Síndrome de Barlow: causas, síntomas, tipos y tratamiento

¿Qué es el síndrome de Barlow?

El síndrome de Barlow (también conocido como síndrome de la válvula flácida o prolapso de la válvula mitral o síndrome de la válvula mitral ondulante o síndrome de clic-soplo o enfermedad de la válvula mitral mixomatosa) es una afección común causada por el cierre inadecuado de la válvula mitral aurícula y el ventrículo izquierdo del corazón). Ocurre cuando la valva de la válvula mitral sobresale hacia la aurícula izquierda durante la contracción del corazón. Las válvulas aseguran el flujo de sangre en la dirección de avance. El cierre inadecuado de la válvula mitral provoca una fuga de sangre hacia la aurícula izquierda (regurgitación).

Esta condición generalmente ocurre en pacientes con síndrome de Marfan, enfermedad de Graves o enfermedad cardíaca reumática. En la India, cada año se informan más de 10 millones de casos de síndrome de Barlow. La mayoría de los casos no requieren tratamiento. Sin embargo, pocos casos ponen en peligro la vida y pueden requerir medicamentos y cirugías.

Síndrome de Barlow

¿Qué causa el síndrome de Barlow?

La principal causa del prolapso de la válvula es la degeneración del tejido valvular que hace que las valvas de la válvula se estiren y agranden. Esto, a su vez, provoca una protuberancia en la aurícula izquierda que impide que la válvula se cierre correctamente.

Además de la degeneración del tejido, el prolapso funcional de la válvula mitral también puede ocurrir debido a afecciones como:

  • Isquemia miocardica
  • Miocardiopatía dilatada
  • Miocardiopatía hipertrófica

¿Cuáles son los factores de riesgo del síndrome de Barlow?

Pocas condiciones de salud pueden aumentar el riesgo de que la persona desarrolle el síndrome de Barlow. Las condiciones incluyen:

  • Escoliosis
  • La enfermedad de Graves
  • Anomalía de Ebstein
  • Síndrome de Marfan
  • Distrofia muscular
  • Síndrome de Ehlers-Danlos

¿Cuáles son los síntomas asociados con el síndrome de Barlow?

La mayoría de los pacientes con síndrome de Barlow no experimentan ningún síntoma. Sin embargo, algunos pacientes pueden presentar síntomas que pueden incluir:

  • Fatiga
  • Latido cardíaco irregular (arritmia)
  • Migraña (dolor de cabeza en un solo lado, acompañado de náuseas)
  • Disnea (dificultad para respirar)
  • Dolor en el pecho
  • Síncope (desmayo)
  • Presión arterial baja en posición acostada (hipotensión ortostática)
  • Mareo
  • Ataques de pánico
  • Ansiedad
  • Aturdimiento

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome de Barlow?

En la mayoría de los casos, los pacientes con síndrome de Barlow no presentan complicaciones. En ciertos casos, pueden ocurrir complicaciones que incluyen:

1. Insuficiencia de la válvula mitral: la insuficiencia de la válvula mitral es la complicación más común en la que la sangre fluye de regreso a la aurícula izquierda. El riesgo de insuficiencia de la válvula mitral es mayor en los hombres y también en los pacientes con presión arterial alta . Esto puede conducir aún más a un accidente cerebrovascular si no se trata.

2. Arritmias: Los ritmos cardíacos irregulares ocurren en personas con síndrome de Barlow, las arritmias generalmente ocurren en las cámaras superiores del corazón; afectando el flujo sanguíneo a través del corazón. Sin embargo, estos no son potencialmente mortales, pero pueden ser molestos.

3. Endocarditis: una membrana delgada llamada endocardio recubre las válvulas cardíacas. La infección en el endocardio se denomina endocarditis. El riesgo de desarrollar endocarditis es alto en las personas mayores y en las personas que tienen una válvula mitral anormal.

¿Cómo diagnosticar el síndrome de Barlow?

Para diagnosticar el síndrome de Barlow, el médico inicialmente verifica los ruidos cardíacos para descartar cualquier sonido de clic que pueda ser indicativo del síndrome de Barlow. También le permite al médico detectar la presencia de insuficiencia de la válvula mitral.

Otras pruebas para diagnosticar el síndrome de Barlow pueden incluir:

Ecocardiograma: un ecocardiograma es un procedimiento de diagnóstico que evalúa el corazón. En este procedimiento, se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para crear las imágenes de las estructuras del corazón del paciente. Ayuda a evaluar el flujo sanguíneo a través de la válvula mitral y la cantidad de regurgitación (pérdida de sangre).

Electrocardiograma (ECG): el ECG es una prueba de diagnóstico no invasiva que utiliza electrodos para determinar la actividad eléctrica y muscular del corazón. Las señales eléctricas registradas ayudan al médico a determinar los defectos en la estructura y el ritmo del corazón.

Radiografía de tórax:  una radiografía de tórax da la imagen de los órganos vitales como el corazón, los pulmones y también los vasos sanguíneos. Detecta agrandamientos del corazón.

Angiografía coronaria: la angiografía coronaria es una técnica de rayos X especializada para la arteria coronaria. No es una herramienta de diagnóstico para el prolapso de la válvula mitral, pero puede detectarlo cuando se hace para detectar otras afecciones.

Prueba de esfuerzo: se realiza una prueba de esfuerzo para determinar si hay regurgitación de la válvula mitral que restringe la capacidad del paciente para hacer ejercicio. En esta prueba, el paciente tiene que hacer ejercicio o tomar medicamentos bajo la supervisión de un médico para aumentar la frecuencia del pulso y hacer que el corazón funcione más. Una prueba de esfuerzo también es eficaz para determinar la presencia de enfermedad coronaria.

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de Barlow?

En algunos casos, cuando el paciente ha desarrollado insuficiencia de la válvula mitral, el médico puede recetar medicamentos, pero si la condición del paciente no responde a los medicamentos, el médico puede recomendar una cirugía.

Medicamentos: el médico prescribe medicamentos cuando una persona presenta síntomas de insuficiencia de la válvula mitral. Algunos medicamentos comúnmente recetados incluyen betabloqueantes, aspirina, diuréticos, anticoagulantes y medicamentos antiarrítmicos.

Cirugía: La cirugía es la opción de tratamiento preferida cuando el paciente tiene regurgitaciones de la válvula mitral, con o sin síntomas. Los diversos enfoques utilizados en cirugía son la reparación o el reemplazo de válvulas.

  • Reparación de la válvula: este es un enfoque preferido en la mayoría de los casos de insuficiencia de la válvula mitral. La válvula mitral tiene dos aletas; una estructura similar a un anillo llamada anillo conecta las valvas al músculo cardíaco. La válvula se repara volviendo a conectar las valvas de la válvula o mediante la escisión del exceso de masa para facilitar el cierre hermético de las valvas. A veces, la válvula también se repara reemplazando o reforzando el anillo.
  • Reemplazo de la válvula: El reemplazo de la válvula se realiza en algunos casos cuando reparar la válvula no es una opción factible. Implica el reemplazo de la válvula dañada por una válvula artificial o protésica. Las válvulas artificiales son de dos tipos, a saber, válvulas de tejido y válvulas mecánicas (hechas de tejido animal). Las válvulas mecánicas duran más y el individuo debe tomar medicamentos anticoagulantes durante toda su vida. Las válvulas de tejido se desgastan fácilmente. Sin embargo, para los pacientes que opten por la válvula de tejido, no es necesario que tomen medicación anticoagulante.

Add a Comment

Your email address will not be published.