenta entre muchos otros.

El tratamiento incluye dejar de consumir alcohol, inscribirse en grupos de autoayuda para obtener ayuda para dependencia del alcohol Tomar medicamentos para la abstinencia también es una buena idea para evitar el consumo de alcohol. También se recomienda la terapia nutricional. Los alimentos ricos en calorías, carbohidratos y proteínas son vitales. También se recomiendan los suplementos vitamínicos.

Como último resultado, se recomienda el trasplante de hígado. Esto sucede cuando el hígado deja de funcionar por completo y la medicación no es confiable.

Esta afección se produce cuando las células del hígado crecen anormalmente. Este problema hepático solo se nota después de que ha llegado a fases sofisticadas. Uno puede evitar establecer este tipo de afección hepática evitando la cirrosis hepática, además de la hepatitis.

Los síntomas incluyen aumento del hígado (que causa dolor de hígado), pérdida de apetito, pérdida de peso, punto débil y fatiga, náuseas y lanzamientos arriba, dolor de estómago superior derecho y decoloración de la piel y ojos blancos.

Los tratamientos consisten en quimioterapia, ablación por radiofrecuencia e inyección de alcohol puro en crecimientos, trasplante de hígado, crioterapia o criocirugía y radioterapia.

Este es el temido hígado alcohólico enfermedad. Los signos incluyen dolor de estómago, fatiga, hematomas simples, cálculos biliares, orina de color cola, hemorragia en el tracto intestinal y el esófago, pies y manos ásperos, diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina, náuseas, cáncer de hígado, nivel de sensibilidad e insuficiencia hepática entre los medicamentos otros signos.

El tratamiento incluye controlar los signos y las complicaciones. La causa también puede tratarse para detener la aflicción adicional. También se recomienda reducir el hábito de fumar y beber. El único tratamiento es recibir un trasplante de hígado.

Esta es una burbuja de pared delgada que está llena de líquido. Esta condición no presenta riesgos para la salud. Si crecen sin detección, causan malestar y dolor en la parte superior derecha del abdomen, infección del conducto biliar y aumento del hígado.

El tratamiento consiste en el uso de medicamentos dietéticos para reducir los quistes y, a veces, los quistes deben eliminado.

  • La condición del hígado graso

Se piensa que tener algo de grasa en el hígado es típico. Sin embargo, si excede el 10%, puede establecer la enfermedad del hígado graso. La enfermedad generalmente es genética. También es típico en personas con sobrepeso. Las víctimas generalmente tienen diabetes, prediabetes, colesterol alto y triglicéridos. Otras causas consisten en

  • Medicamentos.
  • Enfermedad hepática hereditaria o autoinmune.
  • Falta de nutrición.
  • Reducción rápida de peso.
  • Hepatitis viral.

Las indicaciones incluyen fatiga, insuficiencia hepática, pérdida de hambre, náuseas, pérdida de peso, debilidad, ictericia, orina de color cola y líquido en la cavidad abdominal, entre otros.

El tratamiento implica consumir comidas balanceadas, aumentar la actividad física y ejercitarse. Mantenerse alejado de medicamentos innecesarios también acelera el procedimiento de recuperación. En casos severos, se puede sugerir un trasplante de hígado.

Esta es la última fase de la enfermedad hepática alcohólica. Se identifica por la formación de fibromas y la formación de tejidos fibrosos, cicatrices en el hígado y defectos regenerativos. Como resultado, el flujo sanguíneo se ve obstaculizado y conduce a una enfermedad hepática progresiva.

Las indicaciones incluyen agotamiento, dolor abdominal, pérdida de apetito, pies y manos ásperos, pérdida de peso, debilidad, araña como capilar debajo de la piel, ictericia, piernas y pies hinchazón y orina de color oscuro.

El tratamiento implica:

  • Detener el consumo de alcohol y fumar.
  • Coma alimentos saludables, trate las infecciones sin demora.
  • Consuma alimentos bajos en grasa y sal.
  • Trate los casos de hepatitis.
  • Prevenga las drogas recreativas y los medicamentos de venta libre como la aspirina y otros analgésicos.
  • Entrenamiento rutinario.

Esto es simplemente la inflamación del hígado que causa daño a las células hepáticas. Consiste en hepatitis A a E. La infección crónica de hepatitis B aumenta las posibilidades de desarrollar cáncer de hígado en un 100%. Las indicaciones incluyen orina oscura, fiebre, diarrea, ictericia, malestar general, hígado agrandado, malestar general, vómitos frecuentemente junto con fiebre moderada.

El tratamiento depende de la fase de la hepatitis. La terapia con medicamentos a menudo se recomienda. Los antivirales también se recomiendan. Se ha encontrado que los medicamentos de tratamiento tratan al menos el 80% de los casos.

  • PSC (colangitis esclerosante principal)

Esta es la inflamación del hígado y los conductos biliares. Esto resulta en la formación de tejidos cicatriciales y tejidos fibrosos. Los signos no son instantáneos y pueden demorar años en revelarse. Consisten en infección en el conducto biliar, picazón intensa, cansancio, signos de cirrosis, ictericia, malabsorción y esteatorrea.

El tratamiento incluye medicamentos recetados para tratar el picor, infecciones, nutrición deficiente y obstrucción del conducto biliar que consiste en cirugía del conducto biliar. El único remedio reconocido es obtener un trasplante de hígado.

Además de las enfermedades hepáticas, los problemas en los órganos vecinos también pueden producir dolor hepático, que consiste en afecciones digestivas, cálculos biliares y obstrucciones.

Tome cálculos biliares, por ejemplo. Por lo general, acompaña a la cirrosis hepática, que causará dolor severo en el hígado. El dolor también puede irradiarse a la espalda y el hombro.

El tratamiento consiste en tratamientos quirúrgicos para eliminar los cálculos biliares o medicamentos para disolver los cálculos biliares.

Add a Comment

Your email address will not be published.