Enfermedad de Whipple: causas, síntomas y tratamientos - Remedios caseros
Salud

Enfermedad de Whipple: causas, síntomas y tratamientos

La enfermedad de Whipple es un trastorno gastrointestinal infeccioso poco común. La incidencia de esta enfermedad es de 1 caso por millón de personas. No es contagioso y no se puede transmitir de una persona a otra. La enfermedad puede afectar a cualquier sistema de órganos del cuerpo, pero comúnmente afecta al intestino delgado. Provoca malabsorción generalizada.

¿Qué causa la enfermedad de Whipple?

La enfermedad de Whipple es causada por la bacteria Tropheryma whipplei . Es una bacteria gram positiva. Estas bacterias afectan el tracto gastrointestinal y provocan el engrosamiento de los tejidos. La bacteria se infiltra dentro de los macrófagos en el revestimiento de la mucosa del intestino delgado.

También afecta a las microvellosidades que recubren el intestino delgado. Estas vellosidades se ensanchan y aplanan anormalmente debido a los macrófagos densamente empaquetados. Las vellosidades ayudan en la absorción de nutrientes, pero como en esta condición, las vellosidades se ven afectadas; hay deterioro en la absorción de nutrientes, grasas y carbohidratos.

Síntomas de la enfermedad de Whipple:

Los síntomas de la enfermedad de Whipple pueden variar según la gravedad de la infección. La pérdida de peso, la diarrea y la desnutrición son síntomas comunes (tríada). Otros síntomas son:

  • Dolor articular (artralgia)
  • Dolor abdominal
  • Flatulencia
  • Fiebre intermitente
  • Fatiga (debido al desgaste muscular)
  • Pérdida de apetito
  • Esteatorrea (grasas en las heces debido a la absorción deficiente de grasas en el intestino)

Síntomas que pueden aparecer en estadios avanzados (debido a la propagación de la enfermedad):

  • Problemas de la vista
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad muscular
  • Pérdida de la audición
  • Dificultad para caminar
  • Pérdida de memoria (progresiva)
  • Decoloración u oscurecimiento de la piel (en áreas expuestas al sol)
  • Dolor de pecho

Los síntomas pueden parecerse a otros trastornos gastrointestinales. Por tanto, las pruebas de laboratorio son fundamentales para el diagnóstico definitivo.

Factores de riesgo de la enfermedad de Whipple:

La enfermedad de Whipple es común en los hombres en comparación con las mujeres con una proporción de 10: 1. También es común en personas que trabajan al aire libre en contacto con el suelo, especialmente los agricultores. Es menos común en los niños y se observa principalmente en los adultos de entre 40 y 60 años.

En algunos casos, la bacteria ya está presente en el cuerpo. Pero, la enfermedad de Whipple ocurre debido a factores hereditarios o la presencia del antígeno HLA-B27 en el cuerpo (defecto genético en el sistema inmunológico).

Complicaciones de la enfermedad de Whipple:

La enfermedad de Whipple, si no se trata, puede provocar desnutrición crónica. Provoca deficiencias nutricionales como la deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico que conduce a anemia, deficiencia de vitamina D (hipovitaminosis D) que conduce a debilidad muscular y dolor de huesos.

También se puede propagar desde el intestino delgado a otros órganos como el cerebro, el corazón, los pulmones o los ojos. Pueden presentarse síntomas neurológicos, problemas de visión y audición, problemas respiratorios, pericarditis e insuficiencia cardíaca. Los ganglios linfáticos y el bazo también aumentan de tamaño en esta afección.

También puede provocar la muerte cuando la infección se propaga al cerebro y no se trata de inmediato.

Diagnóstico de la enfermedad de Whipple:

El médico realiza un examen físico inicialmente para evaluar los signos y síntomas. Para confirmar el diagnóstico, las pruebas que pueden recomendarse son:

Análisis de sangre: las proteínas séricas (albúmina), los electrolitos, el hierro, el caroteno y los glóbulos rojos se vuelven anormales en esta enfermedad. Los niveles de proteínas y caroteno disminuyen debido a la malabsorción, los niveles de electrolitos disminuyen debido a la deshidratación (ocurren debido a vómitos y diarrea) y los glóbulos rojos y el hierro disminuyen debido a la anemia.

Prueba de materia fecal: en algunos casos también se puede realizar una prueba de materia fecal. En el caso de la enfermedad de Whipple, el contenido de grasa en las heces será alto.

También se pueden realizar pruebas de imagen en algunos pacientes para detectar agrandamiento del bazo y los ganglios linfáticos.

Endoscopia o enteroscopia: un tubo delgado y flexible que contiene luz y una cámara se envía a través de la boca al intestino delgado. Se puede observar el intestino delgado en busca de hallazgos patológicos con la ayuda de una cámara y una luz. Como el intestino delgado se observa con un endoscopio, el procedimiento también se puede llamar enteroscopia.

Biopsia: la muestra de tejido se obtiene del revestimiento del intestino delgado y se examina al microscopio. La muestra se puede obtener mediante un procedimiento de endoscopia.

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) se realiza para identificar las bacterias en la muestra. Analiza el ADN de las bacterias. Esta prueba también se puede realizar con una muestra de sangre. La técnica de tinción también se puede utilizar para identificar bacterias después de obtener la muestra.

En la biopsia, la presencia de solo bacterias en la muestra no indica la enfermedad de Whipple. Los macrófagos también deben ser anormales para confirmar el diagnóstico.

Tratamientos para la enfermedad de Whipple:

La enfermedad de Whipple se trata con antibióticos para combatir las bacterias. Inicialmente se prescriben antibióticos intravenosos (IV) seguidos de antibióticos orales.

  • Se pueden recetar antibióticos intravenosos como penicilina G, estreptomicina y ceftriaxona durante 10 a 15 días como terapia inicial.
  • Se recetan antibióticos orales como sulfametoxazol-trimetoprima durante 1 a 2 años como terapia de mantenimiento.
  • Las sulfonamidas como el sulfametoxazol pueden atravesar la barrera hematoencefálica y pueden administrarse con medicamentos antipalúdicos para tratar los síntomas asociados con el sistema nervioso central (cerebro).
  • Incluso si los síntomas desaparecen durante los primeros días de la terapia, el tratamiento debe continuar hasta que el proveedor de atención médica recomiende suspenderlo.
  • Se pueden recetar suplementos de nutrientes como hierro, vitamina D, vitamina K, ácido fólico, calcio y otros suplementos minerales para tratar la desnutrición y la anemia.
  • Se debe aumentar la ingesta de líquidos y una dieta alta en calorías para mejorar la desnutrición.
  • Los pacientes deben someterse a controles periódicos y pruebas de seguimiento, ya que la enfermedad puede recaer incluso después de recibir un tratamiento eficaz. La PCR cuantitativa (qPCR) se puede realizar utilizando heces como muestra cada 3 meses.

Leave a Comment

%d bloggers like this: