Tos ferina: causas, síntomas, tratamientos y remedios - Remedios caseros
Salud

Tos ferina: causas, síntomas, tratamientos y remedios

La tos ferina (también conocida como tos ferina ) es una infección aguda del tracto respiratorio. Puede ocurrir durante todo el año, pero la incidencia es alta en las temporadas de invierno y primavera. Sin embargo, se puede prevenir mediante la vacunación.

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina es una enfermedad contagiosa. Se caracteriza por tos que suena como ‘grito’, de ahí el nombre, tos ferina. El sonido se produce debido a la tensión de las cuerdas vocales. Es una infección potencialmente mortal en los bebés (menos de 1 año).

¿Qué causa la tos ferina?

La tos ferina es causada por las bacterias Bordetella pertussis y Bordetella parapertussis. Es una enfermedad muy contagiosa. Se transmite de una persona a otra al toser o estornudar (transmisión por gotitas). Estas bacterias invaden los cilios que recubren el tracto respiratorio superior y liberan toxinas que perjudican la función de los cilios.

La tos ferina se puede dividir en tres etapas según la progresión de la enfermedad.

  • Etapa catarral: es la etapa inicial que puede durar de 1 a 2 semanas. Las bacterias inflaman la membrana mucosa. En esta etapa, los pacientes son muy contagiosos.
  • Etapa paroxística: la enfermedad se intensifica y los pacientes se enferman gravemente en esta etapa. Esta etapa puede durar de 2 a 6 semanas.
  • Etapa de convalecencia: es la fase de recuperación y los pacientes ya no contagian. Esta etapa puede durar desde varias semanas hasta meses.

Los síntomas de la tos ferina:

Los síntomas se desarrollan dentro de una semana de la infección. Los síntomas pueden variar según la etapa de la enfermedad.

Etapa catarral: los síntomas en las primeras etapas suelen ser leves y suelen ser similares a los de un resfriado (síntomas del tracto respiratorio superior). Ellos son:

  • Nariz que moquea
  • Congestión nasal
  • Estornudos
  • Fiebre de bajo grado
  • Tos intensa intermitente
  • Ojos llorosos

Etapa paroxística: los síntomas en esta etapa son peores.

  • Tos severa con un sonido de ‘grito’
  • Respiración dificultosa
  • Fatiga
  • Vómitos después de toser
  • Cianosis (la cara se pone azul), debido a la disminución del suministro de oxígeno
  • Pérdida de peso
  • Desmayo

Etapa de convalecencia: la intensidad y frecuencia de la tos disminuye en esta etapa. Sin embargo, si el paciente desarrolla una infección secundaria en esta etapa, los síntomas pueden regresar.

En los bebés, los síntomas son diferentes, ya que es posible que no desarrollen tos. Pueden dejar de respirar, tener arcadas o, a veces, tener convulsiones.

Factores de riesgo de tos ferina:

Las personas que viven en condiciones de mala higiene ambiental, malas condiciones sanitarias y lugares abarrotados son susceptibles a la infección. Otra población de alto riesgo incluye:

  • Lactantes <6 meses de edad (debido a un sistema inmunológico subdesarrollado)
  • Bebés prematuros
  • Adolescentes y adultos jóvenes cuya vacuna ha desaparecido (la vacuna desaparece después de cierto tiempo, generalmente 10 años)
  • Niños que no se vacunaron
  • Personas que están en contacto cercano con personas infectadas.
  • Mujeres embarazadas

Complicaciones de la tos ferina:

La bronquitis es la complicación común de la tos ferina. Otras complicaciones que pueden ocurrir son:

  • Neumonía
  • Hemoptisis (tos con sangre)
  • Hemorragia cerebral y convulsiones (debido a daño cerebral)
  • Epistaxis (sangrado por la nariz)
  • Pérdida de peso

Diagnóstico de tos ferina:

El diagnóstico de tos ferina se basa en los signos y síntomas del paciente, el historial médico y otras pruebas de diagnóstico como radiografías, análisis de sangre y cultivo de secreciones nasofaríngeas.

  1. Conteo sanguíneo completo (CBC): se recolecta una muestra de sangre para su examen. Los niveles de linfocitos (glóbulos blancos) y la velocidad de sedimentación globular (VSG) suelen estar elevados en esta afección.
  2. Radiografía de tórax: es una prueba de imágenes que ayuda a detectar la inflamación en los pulmones.
  3. Ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA): esta prueba ayuda a identificar anticuerpos como IgG, IgM e IgA en el suero o el plasma.
  4. Prueba de cultivo: se toman dos muestras de cada fosa nasal en la nasofaringe posterior con un hisopo. Luego, los hisopos se examinan en busca de bacterias mediante la técnica de tinción de Gram.

Tratamientos para la tos ferina:

El paciente infectado debe aislarse primero y las personas que cuidan a los pacientes infectados deben usar equipo de protección para evitar la propagación de la infección. Las opciones de tratamiento para la tos ferina incluyen:

Se proporcionan oxígeno suplementario, succión nasofaríngea (eliminación de la flema insertando un catéter a través de la nariz) y líquidos por vía intravenosa (IV) si la afección del niño es grave y está hospitalizado.

Los antibióticos como azitromicina, eritromicina y claritromicina se recomiendan comúnmente para tratar la infección.

Remedios caseros:

Los síntomas pueden reaparecer incluso después del tratamiento. Por lo tanto, siga los remedios caseros para prevenir una infección secundaria.

  • Tome los medicamentos según prescripción médica. No suspenda los medicamentos, a menos que se lo indique su médico.
  • Descanse mucho.
  • Consume una dieta rica en nutrientes.
  • Mantente hidratado. Beba agua limpia y purificada.

Para evitar la propagación de la infección, cúbrase la boca al toser o estornudar. También puede usar una máscara para cubrirse la boca.

Prevención de la tos ferina:

La vacunación es la mejor medida para prevenir la tos ferina. DTaP es la vacuna disponible para la tos ferina. Esta vacuna brinda protección contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.

Programa de dosificación de la vacuna para bebés, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):

  • Primera dosis: 2 meses
  • Segunda dosis: 4 meses
  • Tercera dosis: 6 meses
  • Dosis de refuerzo: 15 y 18 meses
  • Dosis de mantenimiento: 4 y 6 años

Asegúrese de que su hijo reciba todas las dosis para ofrecer una protección completa contra la enfermedad.

Los niños (> 11 años de edad) y las mujeres embarazadas (en el tercer trimestre) deben recibir la vacuna Tdap para prevenir la tos ferina. Las mujeres embarazadas deben vacunarse solo si no se vacunaron previamente. Se requiere una dosis de refuerzo después de 10 años de la primera dosis.

Leave a Comment

%d bloggers like this: